Teleblanqueo

7

El bueno de Gao Ping dijo, en entrevista concedida a Intereconomía, que no sabía quién era Nacho Vidal. Y lo que es peor, que no había visto ninguna de sus películas. El entrevistador, uno de esos periodistas con aspecto de dependientes de El Corte Inglés tan habituales en las cadenas fachas, le miró entrecerrando los ojos. Gao Ping ni se inmutó: tenía los ojos entrecerrados desde el principio. Se mascaba muy poca tensión, la verdad. Grasiento, pasado de peso y con toda la caspa de la cadena a sus espaldas, el presentador sonrió por primera vez al empresario. “¡Ay, mentirosillo!”, parecía decirle con mirada torva de grajo.

Para limpiar su imagen de presunto delincuente Gao Pin eligió Intereconomía. Esperemos, por su propio bien, que se haya asesorado mejor a la hora de elegir su equipo de abogados. De no ser así le espera una larga temporada a la sombra…Ignoro si Gao Ping será el astuto cerebro de una red de blanqueo de dinero, pero en cuanto a blanqueo de imagen, el hombre está en pañales: nadie queda indemne tras pisar el plató de Intereconomía, un auténtico lodazal.

Publicidad

Ahí tienen a Mario Conde, otro empresario triunfador que, tras pasar por la sala de tertulias de Intereconomía, ha arrasado en la política. Quizá Gao Ping vio un día al ex capo de Banesto en esa cadena y pensó: “Yo no puedo ser menos que ese ganador”. Lo malo es que también viese ayer la entrevista con Aznar en “Los desayunos de TVE”. Ya está llamando Ping a Julio Somoano, flamante director de informativos de TVE, para pedir audiencia. Porque Aznar sí quedó como un señor en su conversación en la televisión pública...

“Hay que ordenar un Estado desbordado, insostenible e inútil, en constante centrifugación y destrucción”, dijo el ex presidente, pelo negro y bigote cano, para entrar en calor. Y se quedó tan ancho. Aznar lleva semanas de tour televisivo, y es difícil saber por qué: no tiene absolutamente nada que contar. Lo único que justificaría su presencia mediática es promocionar la venta del primer tomo de sus memorias, un libro que ya figura en mi estantería dedicada a pensadores. Justo entre “Cómo se fraguó la memoria”, de Winston S. Churchill y “El arte de molestar para ganar dinero” de Risto Mejide.

“Dígase al país la verdad”, advirtió finalmente Aznar, el señor de las Azores, el de las armas de destrucción masiva, con tono mesiánico y sin sonrojarse lo más mínimo. Nada más escuchar esas palabras Gao Ping sonrió, apagó la tele y se frotó las manos. ¡La tele blanquea de cojones!

7 Comments
  1. Mecacholo says

    Las arcadas me impiden ver el vídeo completo…

  2. qq says

    No creo que Gao Ping eligiera Intereconomía. Más bien supongo que Intereconomía habrá sido la única que habrá aceptado darle pábulo. Es la línea normal mamporrera de la cadena, que pinta de periodismo lo que no es más que caspa basurera. Pobre Gao Ping, me temo que nadie le dijo dónde se estaba metiendo, está ahondando su propia tumba.

    En cuanto a Aznar…. pues poco más de lo mismo. Supongo que, una vez las cadenas privadas han comprobado que es un bestial hundeaudiencias en potencia (si no lo habéis visto, echadle un vistazo a la «relajada» entrevista con Susanna Griso; ellos se descojonaban, lo malo es que no se daban cuenta de que eran los únicos), una vez comprobado esto, digo, no le ha quedado otra que tirar de contactos e ir a darle al onanismo en TVE. Tiembla, Dragó, que te surge un duro competidor en el intrincado arte de la eyaculación interior.

    Viva Hispañistán.

  3. Selito says

    ¿Interecono.?
    ¡Dios! ¿Qué le ha pasado a T5?
    ¿Le han cogido con los pantalones bajados o es que hay mieditis a más pérdida de publi?

  4. Neo says

    Yo apuesto a que el chino tenía contactos con gente de Interfelonía antes del escándalo y por eso ha ido a lavar a territorio amigo …

  5. Ángel says

    Creo que el señor Pérez de Albéniz debe hacérselo mirar. Su visión de la realidad debe estar mediatizada por la visión única del ojo izquierdo. Intente abrir los dos ojos a ver si así se le cura.

  6. Ramon says

    La banda de gentuza tan patriótica y noble que estafaba al fisco vía Gaopin y fondos Aznar-faes en Suiza ya tiene nombre: los co-chinos.

  7. juan josé de juanes says

    Leyendo el artículo y algunos comentarios al hecho de la entrevista o a las opiniones sobre Intereconomía, deduzco que Aristóteles goza de poca popularidad entre los firmantes y que sus neuronas se han ‘caído’ un pelín a lugares menos limpios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.