¡Haz política!

11

Rosa Díez *

En un momento en el que el desprestigio de la política es lugar común quiero centrar estas líneas en la relación inseparable que creo que existe entre política y democracia. No lo hago porque sería lo lógico en el discurso de un político en activo, sino porque estoy convencida de que, si nos enfrentamos a los problemas e imperfecciones del sistema democrático, será posible afrontar con éxito la crisis económica y social que sufre España.

Antes de abordar propuestas concretas quiero reflexionar con ustedes sobre la falta de liderazgo de los políticos y sobre la desafección de la ciudadanía hacia el sistema de partidos políticos y hacia sus miembros. Cierto es que hay aún mucha gente que piensa que nuestras propuestas son imposibles de llevar a cabo, aunque las considere oportunas y necesarias. Sin embargo, esa resignación a aceptar el presente  sin hacer nada por cambiarlo sólo se explica por la inmadurez democrática de nuestra sociedad. Sabido es que los seres humanos no podemos cambiar las leyes de la naturaleza, pero sí las normas legales con las que organizamos nuestras instituciones y regulamos nuestro sistema de convivencia. Viene a cuento la sentencia el escritor polaco de ascendencia judía Stanislaw J. Lec: “De qué estamos hechos depende de la genética; en que nos convertiremos, de la política”.

Pero no es posible reivindicar la POLITICA con mayúsculas sin actuar sobre las causas que han provocado el desapego y la lejanía de los ciudadanos. Por eso -y para eso- proponemos la reforma urgente de la Ley Electoral, introduciendo mecanismos  que refuercen el papel de los ciudadanos, tales como las listas desbloqueadas, un sistema proporcional más justo, la elección directa de los cargos unipersonales -comenzando por los alcaldes- o la limitación de mandatos. Eso es lo que significa regenerar la democracia: devolver a los ciudadanos instrumentos de control sobre ella.

Los representantes de los ciudadanos, organizados en las Cámaras Legislativas, son quienes hacen las leyes que regulan y hacen efectivos los derechos que la Constitución proclama. Todos los españoles tenemos derecho a acceder en condiciones de igualdad a una  educación y a unos servicios sanitarios de calidad. Pero diecisiete sistemas educativos y otros tantos sistemas sanitarios han hecho inviable el cumplimiento de esos principios. Por eso proponemos que la Educación y la Sanidad sean competencia del Estado, porque quien proclame el derecho tiene que tener los instrumentos para que este sea efectivo. Cuando se elaboró la Constitución Española lo importante para el legislador de entonces fue definir y consensuar un modelo de descentralización política en el que se sintieran cómodas las diferentes opciones ideológicas y que diera satisfacción a las pulsiones nacionalistas democráticas. Yo creo que se hizo lo que entonces se podía hacer; pero qué duda cabe que dejar abierto e indefinido el modelo territorial y los techos competenciales de las distintas instituciones ha provocado unas tensiones y unas disfuncionalidades que han concluido en un modelo de país inviable en los político e insostenible en lo económico.

Cierto es que mientras funcionó el pacto de Estado entre PP y PSOE los daños colaterales (derivados de un bipartidismo imperfecto en el que lo partidos nacionalistas eran la pieza clave para conformar mayorías) fueron más soportables. Pero el camino hacia la deconstrucción del estado estaba latente en cada una de las decisiones que se tomaban para dar satisfacción primero a los partidos nacionalistas y después a las baronías territoriales de ambas formaciones políticas. Se impuso en España la idea de que cuanto más autonomía política para las regiones mejor para los ciudadanos; y así, repitiendo el mantra, fuimos derivando hacia la situación actual en la que las duplicidades y despilfarros del conjunto de las instituciones resulta a todas luces insostenible. Sólo cuando la crisis económica nos ha golpeado con dureza hemos aceptado la necesidad  de revisar el modelo territorial de España a la luz de las consecuencias que ha tenido una descentralización desordenada y alocada que ha provocado la ruptura de la cohesión y que trae como consecuencia una creciente desigualdad entre españoles.

Pero desde UPyD pensamos que una  vez abordado lo inmediato, lo que les acabo de describir, hay que pasar a lo urgente: revisar la distribución competencial. Nuestra propuesta es un modelo de descentralización política que podríamos llamar de federalismo cooperativo, en el que el Estado recupere competencias básicas como la Educación, la Sanidad, el Medio Ambiente, los recursos naturales y las infraestructuras. No podemos permitirnos trocear los parques nacionales y áreas protegidas en minifundios autonómicos, ni permitir la apropiación local de ríos o costas para dedicarlos a usos no sostenibles o forrarlas de hormigón. Reformemos la Carta Magna con el máximo consenso, con luz y taquígrafos,  y no por la puerta de atrás como se ha venido haciendo en los últimos años.

Estas son algunas de nuestras propuestas; de los ejes básicos de UPyD. Pero nosotros defendemos algo más; creemos en la política. “Es la política, estúpidos”, sería el grito que hoy habríamos de lanzar quienes no nos resignamos a que las cosas ocurran sin intervenir sobre ellas  y procurar cambiarlas. ¡Haz política!, me gustaría decirles a aquellos que renuncian a utilizar su libre albedrío para elegir que triunfen las ideas en las que creen. ¡Haz política!, quiero decirles a quienes creen que la democracia es sólo  votar, a quienes renuncian a ser ciudadanos y se conforman con ser votantes, a quienes se sienten “condenados” a votar a quien ya les ha defraudado. ¡Haz política!, quiero decirles a aquellos que creen que todo cambio es imposible. ¡Haz política!, porque si los ciudadanos se desentienden de la política llegan a las instituciones políticos que se desentienden de los ciudadanos; y eso es muy malo para la democracia.

