En defensa de los Paradores

7
Huelga Paradores Nacionales
Trabajadores de Paradores Nacionales, durante la huelga del puente de diciembre. / ccoo.es

Si le dijese que en estos momentos me estoy haciendo un tratamiento "Ingles completas caballero" (Men´s Full Brazilian) en el Parador de Mazagón (Huelva), le estaría mintiendo. Prefiero ahorrarme esos 45 euros y someterme mañana temprano al tratamiento de belleza y relax "Reafirmante de Coca Milenaria del Imperio Incaico" (Ancient Coca Firming From The Inca Empire). Son 90 euracos, pero prometen ser los 120 minutos más excitantes de mi vida. ¿Final feliz? No quiero ni pensarlo... Le cuento estas intimidades porque mientras bajaba hacia Huelva la radio escupía, como no podía ser de otra manera, noticias chungas: "Malos tiempos para los Paradores, otrora emblema de nuestro glorioso turismo nacional". Debía ser la COPE... En la SER se limitaban a advertir de los inminentes despidos de decenas de trabajadores, del cierre temporal de algunos de estos alojamientos, y de las nefastas perspectivas de estos hoteles tan exclusivos.

En muy poco tiempo han pasado de ganar dinero a perderlo: 1,4 millones de euros de beneficios en 2008, y 77 millones de pérdidas en 2011. Parece clara la mala gestión ¿verdad? Hace apenas un par de meses el Estado tuvo que inyectar 46,9 millones de euros para mantener con vida al enfermo. A otro individuo estas cifras le cortarían el rollo, pero no a un periodista de investigación de mi caché: acabo de confirmar el tratamiento "Reafirmante de Coca Milenaria del Imperio Incaico" para por la mañana, y añadir para después de la siesta una "Terapia Oro y Diamantes" (Gold and Diamonds Therapy) de 90 euros/120 minutos, reforzada con un extra que creo sin duda me merezco: depilación "Pecho y Glúteos Caballero" (Men´s Chest and Buttocks). Espero que cuartopoder responda cuando le llegue la factura...

Una empresa pública que disfrutó de una red de alojamientos exclusivos (palacios, conventos, edificios singulares...), el sueño de cualquier hostelero, se encuentra en la ruina. Un mala gestión, qué duda cabe. Ángeles Alarcó, ex mujer de Rodrigo Rato y ex asesora de Esperanza Aguirre, consejera delegada de esta empresa en crisis, acusa a la anterior dirección, presidida por un socialista amigo de Zapatero, de todos sus males. Entre todos la mataron, y ella sola se murió. ¿El futuro de los Paradores? No parece que sea necesaria una bola de cristal: despidos a cascoporro, cierres temporales, saneamiento de cuentas a cargo del Estado... y privatización.

Una vez privatizados, los paradores comenzarán a dar dinero. Pero ya no serán nuestros, de los españoles, sino de cualquier empresa de medio pelo manejada por algún primo de un concejal, por la cuñada de un consejero o por la hermana de un alcalde en funciones. Ya se que estamos hablando de ocio, de relax, de placer. Que esto no es una prioridad, como la sanidad o la educación. Pero lo cierto es que si nos roban los paradores, nos están robando algo importante. Se lo dice alguien que escribe este post bajo los efectos de un programa de "Renovación Facial" (Facial Renewal), mano de santo en cuanto a cuidados específicos para pieles sensibles y poco hidratadas, necesitadas de liftings que aporten elasticidad y disminuyan las arrugas. Y es que los periodistas, como usted a estas alturas debería saber, tenemos un rostro muy, pero que muy, sensible.

7 Comments
  1. qq says

    Al parecer, el sector del lujo es el menos impactado debido a la crisis. Si a los Paradores se les puede incluir en este sector, no deberían haber pasado a pérdidas tan rápidamente. Como dice Albéniz, más bien parece un ejemplo de mala gestión, quizá algo similar a lo que pasa con el AVE. Lo lamentable es que lo único que se nos ocurra para remediarlo sea privatizar y despedir gente. Hay otra forma de hacer las cosas, y si las empresas públicas (las pocas que nos quedan) se gestionasen con un poco de criterio, generarían dinero para todos, que siempre es bienvenido, y más en estos tiempos. Como lo público se pudre, contaminado por las manos grasientas de esta castuza política infame, ese dinero que debería ser para todos acabará en manos de unos pocos, con las manos tan mugrosas como las de aquellos amiguetes que les regalaron el negocio.

  2. Selito says

    ¡Loco! ¡Insensato!
    ¡NO te hagas las brasileñas, ue luego se enquistan los folículos, te sale bulto con pus y acabas en el cirujano!
    El culo te lo puedes depilar, especialmente si te gusta la caricia del cuero en forma de fusta….

    Dicen….

    PD: En Australia ya han salido algunas sentencias de malos gestores que han sido condenados por un juez por su mala gestión. Lástima que estemos en las antípodas: No hay juez pa tanto chorizo inútil….

  3. Mecacholo says

    ¿Será tan difícil de acabar con el círculo vicioso, tan obvio, de desprestigiar lo publico para luego privatizarlo? Quizás, de lo simple que es el método, sea difícil erradicarlo. Se están cargando todo y nosotros, mirando.

  4. Una priedra en el camino says

    Lo aberrante es que una red pública de establecimientos hoteleros esté haciendo la competencia al resto del sector gracias, en parte, a los impuestos con que el Estado machaca a todos los empresarios hosteleros. Demencial. Y, encima, para beneficio de las clases medias y altas que son las que suelen alojarse en los Paradores. Como lo del AVE. Para mear y no echar gota.

  5. Carlos G says

    Nunca me he alojado en un parador, ni tenía pensado hacerlo. Era prohibitivo para mi economía, y seguiría siéndolo. Así que lo único que siento son los despidos. Por lo demás, me es indiferente. ¿Símbolo de un país?, pero si vamos camino de la vuelta a las cartillas de racionamiento.

  6. Luisa says

    Vaya por dios, hombre, hasta en los años que más turismo llega tienen pérdidas los paradores. ¿Pero cuanta pasta se estarán llevando cruda esos chorizos de mierda?

  7. Neo says

    La Junta de Andalucía, mientras cierra empresas turísticas públicas como en Marbella, solicita quedarse con la parte de Paradores que están en su territorio … ¿contradicción? … ¿ir a la contra? … raro, raro, raro …

Leave A Reply

Your email address will not be published.