CUARTOPODER | Publicado: - Actualizado: 19/5/2017 08:22

Enrique Orduña Prada *

Portada del libro de Manuel Martorell.

Tras la liberación de don Javier de Borbón-Parma del campo de exterminio de Dachau, los carlistas convocaron en Pamplona y Valencia en diciembre de 1945 sendos homenajes con el fin de oficiar una misa en acción de gracias porque el príncipe regente había sobrevivido al holocausto nazi. Más de un centenar de detenidos, varios heridos por arma de fuego, destierros, imposición de multas y la clausura definitiva del Círculo Carlista de Pamplona fue el resultado de esas concentraciones en las que se vitoreó a don Javier y se profirieron mueras a Franco. ¿Qué había sucedido seis años después de concluir la guerra civil para que un sector del bando vencedor de la contienda se enfrentase a las fuerzas de orden público, al ejército y al mismísimo general Franco?

El carlismo es un movimiento político excesivamente complejo, cuyos postulados basales se formulan en el siglo XIX en torno a ejes conocidos: la figura del Rey y el pleito dinástico, encarnados en el concepto de Monarquía Tradicional; un enraizado, profundo y, en ocasiones, exacerbado catolicismo, verdadera idea fuerza del movimiento; y, por último, la firme defensa de los fueros, primero como antítesis de la uniformidad centralista instaurada por el constitucionalismo liberal y más adelante identificada en una cierta idea de autonomía regional. No es extraño que, como tema recurrente a lo largo de casi dos siglos de existencia, haya propiciado tanto por sus apologetas como por sus detractores una extensa literatura. A este acerbo historiográfico se ha sumado en fecha reciente un nuevo libro, Retorno a la lealtad. El desafío carlista del franquismo, elaborado por Manuel Martorell Pérez, cofundador y articulista de cuartopoder.es, galardonado con el XI Premio Hernando de Larramendi en su edición de 2010.

El presupuesto de partida, que articula el hilo argumental a lo largo de toda la investigación, consiste, según se nos advierte ya en la Introducción, en la constatación de un cierto reduccionismo en la opinión pública que ha identificado como sinónimos e integrantes de una misma realidad político-institucional al carlismo y a Falange. Aseveración que compartimos y que, a nuestro modo de ver, encuentra su justificación tanto en la intensa labor propagandística de la historiografía oficial de la dictadura franquista, como en el peaje que tuvieron que abonar figuras provenientes del carlismo que, en contra de las directrices oficiales de los lideres carlistas, colaboraron con los sucesivos gobiernos franquistas (Esteban Bilbao). Partiendo de esta premisa, Martorell desgrana en los diferentes capítulos un rosario de desencuentros entre el carlismo y lo que podríamos denominar la España oficial, representada por Falange, el ejército y el gobierno del general Franco, en el espacio temporal que abarca desde el decreto de unificación de abril de 1937 hasta 1945. Con extrema minuciosidad y en una ágil prosa, se narran una multiplicidad de episodios de conspiraciones, persecuciones, destierros, detenciones, etc., ejecutados por el gobierno y el aparato burocrático de Franco contra los militantes carlistas y, de manera singular, sus dos figuras más representativas en aquel momento: don Javier de Borbón-Parma y Manuel Fal Conde.

Desde las perspectivas ideológica, política y filosófica el carlismo compartía pocos elementos en común con otras fuerzas políticas que apoyaron el golpe militar de julio de 1936 y, de modo particular, con Falange. Nada más alejado del espíritu e ideario carlista que los veintiséis puntos programáticos del partido fundado por José Antonio Primo de Rivera y el filonazismo de gran parte de la jerarquía administrativa y militar en la inmediata posguerra. Por el contrario, el carlismo representa quizás la imagen de la minoría por excelencia, en el sentido empleado por Hannah Arendt de ser una minoría en todas partes y una mayoría en ningún lugar.

La insistente petición de que se instaurase la monarquía en España en la figura del príncipe regente, la tenaz defensa de los fueros por don Javier de Borbón-Parma, que en sus intermitentes estancias en España juró los de Guernica, del Reino de Valencia, etc., una cierta propensión de los líderes carlistas y sus simpatizantes hacía el bando aliado en la Segunda Guerra Mundial o la colaboración prestada a los judíos que huían de la Shoah, ponen de relieve la distancia que mediaba entre el carlismo y la España oficial.

