Encubridores

 

Nieves Herrero, imagen promocional de la cadena 13 TV. / 13tv.es

Sintonizo 13TV, una televisión con accionariado de la Conferencia Episcopal (51%) entregada estos días a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), y me encuentro con una poblada mesa redonda en la que hablan de perros con amputaciones. “Se me hace difícil imaginarme a un schnauzer con las orejas caídas”, asegura un Ramoncín que ha dado un enorme bajón en los últimos tiempos. Recuerden que este hombre, que se sienta ahora entre monjas y monaguillos, formó parte de la plantilla de crápulas de “Crónicas marcianas”. “¿Y qué me dices de los doberman con el rabo largo? No puedo ni pensar en algo así”, le responde la presentadora antes de despedir el programa y dar paso a un western crepuscular.

La televisión de los obispos, entregada a los valores y credos de la Iglesia Católica, tiene un eslogan que utiliza en cada pausa publicitaria: “Vive El Espíritu”. Se refieren al católico, ese que es bondad, entrega y compasión. Un espíritu en total contradicción con la película que emiten, “Encubridora”, dirigida en 1952 por Fritz Lang y protagonizada por una sublime Marlene Dietrich. Es la historia de una venganza, y está repleta de violencia, odio, bajas pasiones, engaños, muerte, rabia y rencor. El espíritu del viejo Oeste, del hombre básico y primitivo. Un brutal contraste, un auténtico sin dios.

13 TV presume de ser “una experiencia religiosa”, pero lo cierto es que se trata de un fenómeno audiovisual grotesco, tan impactante como lo fueron en su día los circos con mujeres barbudas o los gabinetes de historia natural con fetos de dos cabezas. Sólo les diré una cosa: las autopromociones las realiza Nieves Herrero, aquella mujer sin entrañas que inventó la telebasura la noche en que utilizó el dolor de los padres de las niñas asesinadas en Alcácer. Aprovechando que el Todopoderoso es perdón, y que las cadenas de TDT contratan al más acabado de los pringados, parece que Herrero está en proceso de rehabilitación: presenta el magazine “Te damos la tarde”. Con cara de no haber roto un plato, voz de ursulina y ademanes de novicia, Nieves parece haber superado por completo su macabra felonía en Antena 3. ¡Ha visto la luz en esta bienaventurada cadena!

Lamentablemente no he podido saborear “Bendito paladar”, el programa de cocina presentado por dos arguiñanas consagradas a la vida monástica, las monjitas sor Beatriz y Sor Liliana, que preparan suculentos platos desde la cocina de su propio convento. Pero si he disfrutado con “De hoy a mañana”, un informativo tendencioso que incluye una tertulia decrépita, en la que personajes jurásicos opinan sobre temas de rabiosa actualidad. Por ejemplo, que se han cumplido dos años sin atentados de ETA. Un tal Agapito asegura, sin prueba alguna, que Zapatero ha estado negociando con los terroristas desde que llegó al Gobierno. La señora Gotzone Mora va más lejos aún y dice, sin alterar el semblante, que estos dos últimos años sin terror han sido los peores de nuestra historia. ¿Peores aún que el 36 y el 37? Peor…

Aguanto la arcada y me pregunto qué pensarían, si existiesen, los espíritus sagrados a los que invocan desde estas miserables cadenas. Encubridores de espiritistas, magos, visionarios, religiosos, papas…