Cinco notas (breves) sobre Berlanga

1

Fernando Lara *

1. Como se ha dicho y repetido sin cesar estos días, Berlanga es uno de los más grandes cineastas españoles. En la cima del Olimpo, el gran Buñuel; muy cerca de la máxima cumbre, él, junto al Víctor Erice de El espíritu de la colmena y El Sur, el Juan Antonio Bardem de Calle Mayor, el Carlos Saura de El jardín de las delicias, el universo tan personal de Pedro Almodóvar

2. Berlanga es de los escasísimos cineastas que da pie a un adjetivo: lo “berlanguiano”, como sinónimo de un cierto surrealismo cotidiano, de un caos colectivo (expresado a través de sus inconfundibles planos-secuencia), de una idea de la tragicomedia española donde el humor deja un regusto más que amargo. José Luis Borau, en su discurso de ingreso en la Academia de la Lengua, propuso que se incorporase ese término de lo “berlanguiano” a su Diccionario. Todo llegará.

3. Berlanga no sería Berlanga sin Rafael Azcona. La prueba es que –al margen de Bienvenido, Míster Marshall– lo mejor de su obra, Plácido y El verdugo, llega cuando comienza su colaboración con él como guionista. Y lo mismo pasaría con Saura, Trueba o Cuerda, en una clara demostración de la importancia siempre esencial de Azcona.

4. Nunca sabremos, por desgracia, hasta dónde habría llegado Berlanga sin el impedimento de la censura franquista. Le hicieron la vida imposible en muchos momentos, cortando o manipulando sus películas, impidiéndole llevar a cabo proyectos como el de las Cinco historias de España que iba a hacer con Zavattini, o masacrándole hasta el absurdo Los jueves, milagro.

5. Tiene razón Santiago Segura en su artículo de homenaje para El País: lo importante ahora es transmitir el legado de Berlanga a las chicas y chicos que están en los institutos y en los colegios, hacerles degustar unas películas que pertenecen a lo más valioso de la cultura española. Pero el tema de la introducción del cine y del audiovisual en nuestra enseñanza… ¡ése sí que es de verdad “berlanguiano”!

(*) Fernando Lara es crítico de cine. Fue director general de Cinematografía y estuvo durante 20 años al frente de la Seminci.
1 Comment
  1. celine says

    Donde se sabe, se nota. Muy claro y muy justo, señor Lara. Agradable verlo por aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.