Un presidente para el 20-N

8
Miembros del Consejo de Administración de RTVE: A la izquierda, en la imagen grande, la actual presidenta de turno, Rosario López (PP). En la fila superior, de izda. a dcha. Jesús Andreu (PP), Teresa Aranguren (IU), Francesc Bellmunt (ERC), Manuel Esteve (PP) y Mari Cruz Llamazares (PSOE); en la inferior, de izda. a dcha., Héctor Maravall (CCOO), Andrés Martín (PP), Santos Miguel Ruesga (UGT), Miguel Ángel Sacaluga (PSOE) y Josep Manuel Silva (CiU). Entre paréntesis, la organización que les propuso como consejeros.

Si yo le pregunto quién es en estos momentos el presidente de TVE, la televisión pública española, seguramente no tendrá usted ni idea. Normal. Ni siquiera si consulta Wikipedia, la Enciclopedia Universal del siglo XXI, logrará saberlo: “a la espera de nueva asignación”, reza la ficha de la corporación. Desde la dimisión a comienzos del pasado mes de julio de Alberto Oliart, la presidencia del consejo es ostentada “de forma rotatoria y mensual” por los miembros del consejo. Una ruleta rusa que sin duda encanta a los miembros en cuestión, puesto que con solo un mes de curro añaden a su curriculo una pieza de caza mayor: ¡Presidente de TVE! Casi ná...

En agosto pilló cacho Manuel Esteve, un hombre propuesto por el Partido Popular. A partir de entonces la presidencia recae en “el consejero que siga a Esteve en orden alfabético" . Pero lo realmente interesante no es quién preside la radio y la televisión publica española en estos meses de chichinabo, sino quién lo será en noviembre. Le recuerdo que el día 20 de ese mes se celebran elecciones generales.

Son presidentes de paja, de acuerdo, sin funciones ejecutivas y con capacidad para poco más que convocar y moderar las reuniones del Ente. No parece gran cosa. Pero en noviembre, con Rajoy y Rubalcaba tirándose derrotes a la yugular, hasta los detalles más pequeños pueden resultar fundamentales. Y la presidencia de RTVE no es precisamente un detalle pequeño. Por eso les sugiero que, teniendo como plantilla base el actual Consejo de Administración de RTVE (en la imagen), estudie el orden alfabético, calculen las sucesiones e investiguen las afinidades políticas. En noviembre parece que Rubalcaba, más que una tele pública lo que necesitará es un milagro. A Rajoy sin embargo le podría venir al pelo tener mano en TVE, para controlar unos debates que parecen el único obstáculo que le separa de Moncloa.

En cualquier caso, es difícil que la televisión pública sea en un futuro, ya con un presidente como dios manda, tan imparcial y equilibrada como lo ha sido estos últimos años. Y no lo digo porque se haya hablado de Eduardo Zaplana como alternativa Popular al cargo. Ni siquiera porque María Dolores de Cospedal, en su papel de adelantado de Rajoy, haya colocado a Ignacio Villa como director de Castilla-La Mancha Televisión. Lo digo porque, sencillamente, nos podemos sentir orgullosos de la actual TVE.


loading...

8 Comments
  1. Selito says

    ¡Que susto! Vistas las fotos lo primero que pensé es en un «Los más buscados»

  2. Selito says

    Pues contando me salen 4 pperos + 1 Ciu, pongamos 5 de este lado, pero hay 2 Psoes, 1 IU, 1 ERC, 1 UGT y 1 CCOO, luego hay 6 consejeros de izquierdas. Ganan, no?

  3. remoloncete says

    Yo propongo un chapero o una puta de la Casa de Campo -con todos mis respetos hacia ellos-. Estarán más acostombrados a tragar de todo y tendrán más criterio propio.

  4. martamor says

    Un criterio con mucha cabeza…Sí señor! Y pese a eso podemos estar contentos con el resultado…

  5. Carlos G says

    Se me ocurren varios: alfredo urdaci, nacho villa, jimenez losantos, coto matamoros, miguel angel rodriguez, aida nizar, ana botella, el pequeño de los hermanos tonetti, paolo vasile…

  6. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    ¡No tendrán huevos de nombrarme a mí!
    Yo lo haría sin su inmenso sueldazo, soy pensionista, y mejor que cualquiera que esos, quienquiera que sean.
    Bueno, lo cierto es que a un filósofo nunca tomarían… Poca cosa…
    En esos y otros cargos se precisa a verdaderas autoridades con bastante caché…
    ¡A grandes picapleitos, entre otros niveles y, de ahí en adelante!

Leave A Reply

Your email address will not be published.