La ‘N’drangheta’ y las listas abiertas

5

Julián Sauquillo

Cartel de 'French Connection'. / foxespaña.com

Un comentario de un lector a mi último artículo publicado en cuartopoder.es me da mi tema de hoy. Gracias José por incitarme a contestarte. Dices que tenemos una partitocracia en vez de una democracia. Te doy parte de razón en tu desconcierto porque hemos comprobado que los partidos españoles mayoritarios han sido incapaces de llegar a acuerdos, no ahora, sino ya desde décadas pasadas: tuvieron siempre a los nacionalistas catalanes como aliados firmes gracias a costosas contrapartidas. No han encarado los problemas de Estado con deseo de llegar a acuerdos beneficiosos para todos. No es casualidad que ahora estemos así. Ya me entiendes. Pero disiento contigo cuando señalas que las listas abiertas nos acercan a representantes del pueblo, con el pueblo y para el pueblo. Te avanzo lo que deseo reconsideres: las listas abiertas permiten a las mafias, muy presentes en nuestro país, promover a sus candidatos. Si lo logran, nos acordaríamos de los partidos como un filtro legítimo que reclutaba a sus candidatos de agrupaciones a veces dominadas por políticos muñidores y de escaso vuelo.

El auge de las mafias a nivel internacional y en nuestro país es alarmante. Su  penetración económica y delictiva es pasmosa. Nos llegan noticias de los Zetas, que incorporan formas de lucha militar inéditas, del blanqueo de capitales de organizaciones chinas con complicidad de numerosas empresas españolas, de la compra de votos de un diputado del partido de Berlusconi a la N'drangheta y de su posterior entrada en nómina de la mafia calabresa. Actualmente, existen unos métodos sofisticados de delincuencia mafiosa que rebasan las previsiones, medios y operaciones policiales. La superación de los sistemas policiales por la mafia ya fue vaticinada por una película que hoy resulta ingenua a la vista del desarrollo mafioso: French Connection (1971) de William Friedkin. Un policía sobreempleado y con medios de investigación rudos e ilegales, interpretado por Gene Hackman, hacía frente a la mafia marsellesa encabezada por un elegante jefe que no se manchaba con armas y parecía ir todos los días al barbero, protagonizado por Fernando Rey. Hoy la sofisticación mafiosa pasa por la inversión en obras de arte y la promoción artística de los jóvenes con todo tipo de exposiciones internacionales. No se trata de que la mafia mexicana controle los certámenes de mises de Baja California –así pasaba en Miss Bala (2011) de Gerardo Naranjo- sino de que sea capaz de las más filantrópicas iniciativas artísticas.

Si manipula el arte, no menos va a controlar la política. Está muy arraigado suponer que las listas abiertas son un remedio contra el control partidista de las listas cerradas elaboradas por la autoridad del partido político. Los ciudadanos encajan mal que los partidos nos presenten paquetes cerrados de candidatos y muestrarios ultimados de medidas a afrontar en la legislatura. Ya hemos visto el dominio ejercido por el jefe de partido que gana las elecciones sobre los grupos parlamentarios. “Quien se mueve no sale en la foto”, dijo uno de estos jefes. Cualquiera que tenga movimiento propio y autónomo no aparecerá en las próximas listas y saldrá del Parlamento. Los políticos rinden cuentas a sus partidos disciplinadamente en vez de a sus electores, como hacen los miembros de la cámara de los comunes en horas de despacho según marca su tradición parlamentaria. Así que muchos ciudadanos de diferente perfil ven llegada la hora de quitar el poder a los partidos y acabar la partitocracia.

Pero la detención de un político de Lombardía y la investigación de catorce consejeros lombardos por corrupción revela el poder oscuro de la N'drangheta. Que a un político calabrés le faltan los votos, no tiene más que ponerse en contacto con la mafia calabresa: “¡Deme dos mil votos más!”, “¡Aquí los tiene bien frescos, a solo cincuenta euros la unidad!”, “¡Le doy el ticket de doscientos mil euros y no se hable más!” Hermanos de sangre. Historias de la N'drangheta, la mafia más poderosa, de Nicola Gratteri y Antonio Nicaso (Debate, 2009), descubre a siete mil trescientos cincuenta y ocho afiliados, sólo en Regio Calabria, dedicados al tráfico de drogas, el mercado del coltan congoleño, el tráfico de personas, la adjudicación de contratas con un 31% de descuento, la prostitución, la venta de armas, la usura, la eliminación de residuos tóxicos y nocivos, la remodelación de autopistas, las extorsiones y la infiltración en los diversos sectores de la economía real. La Comisión Parlamentaria Antimafia supone que la N'drangheta es una “tela de araña” que se incrusta en las personas y en las instituciones a las que representan, sirviéndose de miles de “cuellos blancos” insospechados. En relación con la política, no delega y milita incluso en los partidos. Nunca está en la oposición, siempre está en el gobierno. Ante el negocio, es capaz de doblegar la cultura de la violencia a los elegantes modos de la racionalidad financiera y económica.

Muchos progresistas -como José, a quien agradezco que siga ahí leyéndome e instigándome a escribir-, deben pensar si no es mejor que partidos políticos, de larga tradición o nuevos pero con profundas convicciones, nos propongan candidatos dentro de alianzas articuladas en un programa debatido democráticamente, en vez de que sean grupos opacos u organizaciones delictivas quienes nos los confeccionen. Dejo ahí la cuestión.

5 Comments
  1. Celine says

    Oiga, si el mejor discurso contra las listas abiertas son las mafias, apaga y vamonos. ¿Como, exactamente, las listas cerradas nos salvan y protegen de tan malvada y pérfida influencia?
    No sé, no es que yo sea un partidario de las listas abiertas, pero un poco más de seriedad.

  2. Dario says

    El comentario de Sauquillo no es exagerado pues el Estado en Sicilia tuvo que deshacer el gobierno de algunos municipios por estar absolutamente penetrados por la mafia. Ojo y cuidado con las listas abiertas

  3. Antonio says

    Laslistas abiertas podrían facilitar un mayor deber de rendición de cuentas de los representantes en sus distritos electorales. Tienen ventajas e inconvenientes (no es una alternativa perfecta, claro)

  4. Japmorilla says

    Las listas cerradas han permitido en este pais que mafiosos lleguen a ser presidentes de algunos organismos!

  5. Encarna e Indalecio says

    Nos da pánico que se desprestigue al conjunto de los políticos. Cuidado, no vaya a ser que a rio revuelto (catastrofismo), ganancia de pescadores (antidemócratas). El patio está muy convulso

Leave A Reply

Your email address will not be published.