La televisión infinita

13
El consumo de televisión en España fue de 240 minutos por persona y día el pasado mes de mayo. / sxc.hu

“La línea consta de un número infinito de puntos; el plano, de un número infinito de líneas; el volumen, de un número infinito de planos; el hipervolumen, de un número infinito de volúmenes…” El libro de arena (Borges).

Un hombre vende a otro un televisor. Un televisor cuyos canales son de arena, las ondas cambian con el viento de forma incontrolable, de manera que sus contenidos son infinitos. El mando a distancia enloquece, las cadenas no son correlativas y, una vez que has visto una es imposible volver a encontrarla. Es la televisión inagotable, eterna, un laberinto de programas de todos los tamaños, estilos y pelajes que aparecen y desaparecen en la pantalla para delirio del espectador.

Borges se convirtió en prisionero de su propio libro, de la misma forma que nosotros nos estamos convirtiendo en esclavos de nuestra propia televisión. Y por tanto, de nuestra propia ignorancia. El consumo de televisión en España alcanzó un nuevo récord histórico el pasado mes de mayo, con más de 240 minutos por individuo al día (mujeres, 254 minutos; mayores de 64 años, 335 minutos; clases bajas o medias-bajas, 271 minutos, y núcleos rurales, 244 minutos). Al mismo tiempo, la crisis ha reducido a la mitad las inversiones del Ministerio de Cultura para la compra de libros en las bibliotecas. Más televisión, menos lectura.

La televisión crece. Incluso la de pago, la de calidad, esa que en lugar de embrutecer educa y entretiene, esa que solo pueden permitirse algunos: “Según un informe de ABI Research, los ingresos del satélite, el cable y las ofertas de televisión terrestre e Internet de pago ascendieron en el primer trimestre de 2011 a 36.800 millones de euros, lo que supone un 10% más que en el mismo periodo del año anterior. La lectura encoge: este año el Ministerio de Cultura dispone de diez millones de euros para financiar la compra de libros, junto a lo que aporten las autonomías, frente a los 20 millones que invirtió en 2010. La debacle es mundial. Estados Unidos incluso baraja la posibilidad de privatizar el servicio de préstamo de libros, mientras que las librerías tradicionales (apenas sobreviven 3.000 en los USA) están definitivamente en peligro de extinción.

Cuentan que todo puede ir a peor. Y que en algunas comunidades españolas se han construido en los últimos años magníficas bibliotecas públicas que, lamentablemente, están vacías. El negocio era el ladrillo, no el libro. El ladrillo infinito. “Sentí que era un objeto de pesadilla, una cosa obscena que inflamaba y corrompía la realidad”, sentenció Borges.

13 Comments
  1. Neófito says

    Salud y buen fin de semana.

  2. Neófito says

    «La TV crece… La lectura encoge.» Mientras el gobierno, a través del Ministerio de cultura, destina 10 millones a la compra de libros, TVE se gasta 36 millones al año en la compra de los derechos de la Champions League. Asi nos va…

  3. Vegas says

    Dios, como me he colado en el desco. El pertinente saludo de Néofito estaba aquí!

  4. Vegas says

    Bueno el caso de las bibliotecas es revelador. Y ejemplifica muy bien de qué guindo nos hemos caído en esta bendita patria. Lo que importa es el continente, jamás el contenido. En todos los ámbitos. Diseño ultramoderno, estética dizque sublime, espacios kilométricos para dar cabida a una turbamulta propia de un concierto de Shakira. Eso sí, no te pares a escudriñar libros porque la oferta de los mismos carece de multitud de géneros,ediciones astrosas, etcétera. Ahora entiendo por qué.

    De todas maneras, pensándolo bien, a quién narices le interesan los aburridos libros sabiendo que van a dar en televisión series de personajes con verdadero calado intelectual y un bagaje vital sin parangón, como Rocío Durcal, Carmina Ordóñez, Isabel Pantoja…

  5. Pepa says

    Hola. Te puedo preguntar por que no has colgado el post en el blog?

  6. Sergio says

    La televisión de pago es, actualmente, la única que merece la pena pero el problema es que muchas que en teoría no son de pago cobran de mis impuestos

  7. Vegas says

    ¿En televisión de pago no se incluye Intereconomía?

  8. remoloncete says

    Buen libro: Ensayos escépticos.
    Bertran Russell
    Editorial: RBA

  9. marqus says

    Ojo con el titular de Público. ¿Quién reduce realmente la inversión? ¿La crisis? ¿Desde cuándo una crisis, cualquier crisis, es capar de tomar decisiones? Siempre pensé que detrás de cualquier decisión había una o varias personas encargadas de tomarlas. Hasta que leí prensa y vi televisión, claro. Curiosa la crisis, capaz de incapacitar a grandes y pequeños dirigentes.

  10. Carlos G. says

    En estos días, los medios de comunicación en general, y la televisión en particular, están dando la medida de lo que son, con el modo en que están «informando» sobre los movimientos sociales de protesta. Así, éstos estarían inspirados y dirigidos por grupos antisistema, radicales y violentos, todo porque algunos exaltados ¿o infiltrados? aprovecharon una concentración en principio pacífica aunque firme, para montar bronca, todo sea dicho bronca de mediana intensidad, sin heridos de consideración ni daños de mayor relevancia. Nada dijeron cuando hace unos días los mosos aporrearon salvajemente a personas indefensas en la Plaza Cataluña. Los medios están cavando su propia ruina, poniéndose al servicio de los restos del poder político y en consecuencia del poder real, el económico, y convirtiéndose en el principal mecanismo de idiotización de la sociedad. Pero afortunadamente hay miles, cientos de miles de conciencias inmunes a su idiotización, y son estas conciencias las que finalmente ganarán la batalla, o eso espero. El 19J, todos a la calle, paremos el robo.

  11. Rinconga says

    ¿Qué era lo que elConseller de Seguridad del Govern de Catalunya no quería que se grabase?: http://www.youtube.com/watch?v=RjT4-uY2mfE&feature=youtu.be

Leave A Reply

Your email address will not be published.