5 + 1

6
Imagen de archivo de Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa. / Efe

Cuando uno es trabajador, inteligente y ambicioso, ni crisis ni hostias. Ahí tiene usted a los cinco ejecutivos mejor pagados de España, que en 2011 se levantaron ellos solos 62,7 millones de euros. ¿Una obscenidad? De ninguna manera: el justo pago a sus esfuerzos por la recuperación económica de un país lleno de vagos y maleantes. Las cifras las ofrecía El País en sus páginas de economía, en un artículo que demostraba la grandeza del diario madrileño. El País pudo confeccionar una lista con diez nombres, e incluir entre ellos a un Juan Luis Cebrián que el pasado año ganó 8,2 millones de euros, pero no quiso hacerlo. Modestia, recato, timidez, humildad… Llámelo usted como quiera. Con esa cifra Cebrián se colocaría a la zaga de José Ignacio Sánchez Galán, presidente y consejero de Iberdrola y quinto y último en la famosa lista con 9,5 millones.

“Cuatro de los cinco forman parte del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), el club con el que el Rey se reunió la semana pasada para pedir a los empresarios "arrimar el hombro" ante la crisis. El Consejo ha estado a favor de las últimas reformas laborales que abaratan el despido y ha pedido en sus informes "claridad y agilidad cuando por causas empresariales deban realizarse variaciones en plantilla", en referencia a los despidos. No obstante, la mayoría de ellos tiene blindajes o pensiones multimillonarias acumuladas”, decía la información del diario El País, quizá demasiado crítica con los tiburones.

¿Variaciones en la plantilla y despidos por causas empresariales? ¿La mayoría de estos ejecutivos tienen blindajes o pensiones multimillonarias acumuladas? No me gusta en absoluto el tono irónico del texto de El País, escrito sin duda por algún plumilla de base que envidia la categoría, el talento y el saber estar de sus superiores. Bien es cierto que  PRISA registró en 2011 los peores resultados de su historia, perdiendo 451 millones de euros, seis veces más que en 2010. Y que ha puesto en marcha un plan de reestructuración que supondrá la reducción del 18% de su plantilla, unas 2.500 personas. Pero también es cierto que la única forma de reflotar estas empresas hundidas por la desidida y la torpeza de los trabajadores es gratificar de manera generosa a los ejecutivos de gran nivel.

Así las cosa, que PRISA haya pagado a Cebrián 8,2 millones de euros en 2011, según afirma un comunicado de la CNMV, me parece lógico y normal. ¿Qué menos? 1,2 millones en metálico como compensación por el resultado de la refinanciación de la deuda; 5,01 millones mediante la entrega de acciones por el mismo concepto; 1,7 millones en títulos del grupo, por su compromiso de permanencia hasta 2013, 300.000 euros derivados de su relación contractual… Insisto ¿Qué menos?

6 Comments
  1. marisa says

    Es absolutamente hipócrita lo del grupo Prisa. Qué falta de pudor!!!

  2. María Luz says

    Aunque sea demagogia barata, como dirían algunos prestigiosos economistas, ¿Cuántos puestos menos de trabajo se perderían, si sólo se rebajan estas retibuciones a la mitad?
    ¡¡¡ ESTA SITUACIÓN YA ES MUYYYYYY CANSINA !!!

  3. Selito says

    Pues veanse cantidades menos desorbitadas pero igual de repugnante en los gestores de centros públicos y privados sanitarios, con maniobras totalmente ineficaces, absurdas e incluso plenamente contraproducentes en aras del compadreo, amiguismo e idiotez superlativa y se junta otros muchísimos minoyes más.
    El simio manda porque está más evolucionado que el borrego, sin duda alguna…

  4. Mecacholo says

    Menos mal que el Cebrián no es capaz de pillar tu fina ironía, Albéñiz, que si no, te manda a unos sicarios a tu pueblo y te despiertas cualquier día con la cabeza de tu caballo en la cama…

  5. carmen says

    me ryusta bastante lo que publicais.

Leave A Reply

Your email address will not be published.