El chiringuito de Juancho (desde Greenpeace a un nuevo partido verde)

13

Pedro Costa Morata *

Me ha interesado, como no podía ser de otro modo, la decisión de Juancho López de Uralde de pasar de la dirección ejecutiva de Greenpeace España a liderar una nueva (enésima, por cierto) iniciativa de lanzamiento de un partido Verde ante la –según sus manifestaciones– insuficiencia de la izquierda española en su trabajo por el medio ambiente. Me ha interesado pero no creo en ella; lo explico.

En primer lugar, llama mi atención cómo esa eficiente escuela de notoriedad, y pizca arrogante, que es Greenpeace genera conductas algo patológicas. Mi amigo Xavier Pastor no quería irse al cabo de catorce años de director y su sucesor, López de Uralde, se va pero no se resiste al anonimato (o a la simple conducta ambiental discreta). Y opta por lanzarse con un a modo de “verdadero partido Verde”, que “esta vez si que va en serio”; pues vaya. No voy a pedir a Juancho que se pregunte por qué los Verdes no han alcanzado significación política propia en España, pero sí destacaré que la ambigüedad estructural de Greenpeace en lo ideológico impide saber, al menos para mí, su color político, que no obstante adivino tenue.

Publicidad

En segundo lugar, y abundando en lo ideológico, el tono de los promotores de la cosa, Juancho y Alejandro Sánchez (que deja otra potente y prestigiosa organización Conservacionista, SEO), es obviamente naturalista y en la medida en que esto sea así merece mi personal escepticismo radical: ¿Naturalistas en política? Por lo que sé, estos líderes iniciales nutren su experiencia en el naturalismo-conservacionismo y no en la ecología política, y eso prueba para mí –que tengo más recorrido ecologista que ellos– que no estamos ante ciudadanos con ideas ni formación política; y me inquieta que se quiera hacer política con esas discapacidades, pensando seguramente que el porvenir de la naturaleza en España dependerá de sus votos parlamentarios y de las coaliciones con las que, eventualmente, puedan inclinar mayorías, mover bisagras o negociar con el poder.

En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, creo que los postulantes no perciben que en este momento la lucha necesaria es de izquierdas, y que debe radicalizarse políticamente ya que la ofensiva del capitalismo es feroz y pretende retrotraernos a principios del siglo XX. Me pregunto si saben que los problemas de la naturaleza son de índole esencialmente política, causados por el sistema capitalista en la misma medida que la explotación del hombre; y por eso creo que el momento es de criticar y combatir esta democracia capitalista degradada y en imparable proceso de envilecimiento, no de inventar “capillas”, por más que se vendan como “definitivas”, complicando el panorama con exhibiciones pretenciosas.

Finalmente, no puedo olvidarme –asistiendo al bombo mediático de esta iniciativa, marca de la fábrica Greenpeace– de cuando la promoción necia de aquel impostor de Mendiluce, a quien primero cortejó y encumbró el PSOE y luego los Verdes, con una tercera ocurrencia de exaltación por parte de Greenpeace. Lo traigo a colación para certificar la persistente falta de norte, tirón y coherencia de los Verdes, que todo lo más que han dado a escala nacional ha sido un par de oportunistas que triunfaron mediante su alianza con el PSOE e IU en Andalucía, agotando con su lustre personal la menor posibilidad de consolidación. No comparo a Juancho con Mendiluce, pero el ecologismo de tipo mediático-comercial de Greenpeace, con sus derivados, me sigue molestando.

Estamos aviados si, como vaticino, vamos a colorear nuestros parlamentos con nuevos miembros sin color, o vamos a quitarle vigor político a la izquierda con elementos más bien despolitizados, porque no puedo creer que lo de Juancho vaya a suponer para la izquierda actual una inyección militante que pueda reforzarla y hacerla más ecológica; ni, sobre todo, más radical y estimulante.

(*) Pedro Costa Morata es profesor titular  de la Universidad Politécnica de Madrid. Premio Nacional de Medio Ambiente  (1998).
13 Comments
  1. Marta says

    Gracias! muy buena su explicación, me quedan las cosas mas claras.

  2. Guille says

    No estoy de acuerdo con este artículo. El movimiento verde cuenta con un gran apoyo en el resto de Europa (4ª fuerza política en la eurocámara), y es, en mi opinión, la corriente más viva y despierta que existe en la izquierda actual. De miembros parlamentarios sin color, nada.

    Y claro que saben que los problemas de la naturaleza están causadas por el sistema capitalista, de hecho el cuarto objetivo del proyecto Equo dice así:

    4) Contribuir a un cambio de modelo económico, superador del capitalismo y el
    productivismo; apostando por un modelo productivo y de consumo sostenible,
    por la economía verde, por una economía del conocimiento y redistributiva de la
    riqueza, por la responsabilidad social y ambiental de las empresas, por una
    fiscalidad ambiental, justa y progresiva… (etc).

