¡A la huelga general!

12

Cayo Lara *

Hace apenas un año, cuando los líderes mundiales entonaban el mea culpa por la crisis y hablaban de refundar el capitalismo, casi nadie hubiera creído lo que se nos venía encima. Reducción de salarios, congelación de pensiones, abaratamiento del despido, retraso de la edad de jubilación, debilitamiento de la negociación colectiva, copago de servicios públicos, ataque a los sindicatos... más parece el ajuste económico de los “Chicago Boys” aplicado por Reagan, Thatcher o Pinochet que el propio de un gobierno que se sigue llamando “socialista”. Y es que Zapatero está cumpliendo punto por punto el programa económico de la derecha, en una versión aún más dura que en el resto de la Unión Europea.

Estamos ante todo un cambio civilizatorio, que deja en papel mojado los principios fundacionales del Estado democrático y social. Los derechos sociales y laborales conquistados tras décadas de lucha son ahora anatemizados como “privilegios” de una minoría a extinguir en aras de la “modernización” de la economía; se pretende acabar con la “dualización del mercado de trabajo” igualándonos a todos en precariedad. La propia esencia de la democracia está en cuestión desde el momento en que Zapatero rinde cuentas a Wall Street o al Financial Times antes que al Parlamento, y sigue el dictado de los mercados en lugar del programa electoral en el que confiaron sus votantes.

A pocos días de la Huelga General, prácticamente nadie se atreve a negar ya lo evidente: que la reforma laboral se centra principalmente en facilitar, abaratar y subvencionar el despido (o la “descontratación”, como dicen ahora). Hasta el ministro Corbacho ha tenido que reconocer que la reforma por sí misma no va a crear ni un solo empleo –más bien está sirviendo ya para todo lo contrario–. Como antes el recorte de salarios y la congelación de pensiones, y después el retraso de la jubilación, esta reforma se plantea con la intención de satisfacer a los agentes económicos que han venido especulando con el valor de la deuda española. En la práctica, somos rehenes de aquellos que causaron la crisis: quienes, tras haberse enriquecido con el boom especulativo, fueron rescatados con fondos públicos y ahora imponen decisiones que les favorecen directamente. Por eso ya hay quien sugiere sarcásticamente cambiar el primer artículo de la Constitución, dejando claro que “la soberanía nacional reside... en los mercados internacionales”.

Ante esto los trabajadores y trabajadoras tenemos la necesidad –y la obligación moral– de responder para impedir que les quiten a nuestros hijos los derechos por los que lucharon nuestros padres. Y, en estos momentos, la Huelga General es la única respuesta posible, ya que el Parlamento no representa la voluntad del pueblo sino la disciplina de partido de PP y PSOE, que comparten las recetas económicas del neoliberalismo, unos con descaro y otros con vergüenza, pero ambos férreamente.

Por mucho menos se hicieron las anteriores huelgas generales, y la clase trabajadora de este país fue capaz de parar otras reformas laborales. Si pudimos con el Decretazo de Aznar, hemos de poder con el de Zapatero. Porque "la única lucha que se pierde es la que se abandona", vamos a darla todos juntos el próximo 29 de septiembre. ¡A la Huelga General!

(*) Cayo Lara es el coordinador federal de Izquierda Unida.
12 Comments
  1. Jose says

    La huelga esa no deja de ser la Kaleborroca de los sindicalistas liberados, que sólo se preocupan del sobre de fin de año.

  2. javier says

    Estoy harto de comentarios con tan poca clase y sin argumentos como los de Jose. A mi juicio puedo entender que te parezca mal por motivos idelógicos, porque no es el momento.

    Pero esa argumentación lo unico que se preocupan los liberados es de que les den el sobre, es una afirmación de lo más ruin que he visto, es totalmente banal.

    Creo que los problemas de hoy, se deben solucionar hoy, poniendo un poco todos de nuestro hombro y no echando la culpa a los demás.

