No habrá jubilación obligatoria a los 67 años

10

Luis María González *

Después de varias semanas de negociación, en la tarde noche del miércoles 26 de enero y a lo largo del 27 se ha fraguado un principio de acuerdo sobre políticas sociales y de empleo, con las pensiones en el centro de las conversaciones. Un principio de acuerdo que conocerá diversas interpretaciones, pero que a juicio de CCOO se resumen en dos: no habrá jubilación obligatoria y generalizada a los 67 años y se restablece una prestación a los parados sin cobertura de 400 euros (PRODI), que el Gobierno había decidido retirar.

El principio de acuerdo alcanzado, que en el caso de CCOO deberá ser debatidoy ratificado por el Consejo Confederal el próximo 1 de febrero, no se detiene enla reforma del sistema público de pensiones. Incluye la negociación colectiva y las políticas activas de empleo, y además impulsa una declaración con la que se abordan, junto a lo anterior, la Política Industrial y Energética, la Política de Ciencia e Innovación, la mesa de la Función Pública: Estatuto Básico del Empleado Público, clases pasivas… para su posterior desarrollo en mesas de negociación específicas.

Estamos ante un pacto ambicioso con una agenda de objetivos sociales y laborales de indudable trascendencia política. Algo similar a lo que hace añoy medio, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, lanzó como iniciativa de Pacto de Estado al Gobierno, a las fuerzas políticas y sociales y a las instituciones democráticas. Entonces, el Ejecutivo andaba enredado con los planes de ajuste y de recorte de derechos, y nada podía enturbiar su condición de pacificador de mercados e instituciones financieras. No contempló la propuesta sindical, aunque a destiempo ensayó un simulacro de negociación con partidos políticos que acabó como el rosario de la aurora.

Las pensiones

El principio de acuerdo sobre la reforma del Sistema Público de Pensiones fue la prioridad de la negociación. Atrapados por el calendario y comprometido el Gobierno con un Anteproyecto de Ley a aprobar en el Consejo de Ministros de hoy viernes, los interlocutores intensificaron la negociación y alcanzaron un acuerdo que incluye:

  • Jubilación anticipada en situación de crisis a los 61 años con coeficientes reductores.
  • Jubilación anticipada, como derecho subjetivo, a los 63 años con coeficientes reductores.
  • Jubilación ordinaria a los 65 años con el 100% de la base reguladora (BR) y 38,5 años de cotización.
  • Jubilación ordinaria a los 66 años y 100% de la BR con 38,5 años de cotización.
  • Jubilación ordinaria a los 67 años y 100% de la BR con 37 años de cotización.
  • Jubilación parcial a partir de los 61 años.
  • Mayores incentivos al retraso en la edad de jubilación.
  • Ampliación del periodo de cómputo hasta los 20 años en un primer periodo, y hasta lo 25 en un plazo posterior.
  • Escala de cálculo para acceder al 100% de la pensión que evolucionará desde el 50% con 15 años de cotización hasta el 100% con 37 años.
  • Jubilación incentivada para mujeres (y hombres en idénticas circunstancias) que hayan interrumpido su vida laboral para el cuidado de hijos nacidos o adoptados.
  • Coeficientes reductores para la jubilación anticipada de asalariados en trabajos tóxicos, penosos, insalubres o peligrosos.
  • Integración de regímenes (agrario y empleadas de hogar) en el Régimen General.
  • Convergencia de las bases de cotización medias de autónomos con las del Régimen General.

Estas son algunas de las medidas que recoge el acuerdo, y que han de ser contextualizadas para poner en valor el pacto de pensiones. Un buen ejercicio de reflexión crítica podría consistir en comparar la reforma de las pensiones anunciada por el Gobierno hace unos meses -con la que empezaron las negociaciones: jubilación obligatoria a los 67 años, más tarde 41 años decotización para los 65 años, eliminar la jubilación parcial, suprimir derechos subjetivos de jubilación…- y el contenido del acuerdo finalmente alcanzado.

Sabemos que estamos ante una reforma que provocará controversia y debate. Pero también somos conscientes de que la salud y viabilidad futuras del sistema público de pensiones interesa más que a nadie a los trabajadores. Lo que han impulsado los sindicatos es una reforma que permita seguir consolidando la pensión pública como prestación básica al finalizar la carrera laboral, frente aquienes no disimulan su intención de avanzar hacia un sistema de capitalización (pensión privada), objetivo agitado desde el sistema financiero. Una reforma pensando en el futuro de una de las conquistas más importantes del movimiento sindical.

Apuntaba en la introducción, que el acuerdo logrado iba más allá de la reformade las pensiones, y ponía como ejemplo la regulación de una nueva prestación para los parados sin cobertura (400 euros) que será garantizada por el Estado. Y también enumeraba otros capítulos relacionados con las Políticas activas deEmpleo,  Negociación Colectiva,  Política Industrial y Energética…, entre otros, de evidente impacto social y económico. Quizás en otra ocasión merezca la pena profundizar en los mismos.

