Comunicación

12

El pasado mes de abril Mariano Rajoy hizo públicos su problema con los idiomas: “hoy todavía no podría hablar con Obama en Inglés”. “Pero estoy peleando duro para estudiar inglés. Le dedico tres horas a la semana y luego voy por ahí practicando en coches y aviones”, dijo, en castellano fluido, demostrando una constancia y una fuerza de voluntad encomiables. El pasado martes nuestro hombre, convertido por fin en presidente del Gobierno de España, recibió una nueva llamada telefónica de su colega Barak Obama, presto a felicitarle por su nombramiento. El bueno de Mariano tuvo que utilizar de nuevo su equipo de traductores: meses después de su “dura pelea” con el inglés sigue sin poder saludar a Obama en el idioma de Shakespeare.

¿Qué mierda de curso estudia Rajoy? ¿El de las mil palabras o el que regala una guitarra? Rajoy fue elegido diputado en las elecciones gallegas de 1981. Se dedica a la política, por tanto, desde hace más de 30 años. Ha sido ministro en cuatro ocasiones, siempre a las órdenes de un políglota de la talla de José María Aznar. Y llevaba ocho años, ocho, siendo el candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno. ¡Coño, podía haberse puesto las pilas en todo este tiempo!

A ver si Mariano va a ser de esos que dejan todo para mañana… Yo creo que no, yo creo que lo que le pasa a Mariano es que tiene otras preferencias. Si usted le dice “How are you, Mariano” pone cara de póker, pero si le pregunta quién ganó el Tour en el 78, o quién fue el pichichi del Deportivo de la Coruña en la temporada 92/93 responderá, como movido por un resorte, Bernard Hinault y José Roberto Gama de Oliveira “Bebeto”. ¡Ay, Mariano, si en lugar de empollarte cada mañana el As y el Marca te hubieras suscrito al Sport Illustrated! Ahora estarías hablando inglés por los codos, como el mismísimo Botín.

En cualquier caso, me temo que el verdadero problema de Rajoy no es el inglés. Su verdadero problema es no tener nada que contar. Ni en inglés, ni en yiddish, ni en tagalo. Ni siquiera en castellano. Un presidente del Gobierno no puede comenzar su mandato de manera más patética que lo hizo Rajoy ayer, leyendo en menos de dos minutos su lista de ministros y saliendo al galope del escenario de Moncloa. No admitió preguntas, lo que es tanto como no admitir el diálogo, la transparencia o el derecho a la información. Podía haber dado su lista por fax, mail o Twitter, pero prefirió ejercer de busto parlante, convocar a la prensa y, ante el primer intento de periodismo, huir con el rabo entre las piernas.

12 Comments
  1. qq says

    Mal empieza Rajoy, y ya no es sólo cosa del inglés, que es la rémora de casi todos los políticos (da vergüenza ver hablándolo a Aznar, no me puedo creer que con semejante nivel el tipo diera clases en una universidad norteamericana). Lo amagar con contestar una pregunta y luego largarse con la sonrisa de cartón…. ¡agradeciéndola! (coño, si la agradeces, pues respóndela) le perpetúa en su talante oculto, oscuro, impredecible, de lo peor que puede pasarle a un político. Habla mucho de transparencia y de «hacer las cosas bien». Pues quizá debería empezar siendo un poquito más respetuoso con la gente que le ha puesto en la silla.

    Ya que parece que de habilidad y de ideas anda muy, muy escaso, ojalá tenga mucha suerte. Falta le va a hacer.

    Que la Lotería os sea propicia. Saludos.

  2. Mecacholo says

    Qué patético, por diox.

  3. Selito says

    Yo no veo las cosas exactamente igual:
    – El inglés es un problema endémico ejpañó, que pa eso d elos idiomas semos unos flojos, mataos, negaos y nos autoavergonzamos, además. Hace unos meses tenia un profe de inglés (de al lao de Londres, Alcobendas que dijéramos) y decía eso mismo, que el principal problema que el veía era la autoverguenza y tambien la aplicación y que él de España no se iba porque gracias a eso lo ganaba muy bien. Rajoy es otro más con los mismos problemas, aunque por su profesión y aspiraciones (no es que se haya conformao con ser alcalde de su pueblo) bien es cierto ue debería haberse esforzao más, pero…
    – ¿Lo de no hace declaraciones a la prensa qué tiene de particular a estas alturas? El que conozca un político que siempre esté dispuesto a contestar a la prensa, sea lo que sea que le pregunten, ue levante la mano. Si, son políticos, representantes públicos, adalides de la justicia y transparencia, pero-2…

    … Pero son políticos y además ejpañoles y parece que se nos olvida que esta casta se ha acomodado tanto con nuestro permiso ue ya van por libres y hacen lo que les sale y como les sale, así que aprender inglés o contestar a los periodista… pa qué? qué ganan?

    PD: He decidido que de la lista de GRan Hermano de Rajoy, me gusta la Soraya (politicamente hablando) y creo que puede ser de lo mejorcito (o de lo menos malito) de la Casa de Guadaliz-MOncloa. Admito apuestas (espirituosas, claro)

  4. pakito says

    Selito tiene razón. El problema del inglés en España es que nos da vergüenza hablarlo en público. Como aquí TODO está doblado, incluso los gritos de los actores, apenas sabemos cómo suena el inglés. Sí, es patético, pero es así. Mi mujer habla inglés, pero de puta madre, con su acento británico y todo. Es profesora de inglés, todo sea dicho y ha estado mucho tiempo por aquellos «mundos». La oyes hablar inglés y lo hace sin vergüenza de ningún tipo. Resultado: un inglés la entiende perfectamente y no se queda con cara de lelo como suele ser habitual cuando da con un hispano hablando inglés como si fuera telegráfico.

  5. qq says

    Eso de la vergüenza es verdad, y tenemos que quitarnos ese complejo de inferioridad. Durante las últimas vacaciones he coincidido con varios ingleses y americanos, a todos les he dicho lo mismo («joder, es que hablo inglés de puta pena»), y todos me han respondido igual («mira, si entiendo lo que me dices y entiendes lo que te digo, no debe ser para tanto»). Así que hay liberarse un poco, atreverse más, y no tener miedo a preguntar, hablar o pedir que te repitan o te hablen más despacio. Saludos.

  6. beck says

    A mi lo que me jode de todo esto es otra cosa. Mientras mandamases chapurrean el inglés de pena, una, que habla 4 lenguas, lleva dos años en el paro, y encima vive en una comunidad autónoma donde ve anuncios para ser lavacoches en un rent a car donde piden inglés y alemán. Eso jode mucho. No me ha tocado el gordo así que ha seguir enviando CVs… Buena suerte a todos.

  7. chinto says

    El lema de los autócratas y rajoy lo es, reza así: TODO POR EL PUEBLO PERO SIN EL PUEBLO. La autocracia no deja de ser una dictadura temporal.

  8. krollian says

    La mejor forma de aprender un idioma es practicándolo. Yo siempre que puedo aprovecho para hablar con turistas. Y mas de uno me ha dicho que mi pronunciación no esta mal.
    La verdad es que es un idioma que gramaticalmente no supone gran dificultad. La radio, la música está disponible las 24 horas de día.
    Sabiendo inglés y español se puede ir prácticamente a cualquier lugar del mundo y hacerse entender.

    Otra cosa distinta es un inglés técnico o leer a Shakespeare sin ojear una sola vez el diccionario.

  9. Jonatan says

    ¡Pues mira que el español de Obama…!

  10. Carlos G. says

    ¡España cañí!

Leave A Reply

Your email address will not be published.