Lagarteran@s

6
Lagarteran@s, en una tarjeta postal de mediados del siglo pasado. / bocos.com

“Me disfrazaría de lagarterana”, reconoce en una lamentable entrevista promocional Carlos Cuesta, presentador de “Una mirada a El Mundo”, programa que estrenó anoche la cadena Discovery como homenaje póstumo al sueño audiovisual de Pedro J Ramírez. Alguien podría pensar que, con tan sensual declaración de intenciones, Cuesta se adhiere a determinadas costumbres libertinas que, en cuestión de vestuario, consiente su empresa. De ninguna manera. Lo que en realidad quiere decir el travestido presentador es que está dispuesto a hacer cualquier cosa para triunfar. ¡Ah, el éxito! ¿De cuántas infamias se compone un éxito? Se preguntó Balzac...

El periodista Antonio Alemany, compañero de Cuesta en El Mundo, ya se calzó en su día el traje castellano manchego de galón o “colorao”, una sinfonía de colores y bordados, con su pañuelo de oro en la cabeza y todo. Lo hizo entre 2003 y 2007, cuando llevó una doble vida francamente explosiva: escribía los discursos con que Jaume Matas se dirigía al pueblo e, inmediatamente  después, redactaba artículos en El Mundo en las que ensalzaba esas mismas homilías.

El muy pícaro cerraba el círculo con doble candado, puesto que cobraba por ambas tareas. Alemany rozó la genialidad el 25 de junio de 2003, en el discurso de investidura de Matas. Al menos así lo sugería en su texto de El Mundo: “... Lo tenía muy fácil y por eso pudo permitirse el lujo de desconcertar a sus adversarios con un discurso que, en lugar de constituir un rosario tedioso de proyectos y compromisos reiteradamente expuestos y sabidos, explicó el armazón ideológico, conceptual y formal que subyacía a sus propuestas programáticas...”. La fiscalía del caso Palma Arena no parece comprender la doble prosa del amanuense de Jaume Matas, puesto que pide para el periodista cinco años y medio de cárcel por los delitos de malversación, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil, prevaricación y fraude a la administración.

Otro duro golpe para una profesión imprescindible para la salud democrática, el periodismo, que se enfrenta a una terrible crisis laboral: solo el pasado año 4.300 periodistas han perdido el empleo, haciendo que la cifra de desempleados en el sector ascienda hasta los 9.937 . Cierre de diarios de papel, contratos basura, periodismo ciudadano…Y ahora ni siquiera vamos a poder escribir los discursos de los políticos. ¿Qué será de Pedro J o de la plana mayor de ABC, ideólogos de la derecha más rancia? ¿Y de todos esos políticos huecos que, como los muñecos de José Luis Moreno, repiten las palabras que les dictan vía rectal sus asesores-instructores?

El periodismo es una profesión tan hermosa que se merece un uniforme. Billy Wilder propuso la gabardina, el chaleco y el sombrero, pero los detectives privados usurparon la idea. Tal y como está el panorama, hoy en día nos sentaría de maravilla el traje de lagarterana.

6 Comments
  1. Mecacholo says

    ¡Cómo no va a haber periodistas en paro si ocupan sus puestos los literatos políticos? ¿O es al revés, que son los supuestos periodistas los que se dedican a escribir discursitos? Lo que está claro es que nada es como antes. Como diría Zygmunt Bauman, necesitamos una capacidad de adaptación hoy en día como nunca antes habíamos necesitado. Antes teníamos claro a qué se dedicaba un periodista y a qué se dedicaba un político. Ahora tenemos que ingeniárnoslas para asimilar el papel de tipos como éste, que no es ni una cosa ni la otra. Y ese papel será tan efímero que cuando nos queramos acostumbrar a él, resultará que habrá sido sustituido por otras tantas decenas de papeles que no habrá quién entienda. Y así iremos pasando nuestra triste existencia de sorpresa en sorpresa, de innovación a innovación, hasta que la sensación de inseguridad, desafecto por la actualidad e inadaptación a ella haga que nos desentendamos de todo. Y ese será el momento que aprovecharán muchos para llevar el barco por el camino que les interese. Tiempos líquidos everywhere, my friends.

  2. maria says

    ¿se puede llevar corsé con el vestido de lagarterana? Muchas apreturas

  3. lotas says

    Se da por hecho que un «gran hombre» (pfff..) tiene mejores cosas que escribir sus discursos como algo normal. Se ve que comunicar públicamente sus ideas es algo secundario. Entiendo que debido a que realmente no hay ideario alguno, solamente una estrategia para conservar el poder el mayor tiempo posible

  4. Jonatan says

    De las concomitancias de algunos periodistas con los políticos vienen estos lodos malolientes. Lo de vestirse de lagarterano está bien, aunque creo que pesa un montón ese traje.

  5. Sherise Mcsweeny says

    It’s actually a cool and helpful piece of information. I am glad that you shared this helpful information with us. Please stay us up to date like this. Thanks for sharing.

    http://www.digitaloceanpromocode2016.com/

Leave A Reply

Your email address will not be published.