Leyes de campo y playa

6
Imagen de la Nava de Don Diego, en el término municipal de Los Navalucillos (Toledo), uno de los montes públicos que la Junta de Castilla-La Mancha quiere privatizar. / ecologistasenaccion.org

La especulación no conoce fronteras. Como la corrupción. Especulación y corrupción se mueven como las aves migratorias, mecidas por los vientos recios, siempre a favor de las corrientes, en busca de alimento y buen clima. La especulación y la corrupción son hermanas gemelas, no pueden vivir la una sin la otra: forman una alianza enfermiza que dura décadas. La miseria que vivimos hoy es consecuencia del éxito de estas dos bastardas. “Hemos demostrado que somos de fiar”, dijo Mariano Rajoy en el Debate del Estado de la Nación. Pero a estas alturas todos sabemos que es mentira: corruptos y especuladores no son de fiar. Nos lo recuerdan cada día, y algunos días hasta dos veces…

Justo cuando María Dolores de Cospedal pone en marcha su peregrina idea de privatizar un 30% de los montes públicos de Castilla La Mancha, el Partido Popular aprueba una nueva Ley de Costas que, entre otras cosas, justifica el aumento de concesión de ocupación del Dominio Público Marítimo Terrestre y propone la amnistía a proyectos urbanísticos en 10 zonas costeras “No es verdad que en España haya un estado generalizado de corrupción. Eso es insidia”, insiste un Rajoy al que quizá no hayan comunicado aún que Bárcenas, hasta hace poco su tesorero, tiene 22 millones de euros en Suiza. O que su partido ha facturado millones a la trama Gürtel.

Publicidad

cuartopoder lo ha contado de maravilla: Cospedal quiere vender los montes de los castellano manchegos para recaudar 45,6 millones de euros, el 0,6% del presupuesto autonómico. La mitad de esos montes forman parte de la Red Natura 2000, un espacio de protección creado en 1992 para asegurar la pervivencia de las especies y los hábitats naturales más amenazados de Europa. Es decir, que la presidenta de Castilla La Mancha quiere vender algunas de las joyas naturales de nuestra región, patrimonio de los ciudadanos, para financiar su incompetencia y camuflar su mala gestión.

La nueva Ley de Costas desprotege las costas y favorece la privatización del litoral. “La principal medida que contiene este documento es la de ampliar las concesiones en otros 75 años, además de los 30 ya concedidos, y permitir la compra-venta, lo que equivale a tener en propiedad un espacio público prácticamente de por vida”, aseguran los informes de Ecologistas en Acción. Es decir, que estamos ante una privatización encubierta. Un robo de guante blanco tan miserable como el que pretende ejecutar Cospedal con los montes de los castellano manchegos.

cuartopoder es un medio excepcional, y ha abierto su web los últimos días con estos temas excepcionales. El resto de medios, puede que deslumbrados por el Debate del Estado de la Nación, no están dando la importancia que merecen a dos noticias demoledoras. El País ni siquiera incluyó la Ley de Costas en portada del miércoles, espacio en el que sí dejó un hueco para la derrota del Malaga en Oporto. Muy mal hecho, puesto que lo que está en juego no es solo nuestro futuro, sino el futuro de nuestros hijos, y el de los hijos de nuestros hijos.

Los tiempos de crisis económica son los peores tiempos para el medio ambiente, el último mono en el estado de una nación. ¿A quién le importa un bosque, un micro mamífero o un acantilado cuando se está desahuciando a la gente? Solo a aquellos capaces de ver más allá de sus narices y creer en el futuro. Solo a aquellos capaces de combatir la especulación y la corrupción, enemigos naturales del campo y de la playa.

6 Comments
  1. Mecacholo says

    Tengo en mente una iniciativa, quizás ilusa, no lo sé (parezco La Rosa), desde que me he enterado de esto. ¿No se podría crear una plataforma, caso de que esta salvajada se llegue a perpetrar, que se encargue de: 1º) detectar quiénes son los compradores; 2º) hacer públicos sus nombres e intereses; 3º) organizar un boicot salvaje a esos intereses? Creo que sería la forma más eficaz de echar para atrás esta iniciativa: que los posibles compradores vieran que no les es ni económica ni socialmente rentable comprar lo que es de todos.

  2. qq says

    Bueno, en realidad, a Cospedal ni le importa el medio ambiente, ni los animales. Pero tampoco los desahucios, ni en general las personas. Sólo le importa ella misma y sus amigos.

  3. Selito says

    Cada dia está más cerca el dia en que se privatice el aire que respiramos… Que será caro y polucionado, claro….
    Y el que lo quiera limpio, ya sabe: A comprarse un cacho bosque, lo barra y luego se pierda.
    No es mala idea, si se piensa bien.

  4. Albert says

    Nos venden. Así de sencillo. Para acabar con todo el patrimonio común, para acabar con toda libertad y esclavizarnos lanarmente. Para forrarse.
    Mientras que viva España. Agitemos la rojigualda futbolera mientras nos despluman felices, patriotas.

  5. Carlos G says

    La especulación y la corrupción, enemigos naturales de la vida en general, del campo, de los animales y de las personas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.