(*) Luis María González es periodista y coordinador de la secretaría de Comunicación de CCOO
10 Comments
  1. Jordi says

    Oye chavalote ¿ quien te autoriza a negociar en nuestro nombre ? Tanto UGT como CCOO no representais al 15 % de los trabajadores. Haced el favor de no firmar nada sin legitimidad. Acostumbraros a no meteros en la casa de los demás sin permiso. Sergüenzas…

  2. perri el sucio says

    Pues mire, me voy a permitir contestarle con el mismo respeto que hay en su artículo por la inteligencia del público general.

    Aquí le propongo mis demandas: cortarle a todos los cargos de CCOO y UGT, del gobierno y patronal, ocho dedos, una oreja, sacarle un ojo y tatuarle bigote. Si quiere después lo negociamos, y lo dejamos en cortarle una oreja y tatuarle un ancla sobre el labio. Será otra gran victoria para la lucha sindical.

    Encima pretende justificarlo con los pseudoargumentos de los que han azuzado esta «deforma».

    Un día les quitarán la poltrona, y descubrirán que todo el mundo les dio la espalda hace tiempo. Y entonces vendrán los lamentos y el tachar a la gente de conservadora.

    En serio, muchas gracias por nada, de parte de mi generación de parados que rebuscará en la basura cuando sea anciana.

  3. Jordi says

    Id tomando nota… Nadie lo desea, pero amplios sectores de la población sabemos que España esta en quiebra.
    http://english.aljazeera.net/watch_now/

  4. Zaratustra says

    Si hay que morirse de viejo, que sea de hambre

  5. Txaciana says

    La reforma laboral, ha sido tan efectiva, que actualmente estamos rondando los 5 millones de parados, la reforma de pensiones, de lo poco que vamos conociendo, solo se fundamenta en recortes sociales y economicos para los de siempre…y el dia que saquen conclusiones de tal atentado, ya será tarde y los autores, luciendo palmito y disfrutando de lo que prohibieron para los demas

  6. China says

    Ya sé que la estupidez invade el mundo pero ¿qué te hace pensar que necesitamos tus explicaciones? ¿no puedes comprender que, si la inmensa mayoría de los trabajadores no estamos afiliados a ningún sindicato, es porque no queremos que nos representéis? Que no es por insolidaridad, ni por falta de compromiso con la sociedad en la que vivimos !!ES PORQUE NO QUEREMOS QUE NOS REPRESENTÉIS!!
    Pero, ¿qué clase de sindicato es ese que, primero llega a un acuerdo y, después, lo debate en el Consejo? ¿para qué lo quieres debatir el mes que viene? ¿será antes, o despues de que salga publicado en el BOE?
    ¿Sabes cuantos años tendré cotizados a los 65? !!45!!, PERO COBRARÉ MENOS GRACIAS A VUESTRO ACUERDO.
    Espero que en este país, al igual que está ocurriendo en otros mucho más pobres, la gente os ponga en vuestro sitio: fuera de la vida pública y, en algunos casos, en la carcel.

  7. inteligibilidad says

    Yo me afilié a un sindicato que nació en los momentos más duros, en el que trabajadores luchaban por trabajadores, en el que muchos se arriesgaron para que viviéramos mejor (como hizo mi padre)… ¿Dónde está ese sindicato? ¿Qué han hecho con él? ¿En qué lo han convertido? No me listen los «logros» de la reforma, se podían haber conseguido aparte. No somos tontos.
    Ustedes han cedido, han claudicado, nos han vendido. Han regalado nuestro futuro. ¿Cómo se sienten?
    Con un paro del 20%, con cientos de miles de parados de larga duración, con 45% de paro entre los jóvenes, con la economía sumergida y la contratación ilegal campando a sus anchas ¿¿¿¿¿quién creen ustedes que pueden llegar a los 65 con 38,5 cotizados?????
    Siento tanta rabia…

  8. vi100 says

    En la manifestación contra el cambio de la edad de jubilación éramos 4 gatos ¿Dónde estaban los que ahora protestan? yo llegaré (espero) a la edad de jubilación con 48 años de cotización, y me manifesté, pero me sentí bastante solo.
    Después de dejar con el culo al aire a los negociadores ¿de que protestamos? Quien no se siente representado, ¿ha protestado públicamente?
    Mucho comentario revolucionario de salón y poco compromiso y acción es lo que veo.

  9. jesus says

    me da verguenza de la firma de los sindicatos he sido sindicalista toda mi vida .vosotros no sabeis lo que es luchar fuera ugt y ccoo, es una verguenza

Leave A Reply

Your email address will not be published.