Contacto humano

7
El rey y Arias Cañete , con los toreros que participaron en la corrida goyesca de El Puerto de Santamaría (Cádiz), el pasado 11 de agosto. / casareal.es

Quienes leen habitualmente este blog quizá sepan que vivo en el campo, cerca de un pequeño pueblo castellano manchego de apenas cien habitantes. Seguramente  por esta circunstancia me he estremecido de manera brutal, desde la sutura sagital hasta las uñas de los pies, al leer unas declaraciones de Arias Cañete, ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en las que decía textualmente la siguiente frase: “Hay que tener contacto humano con quienes viven en el campo”.

¿Contacto humano? La frase, a medio camino entre la antropología y las páginas de lumis de un diario de provincias, parece reconocer el abandono que vive el medio rural en España. Un abandono que pudieron sentir este verano en sus propias carnes los vecinos de Cabañeros, Doñana y Garajonay: mientras los incendios consumían estos parques naciones el amigo Cañete estaba en Cádiz, acompañando al Rey en una corrida de toros. ¿Contacto humano? Sí, pero con quienes se atiborran de fino y jamón en el palco.

Podría decirle a Cañete que, si quiere tener auténtico “contacto humano” con quienes viven en el campo, se venga a mi pueblo. Y contemple la Sierra de San Vicente quemada. O el río Tiétar completamente seco. O los campos abandonados: en los últimos diez años la ganadería ha disminuido más de un 50%, y más de un 80% de los ganaderos que quedan tiene más de 55 años. Tras el paseo estará sediento: le invito a que se beba un vaso de agua del grifo de mi casa. Agua que, desde hace un par de años en manos de una empresa privada (Aqualia), tiene, según los últimos controles analíticos, “exceso de color, manganeso y turbidez”, circunstancias que la hacen “no apta para el consumo humano”.

En pleno siglo XXI, con el iPhone 5 a punto de llegar a la cercana Talavera de la Reina, los vecinos de mi pueblo nos tenemos que acercar a la fuente, con garrafas y carretillas, para conseguir agua. “Hay que tener contacto humano con quienes viven en el campo”, insiste Cañete mientras se zampa una rodaja de lomo de bellota en el palco de la Monumental de Sevilla.

Las declaraciones del Ministro han coincidido en el tiempo con otra noticia, también de carácter rural y no menos escalofriante, en la cual el contacto humano también está presente de forma intensa: la policía turca ha detenido a un varón de la región de Bursa por haber violado presuntamente a un pato que pertenecía a sus suegros.

¿Éste es el tipo de “contacto” humano-rural que pretende potenciar Cañete? Ahora empiezo a entenderlo todo...

7 Comments
  1. Carlota says

    Yo, que también vivo en el campo, pensé lo mismo cuando le ví en los toros mientras ardían varios parques nacionales.

    Si tenemos que esperar algo de este ministro…

  2. Mecacholo says

    El lobo al cuidado de las ovejas.

  3. qq says

    Esta es una afición muy humana, o al menos muy hispánica. No digo la de los toros, que también, digo la de comentar que «hay que hacer esto». Queda muy socorrido, se dice que hay que hacerlo, pero no se dice quién lo tiene que hacer, el gato se queda sin cascabel. Otra forma de decirlo es indicar que «se tiene que hacer esto». En fin, el tal «se» debe estar muy ocupado, con la cantidad de cosas que tiene que hacer. Por lo que parece, Arias Cañete es un maestro en la sibilina táctica de enmarronamiento masivo de «se».

  4. Selito says

    «La policía turca ha detenido a un varón de la región de Bursa por haber violado presuntamente a un pato que pertenecía a sus suegros.»
    🙂 🙂 🙂 🙂

    Dios, que descojone, pobre pato. Está bien que a veces algunos suegros son como pa violarlos, pero daja al pato tranquilo, quillo. Haz foie-gras en to caso.

    Aix…. ¡Que capullo el Cañete, joder que no se salvo ni uno del puto gobierno ppero….

    Mantengo lo que dije cuando ganaron las elecciones: Al final, la que menos cante da y se le puede mirar a la cara es la Super-Soraya….

  5. Hinojosas2004 says

    Le reconozco a Arias Cañete una gracia sin parangón, que jodio…

  6. Patronio says

    ¿Estás loco? En los pueblos ya no quedan camareros de esos con chaquetilla blanca y banderita de España en el reloj, que le servirían en el casino un finito bien frío (de la familia de su santa esposa), acompañado por la correspondiente tapita de olivas con anchoas, rematando con un «a su disposición, don Miguel, si desea algo más solo tiene que pedir». Demócrata de toda la vida, si, pero plebeyo no, ¡por los clavos de Cristo!

Leave A Reply

Your email address will not be published.