Pluralismo e interés general

José Manuel Lara (izda.), presidente del Grupo Planeta, al que pertenece Antena 3, y José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta. / Fotomontaje de antena3.com

La noticia llegó en pleno verano. Y ciertamente era fabulosa para todos los españoles, puesto que demostraba el compromiso ineludible y constante de nuestro Gobierno con la libertad y la democracia. Antena 3 y La Sexta, tras un breve paripé de cara a la galería, por fin podían fusionarse como deseaban: hasta el fondo, con la ansiedad y la pasión de berracos en celo. Y es que el Ejecutivo ha suavizado ante Competencia las condiciones para la penetración (Antena 3 sodomiza a La Sexta, no lo olvide). Las razones que esgrimen son, no se lo pierda, de "interés general", y, ahora ya puede directamente descojonarse, para proteger "el pluralismo informativo".

¿Las mismas cadenas de televisión, pero cada vez en menos manos, supone un mayor "pluralismo informativo"? Y la fusión ¿resulta de interés general, como la subida del gas o el IVA?

Publicidad

Cuesta trabajo creer que una decisión tan beneficiosa para los ciudadanos, y para la salud democrática del país, se haya tomado en pleno agosto, con nocturnidad y alevosía, oculta tras acontecimientos supuestamente mas relevantes y trascendentes. ¡Todo el mundo debería disfrutar de esta fiesta mediática! A partir de ahora vamos a estar informados de manera más pobre, más sesgada, más cutre... La fusión entre Antena 3 y La Sexta se debería haber anunciado no de tapadillo, sino con una gran fiesta en Moncloa con invitados de todos los pelajes políticos: Rajoy y Zapatero, Botín y el ex ministro Sebastián, Emilio Aragón y Lara, Berlusconi y Cebrián... todos menos el pobre Pedro J, que no ha sabido pillar cacho en este guirigay audiovisual y se ha tenido que conformar con las migajas.

Es la gran orgía de la televisión privada, una bacanal que, para regocijo de sus líderes, coincide con el exterminio definitivo de la televisión pública. Todos los empresarios ganan, todos los ciudadanos pierden. La culminación de una gran obra capitalista que puso en marcha Zapatero, y que Rajoy está a punto de clausurar con enorme éxito. Todo el mundo debería saberlo, mientras aún sea posible saber algo.