    Estoy harto de que gente como tu José se queje, que cuando te echen a la calle eches la culpas a los demás, que cuando te quiten prestaciones eches la culpa a los sindicatos, que cuando te toque trabajar hasta los 70 años ( porque si que se va a aprobar) eches la culpa a los demás. Qué remedios pones tú????

    José: Lo malo de este país es que hay mucho como tu.

    ! Tranquilo majete en tu sillón !

  3. endor says

    Pues a mi me asombra que todavía haya gente que le preste oídos a las recetas de esta gente, que lleve camisetas del Ché, que defienda la estrella roja y la repartición de la pobreza.
    Para mi es tan doloroso como ver una esvastica, algo intolerable.
    Y también intolerable me parece la presión sobre los que no queremos hacer huelga, los que queremos ver prevalecer nuestros derechos, los que no queremos ser coaccionados y los que además nos sentimos insultados hondamente por todos estos.
    Si, soy empresario, soy creador de empleo y ni exploto ni soy el demonio.

  4. krollian says

    El comentario de Jose es como el de los que dicen que todos los españoles son toreros o que todos los funcionarios son unos vagos…

    Mientras tanto el PPSOE haciendo zumo de ciudadano. Y más barato cada vez. Qué bien se lo deben estar pasando todos los especuladores que han criado desde los tiempos de Felipe y su OTAN.
    Yo, por supuesto, iré a la calle para que no pisoteen mi dignidad ni me tenga que bajar los pantalones y mehagan un trabajito y hasta tenga que pagar por ello… ¡Por favor!

    Ahí queda eso:

    http://www.youtube.com/watch?v=LmUYuyW8u9U

  5. krollian says

    endor:

    Mira quien te representa:
    Díaz Ferrán. EL mostro come empresas. Como Triqui. Este estará tocando la flauta por la zona vieja de tu ciudad. Y no habrá pagado ni los agujeros de la flauta…

    Chungo país este de cobardes. Y no tengo nada en tu contra. Una cosa es un empresario que crea riqueza y empleo y otra (bien distinta) un especulador chupasangres…

  6. Observador subjetivo says

    Os invito a leer los motivos por los que he decidido apoyar la huelga general, en este post:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/09/huelga-huelga-huelga-huelga-general.html

  7. Jose says

    Siento que os haya sentado mal mi comentario. A mí también me sentaba mal la actitud de los sindicalistas liberados que traté durante mi larga vida profesional como asesor de empresas tanto públicas como privadas.

  8. Endor says

    A mi sólo me represento yo, con mi trabajo.
    A todos los demás, a sueldo del gobierno, CEOE incluida, que les den, son parte del mismo espectáculo luchando por su propio privilegio.
    Esto es todo pantomima, quieren golpear al gobierno pero no demasiado fuerte y de la misma manera el gobierno quiere el fracaso de la huelga pero que no sea muy duro para sentarse mañana tan amigos.
    Total, que en medio estamos nosotros, aguantando confiscaciones día si y día también…
    Es que no os dáis cuenta que aquí hay demasiada gente viviendo del cuento???

  9. Perri says

    Me resulta muy gracioso que quienes esgrimen el interés propio como fundamento para defender su derecho a enriquecerse, les mencionen continuamente a los trabajadores el honor y la integridad (no os juntéis con esos que son unos vagos).

    Posiblemente, sin embargo, esta huelga fracasará (ya ha fracasado con los servicios mínimos pactados), y al tiempo podremos ver todos los resultados. Pero ya será tarde.

  10. cape says

    La que has liado Cayo…

    Me parece increíble que aún hoy los comentarios sobre una noticia acaben siendo discrepancias personales lejos de la propia noticia.

    En fin la huelga general… pues claro está que no es momento pero ¿Cuándo sino? ¿Esperamos a que se acabe la crisis? Creo que el gobierno nos ha dado motivos suficientes para ir a la huelga, pero una cosa tengo por segura, ésta, será una espada de doble filo.

  11. Abensend says

    leanse el Elogio de la Ociosidad de Bertrand Russell.

Leave A Reply

Your email address will not be published.