Estoy optimista. Creo que está llegando un cambio de ciclo, un cambio de sistema, que es imparable y que debemos estar preparados para ello. El testimonialismo, la indignación, el cabreo… están bien,  pero no es suficiente. Finalizo con una cita de Fernando Savater del libro ‘El valor de elegir’. “Si hoy debiéramos condensar en una sola palabra el proyecto político más digno de ser atendido, yo elegiría ésta: ciudadanía. Elegir la política es el paso personal que cada cual puede dar, desde su aparente pequeñez que no renuncia a buscar compañeros y cómplices, para obtener lo mejor de lo posible frente a las fatalidades supuestamente irremediables”.

(*) Rosa Díez es portavoz de UPyD y cabeza de lista de esta formación al Congreso por Madrid.
Programa electoral de UPyD.
11 Comments
  1. cerca del mediterraneo says
  2. Machus says

    Rosa Díez no decepciona: ¡qué peñazo de artículo! Demagógico y plagado de clichés.

    Por otro lado, la deriva pro UPyD de Cuarto Poder es preocupante. Desde que se colocó Irene Lozano en las listas de Madrid habéis degenerado muchísimo, y se os nota. Un poco de pudor.

  3. Mik2 says

    «¡qué peñazo de artículo! Demagógico y plagado de clichés»
    «Una Populista y Demagoga»

    ¿A alguien se le pasará alguna vez por la cabeza explicarnos porqué el discurso de Rosa Díez es populista y demagógico? Por variar, digo yo.

  4. carlos says

    Reflexiones sobre los asuntos que necesita españa. Las prioridades para mejorar la democracia y superar el socavón económico: reforma fiscal, laboral,… http://bauldelsastre.blogspot.com/

  5. Machus says

    Mik2, aquí te lo explican con bastante claridad: http://www.lapaginadefinitiva.com/2011/11/02/rosa-diez/

    O aquí, a raíz de la entrevista en El País: http://www.escolar.net/MT/archives/2011/11/la-renovacion-y-la-transparencia-segun-upyd.html

  6. celine says

    Me extraña que Rosa Díez levante tantas ampollas; a mí me parece que dice cosas justas. Otro tema es que a los ex-compañeros del PSOE les dé cien patadas en la barriga. Ellos sabrán por qué.

  7. Siro says

    Buena opcion a tener en cuenta el 20N aunque solo sea para tener mas pluralisno politico y acabar con el bipartidismo actual y la arrogancia del pp que ya se lo tienen creido

  8. Ratón says

    Machus, no estoy de acuerdo cntigo; me gusta Cuartopoder porque dice lo que otros callan. El artículo de Rosa Díez aporta razones y argumentos sólidos. Otra cosa es que la verdad sea tan revolucionaria que parezca demagogia

  9. José Manuel Ramírez says

    Estoy de acuerdo en HACER POLITICA y como ciudadano que soy tengo ese derecho y ese deber. Por eso mismo, haciendo política, le diré a Rosa Díez y a UPyD que NO pienso votar a un partido político que tiene en su programa electoral ELIMINAR las TV’s autonómicas, y por favor no me conteste diciendo que ésto no lo tienen que estudiar porque lo ha dicho ya públicamente.
    Por no entrar en la importancia que tienen las radios y tv’s públicas, sólo diré que cerrando empresas, sean privadas o públicas, NO se genera empleo, ni se fomenta la confianza, ni el consumo, ni se mejorará la siutación económica de este país.
    Por cierto, ¿sería vd. , sra. Rosa Diez, partidaria de ELIMINAR EL SENADO? porque para lo que sirve…

  10. Mafalda says

    A mi me parece que UPyD aporta un poco de aire fresco, a esta España que huele mal con tanto bipartidismo. Yo veo mucha buena voluntud por parte de Rosa Diez y su programa es de lejos el más démocratico de todos, no hay más que leerlo para darse cuenta de ello. También creo que es muy valiente por su parte exigir una Justicia independiente, una reforma electoral (tan necesaria), una Ley de transparencia, para que los ciudadanos sepamos en que los políticos «se gastan» nuestros dinero… y varias propuestas de alto nivel democrático.
    Por fin un partido que me ha devuelta la ilusión de creer que no todo está perdido, que durante más de 20 años el ppsoe nos han hecho creer que no hay otra forma de gobernar y por mi parte ya está bien de tragarme más mentiras.
    Descalificar sin argumentos UPyD es de tontos y seguir votando ppsoe es de tontos y encima estar ciegos !

  11. Darío Vallecas says

    Eso, Rosa, listas abiertas. ¿Cuántos votos ha sacado Gorriarán en las primarias de tu partido?. ¿Por qué expedientásteis a los herejes del comité político que pedían que tu designación fuese por listas abiertas y no cerradas?. ¡Vaya morro!, rosita.

Leave A Reply

Your email address will not be published.