Además de las inquietudes intelectuales personales de cada cual, la lectura de este libro resulta altamente recomendable para conocer, a través de los testimonios y fuentes orales y escritas manejadas, un ejemplo concreto de dominación política y de eliminación de cualquier atisbo de oposición al autoritarismo franquista. En algunos pasajes concretos la lectura del texto sorprenderá a los no iniciados en la historia más reciente del carlismo, despejando no pocos tópicos y lugares comunes profundamente arraigados en el imaginario colectivo tanto de izquierdas como de derechas. Y es que Martorell disecciona con habilidad de cirujano la operación de acoso al carlismo iniciada en abril de 1937 y culminada en la inmediata posguerra, bajo la dirección de Franco. Ahora bien, la particular idiosincrasia del carlismo y de su base social permitió aguantar estos embates y posibilitó su reaparición con intensidad a partir de 1957, aunque esto forma parte de otra historia.

(*) Enrique Orduña Prada es Profesor Asociado de Derecho Administrativo en la Universidad Autónoma de Madrid.

Artículos Relacionados

  • ex-Complutense

    ” (…) una cierta
    propensión de los líderes carlistas y sus
    simpatizantes hacía el bando aliado en la
    Segunda Guerra Mundial o la colaboración
    prestada a los judíos que huían de la Shoah ponen de relieve la distancia que mediaba entre
    el carlismo y la España oficial.”

    La distancia que mediaba entre el Carlismo y Franco -que no esa cosa de “la España oficial”- es bien conocida para todos los que nos preciamos de conocer la historia del Carlismo, pero no se sustanciaba precisamente en lo que se señala en ese párrafo.

    No hace falta ser simpatizante de Franco para ser veraz históricamente: el “filonazismo” de Falange fue siempre muy minoritario (no digamos en el resto del régimen) y sólo disfrutó del Poder, a través principalmente de recién llegados como Serrano Súñer, exactamente hasta 1942. Es decir, mientras parecía que Alemania iba a derrotar a la URSS, primera fuerza asesina del siglo XX en cerrada competencia con China. De todos es bien conocido que la postura abrumadoramente mayoritaria entre los generales de Franco era la anglofilia.

    Y en cuanto a los judíos la ayuda realmente importante que recibieron fue, precisamente, la de la “España oficial”, y no las anécdotas que al respecto puedan señalarse para carlistizar el asunto. ¿Suenan de algo los apellidos Sanz Briz? Parece mentira que haya que venir a explicar estas cosas a estas alturas.

    Así están las universidades.

  • pa celtas los d teruel

    mi abuelo era carlista, paso todo el asedio a Teruel en el seminario, donde ademas metio a mi abuela, a mi tia de ocho años, a mi madre de seis,a mi tio de cuatro y a m otro tio, k tenia siete meses. Las pasaron mas putas que Cain, pero como el coronel Rey Dacourt se rindio la cosa no cogio fama como en el Alcazar de Toledo. Mi abuela y los crios y muchas mujeres y niños estaban en los sotanos. Parte de las paredes son de roca viva y rezuman algo de agua. Mi abuela la iba recoginedo con la funda de cuero de un rosario y se lo iban bebiendo por turnos. A mi abuelo le dieron un tiro en la cabeza, pero solo perdio la vision de un ojo, lo detuvieron y lo metieron en la modelo de Valencia donde un tribunal popular lo condeno a muerte. Pero Franco llego antes, ocupo Valencia y a mi abuelo en vez de pegarle un tiro le dieron una medalla y lo hicieron caballero mutilado.. Y volvio a su oficio de molinero, de molino de agua..y algo le rondaba en la cabeza porque se fue donde el coronel de mutilados y le dijo que que coño pasaba, que cuando venia el rey Carlos..la cosa se fue calentando y mi abuelo, que segun dicen los que lo conocieron, era muy bruto, le metio al coronel de mutilados la mesa del despacho por la cabeza..y otra vez lo enchikeraron.. Y ya estaba de gobernador militar d Teruel el general Pizarro, abuelo d Manuel, y limpiador de maquis por el metodo del aki t pillo aki t mato… Menos mal que durante la guerra estuvo preso con un amigo de mi abuelo y en vez d fusilarlo, a mi abuelo digo, le puso una multa de 500 pelas, k debia ser bastante y le cerro 6 meses el molino… asi k a mi abuelo casi lo fusilan primero los filoestalinistas y despues nuestros keridos nacionalsindicalistas, todo ello demuestra que si eres lo bastante bocas, echao palante y significao, mande quien mande eres un gran candidato a ser porculeao sin compasion. Ah, ademas renuncio a todos los derechos como mutilao asi k consiguio k mi abuela fuera de las pocas personas k no cobro munca pension contributiva ni no contributiva ni na..

    yo conservo su condecoracion, una foto de la mili, y un folleto”Principios de la comunion carlista” donde me entere de cosas tan curiosas como k sobra un parlamento central y k no hay k kontar con un servicio militar obligatorio, esta editado en el 29…

    me apetecia contarlo..k pasa?

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend