El bloqueo a Gaza se traslada a la UE

7

Willy Meyer *

La II Flotilla de la Libertad fue retenida y bloqueada por el Gobierno griego en sus aguas jurisdiccionales para evitar su salida a aguas internacionales rumbo a Gaza, lo que supone un acto sin precedentes en la política exterior de la Unión Europea.

Uno de los barcos de la Flotilla, el Guernika, representaba  la solidaridad de España, con cerca de 50 activistas y pacifistas que pretendíamos contribuir a romper el bloqueo ilegal de Israel sobre el pueblo palestino de Gaza y llevar ayuda humanitaria de la que depende el más de un millón quinientas mil personas que malvive en la Franja.

Sindicalistas de CCOO, de la CIGA, del SOC, personas de la cultura como el escritor Santiago Alba Rico, el actor Willy Toledo o la directora de teatro Mercedes Lezcano; activistas de todas las nacionalidades y regiones de España, cargos públicos -como Marina Albiol, la jovencísima diputada de Izquierda Unida en las Cortes Valencianas o yo mismo, eurodiputado de IU,- formábamos la delegación solidaria del Guernika.

Nuestro barco se sumaba a otros procedentes de Estados Unidos, Canadá, Suecia, Francia o Irlanda que, conforme a la Resolución 1860 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pretendía crear un pasillo humanitario para llevar su ayuda al pueblo palestino de Gaza.

Durante los largos preparativos de la puesta en marcha de la II Flotilla, la diplomacia de Israel desarrolló una política muy agresiva con las cancillerías de los Estados y de la propia UE advirtiendo que no consentirían la llegada de ningún barco con ayuda humanitaria.

Pero la II Flotilla se puso rumbo a los puertos de Grecia.

Un agente griego vigila el barco de bandera española 'Gernika', el pasado 2 de julio, en el puerto cretense de Kolibari. / Efe

Llegamos a Atenas en plena rebelión social y sindical en contra del enésimo paquete de ajuste del Gobierno de Papandreu que pretende disolver las conquistas sociales, y hacer retroceder el bienestar del pueblo griego a niveles de hace 20 o 30 años.

La combatividad del pueblo griego se manifestó en una heroica huelga general de 48 horas y en una concentración permanente frente al Parlamento, en la Plaza Sintagma, que aguantaba las cargas continuas de los antidisturbios con gas pimienta (Made in Israel). Máscaras antigás improvisadas o compradas o el ingenio (como mezclar agua y con el antiácido Maalox) permitían al pueblo concentrado resistir una y otra vez los embates de la policía.

Los activistas del Guernika nos pusimos nuestras máscaras antigás y nos mezclamos con el pueblo de Atenas para contribuir a parar el paquete neoliberal del socialdemócrata Papandreu. En ese contexto, las personas de Izquierda Unida nos reunimos con el Presidente de Synaspismos, Alexis Tsipras, y con el miembro de la dirección del KKE y eurodiputado Georgios Toussas.

Sus informaciones nos dieron a entender que la evolución de la política exterior de Grecia sobre el pueblo palestino no presagiaba nada positivo para la II Flotilla Rumbo a Gaza. En apenas tres años, el Gobierno griego ha dado un giro de 180 grados en sus relaciones con Israel: se concretó su colaboración en materia de seguridad y defensa (incluso se estaban realizando maniobras conjuntas en Grecia en ese momento), se mantienen reuniones periódicas entre ministerios y el intercambio comercial se ha incrementado. Nos encontrábamos pues en uno de los países de la ribera mediterránea más próximos a la política del Gobierno Netanyahu.

Y la maquinaria israelí se puso en marcha.

El sistema de propulsión de dos barcos, uno greco-escandinavo y otro irlandés, fue saboteado por submarinistas. El modus operandi de los sabotajes (uno realizado en Turquía y el otro en Grecia) fue el mismo, con el indeleble sello de los servicios de inteligencia israelíes.

Sorpresivamente, el Ministro de Protección Civil, Christos Papoutsis, ordenó mediante un Decreto Ley, la prohibición de zarpar a la Flotilla desde las costas griegas rumbo a Gaza. La fundamentación del decreto es la prueba más palpable de la sumisión del Gobierno griego, y por ende de la UE, a la política criminal del Gobierno de Netanyahu.

El decreto apela a la declaración del bloqueo naval de Israel a la región marítima de Gaza y su intención de emplear la violencia ante cualquier intento de romper el bloqueo.

Ese fundamento es contrario al Derecho Internacional y contrario a la posición del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y de su Secretario General, que han calificado desde 2008 este bloqueo como ilegal.

Ninguna ley europea puede fundamentarse en actos ilícitos o ilegales.

Sin embargo así se hizo, para vergüenza de los pueblos de Europa que sí son solidarios con la causa árabe, con la causa palestina.

La Unión Europea, con esa decisión trasladó el bloqueo criminal israelí de Gaza a las fronteras europeas. Un estado de excepción en el Mediterráneo oriental que explicita la total sumisión de la política exterior europea a las permanentes actuaciones criminales del Gobierno de Netanyahu.

Pero la Flotilla no se rinde, no nos rendimos, y desde el puerto del pueblecito cretense de Kolympari, el Guernika pondrá motores rumbo a España para volver a reorganizar la II Flotilla Internacional de la Libertad.

La deriva de la actual política de la UE, consensuada y gobernada por la socialdemocracia y la derecha europeas, no podrá impedir que la sociedad civil, que la izquierda real, siga manifestándose desde la indignación y la rebeldía. El gas pimienta no logrará parar ni la indignación ni la alternativa.

Ésta es la determinación de la tripulación del Guernika que trabajó y seguirá trabajando para llevar ayuda a Gaza y romper el criminal bloqueo de Israel. Así se hizo desde Andalucía y seguro que así lo seguirá haciendo uno de sus mejores impulsores desde el sur: el malagueño Manuel Pineda.

(*) Willy Meyer es eurodiputado de IU y activista de la II Flotilla de la Libertad.

 

7 Comments
  1. izquierdista con sentido común says

    Israel es un Estado soberano, que al igual que España, puede detterminar quien entra en el país o no. Yo he visto controles de la policía española en los aeropuertos para controlar la inmigración, pero resulta que según ustedes Israel no tiene derecho a evitar que personas que quieren su destrucción lleguen a SU territorio….doble rasero. Desde que cayó la URSS los comunistas estáis muy perdidos olvidando los verdaderos problemas sociales

  2. Perri el Sucio says

    «Izquierdista», machote, léete a ver en qué parte de Israel está Gaza (según el propio israel, territorio no ocupado). ¿O acaso nosotros vamos a invadir otra vez Marruecos para «proteger nuestro país»?

  3. Zaratustra says

    Israel es un mal Estado represor y la UE una comparsa sin acorde ni acordeón. Malditos serán para siempre los a los solidarios pacifistas ataquen.

  4. felix says

    por el pueblo Palestino, por gaza y la justicia mundial.

    gracias Willy Meyer.

  5. Ramon says

    ¡Bravo, Willy Meyer por tu dignidad política!

Leave A Reply

Your email address will not be published.