  3. Sílver says

    En la línea habitual en IU, el autor torpedea esta nueva iniciativa llamada EQUO, camuflado de ecologista, pero sin contarnos su afinidad (desconozco si afiliación) con Izquierda Unida por la que fue cabeza de lista por Murcia al Senado en las pasadas elecciones generales. Como todo el mundo sabe (y en IU teme) esta nueva formación que trata de aglutinar al movimiento verde en el estado español será un serio rival electoral para IU. Esta formación, cuyos cuadros dirigentes, -esos póliticos «con experiencia» a los que alude Pedro Morata, principalmente desde el PCE- han venido hundiendo año tras año, de forma concienzuda, está tratando reorganizarse de nuevo de forma fraudulenta, con la llamada «Refundación de la Izquierda». Este fin de semana mismo se han celebrado unas jornadas cuya convocatoria llegó a través de diversos canales como un encuentro entre iguales e independientes, cuando a últimísima hora se supo que era promovida por IU, en su intento de atraerse a los movimientos sociales, los mismos que vienen trabajando desde hace años y hablando de cosas que a IU le venían muy grandes.
    Esperaremos el batacazo electoral final y a ver si entonces esta organización baja la cabeza de una vez y se incorpora a la nueva corriente como uno más. Que ya vale de mangonear.

  4. Marta says

    El pone su nombre y sus apellidos, querido «silver», dices una cosa que como socia de una de las organizaciones que convocaron este fin de semana el encuentro, me molesta por que faltas a la verdad deliberadamente, Iu fue uno mas de los convocantes, con esas necias palabras, faltas al Pacma, Izquierda Anticapitalista, LV-GV, Confederacion de Los Verdes y a mas de 10 organizaciones y ONG´s.
    ¿no estaras tu mangoneando?

  5. Xonxa says

    Soy socia (de momento) de dos de las organizaciones que participaron este fin de semana en las jornadas «Bases ecologistas para una sociedad con futuro» El asunto se movió como si fuera un encuentro de organizaciones y expertos ecologistas con alguna que otra organización política como observadores, entre ellas IU, cuando en realidad la convocatoria parte de este partido político en su proceso de refundación. A mí me llegó por aquí: http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article18543. Leyéndolo parece lo que no es.
    Estoy muy decepcionada con esta manera de hacer las cosas, y creo que Ecologistas en Acción (y otras organizaciones sociales y ecologistas) deberían andarse con más cuidado y no dejarse tentar por puestitos electorales, ya de antemano un fracaso.

  6. Marta says

    Como faltais a la verdad, pero es lo mismo, se ve que la sombra de los eco-pijos os adula

  7. Sílver says

    El diario Público se hacía eco el pasado día 17 de estas jornadas:

    EL GUIÑO A LOS ECOLOGISTAS
    Hoy sábado y mañana IU preside unas jornadas rotuladas como Bases ecologistas para una sociedad con futuro, en las que participan asociaciones ecologistas, organizaciones políticas e independientes. IU lanza un llamamiento a quienes se sienten verdes, para ir abriendo tramos en «el proceso de debate y encuentro de la izquierda», reconociendo «que las iniciativas son todavía parcialmente confusas, en algunos planteamientos algo contradictorias y seguramente insufientes en otros».

    http://www.publico.es/espana/341807/iu-se-plantea-si-debe-volver-a-pactar-gobiernos-con-el-psoe

  8. ECOLOGREEN says

    Es que esto del nada menos que «el cuarto poder» y sus seguidores escribanos son muy de izquierdas, si si, esa que se va a pique.
    deu

  9. Chess says

    Sinceramente, pensar que ser ecologista es patrimonio de izquierdas (o de derechas) es una soberana gilip…. por parte de quien lo hace una bandera. Greenpeace tiene la fuerza que tiene por estar fuera de la política, no por jugar a ella!!!!!!

  10. Xonxa says

    De la situación que viene arrastrando Izquierda Unida desde hace ya muchos años hizo un cristalino análisis uno de sun más conspicuos y lúcidos militantes. Para el que tenga interés en conocer el percal: http://www.profesionalespcm.org/_php/MuestraArticulo2.php?id=10729
    Después de leerlo, es evidente que alguien nos quiere llevar a misa, hacernos comulgar y por si fuera poco con ruedas de molino: no otra cosa es la refundación de marras.

  11. Pedro says

    Según el CIS el medio ambiente solo le preocupa al 0,6% de la población. Como va a conseguir un 10% de los votos con un discurso verde? Me parece una aventura que se va a quedar en absolutamente nada. Y que encima va dividir a la izquierda en un momento de derchización de la sociedad. Los ecologistas en la política han sido siempre o grandes fracasos o grandes bajadas de pantalones

  12. Sunday says

    Con el paso del tiempo se están desmontando los argumentos o dudas reflejadas en este post. Desde mi experiencia, le invito a acercarse a cualquier de los seminarios/talleres sobre desarrollo sostenible y medio ambiente, reuniones abiertas, etc. Sobretodo aquellas que participa la Red Equo Joven, para comprobar si está o no «reforzando, estimulando y haciendo más ecológica la política»

  13. Antonio Guerrero says

    Entiendo el resquemor y hay razones pero creo que mayoritariamente los filo-Equo son,somos ecosocialistas en busca de un frente común de izquierdas con el ecologismo naturalmente incorporado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.