Cartografía del horror franquista

12
Mapa_de_fosas_Ministerio_Justicia
Mapa de las fosas y víctimas elaborado a raíz de la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica. / memoriahistorica.gob.es

Investigadores del Holocausto Memorial Museum de Washington han elaborado un estudio que cifra en 42.500 los llamados “Campos de la muerte” creados por Hitler. Muchos más de los 7.000 que se estimaban. También aumenta la cifra de víctimas de esos centros de reclusión y tortura, que asciende a entre 15 y 20 millones de personas, en su mayoría judíos. La noticia ha espantado a todos: “El mapa del horror nazi se ensancha”, titulaba a toda página El País. Incluso la prensa conservadora ha mostrado su asombro: “El mayor estudio del Holocausto afirma que hubo más de 15 millones de víctimas”, rezaba ABC. “Los campos de exterminio nazi eran más de 42.000”, se podía leer en La Razón.

Nos sobresaltamos con las cifras del holocausto nazi, el infierno europeo, pero nos cuesta trabajo asumir nuestra propia maldad, reconocer a esas víctimas del franquismo abandonadas en cunetas y fosas comunes.

Los mismos medios que actualizan las cifras del  genocidio nazi, que muestran su consternación ante el aumento del número de víctimas del III Reich, miran para otro lado cuando se les recuerda que en la web de la Memoria Histórica de nuestro Gobierno se encuentra un mapa que “contiene hasta la fecha más de 2.000 fosas existentes en el territorio español y sobre las personas allí enterradas”.

Nos espanta saber que hubo 30.000 campos de trabajo forzado, 1.150 guetos judíos, 980 campos de concentración, 500 burdeles de prostitución obligada, miles de centros para practicar la eutanasia sobre personas dementes y mayores o forzar abortos… Pero nos negamos a ver nuestras propias miserias, a solucionar deudas no tan viejas, a reparar en lo posible a las víctimas del fascismo español.

¿Para cuándo una verdadera cartografía del horror franquista?


loading...

12 Comments
  1. Mecacholo says

    Eso es lo de la paja y la viga en el ojo. Lo mismito.

  2. qq says

    Es que, para muchos todavía, Franco era un hijo de puta, pero era ‘su’ hijo de puta. Les hizo mucho trabajo sucio, el general, y claro, no es cuestión ahora de remover el pasado, no vaya a salir mucha más mierda de la que ya tienen. Y se llaman a sí mismos demócratas.

  3. Pepa says

    Brutal.

  4. Memoria frágil says

    Y personajes como Trapiello escriben novelas infames poniendo equidistancia entre el terror sistemático del franquismo y «las checas» en la retaguardia republicana. No hay más que estudiar lo ocurrido en las provincias de Sevilla, Huelva y Badajoz nada más darse el golpe de estado para comprobar que la actuación del ejercito golpista repetía pautas de represión utilizadas en el Rif veinte años antes, fusilando indiscriminadamente al 10% de la población de los pueblos que iba ocupando sin resistencia, y de todos los que les habían hecho frente en casos como el de Badajoz capital.

  5. Memoria frágil says

    Recomendable el documental «La columna de los 8.000» sobre el ataque a una columna de civiles desarmados por parte de los franquistas en agosto de 1936. https://www.youtube.com/watch?v=ZxOWYmRicyA

    Caso similar a los desplazados de Málaga hacia Almería, bombardeados por la aviación franquista y los buques de guerra italianos, pero menos conocido.

  6. Rodrigo says

    Incluso la prensa conservadora……. Es usted patético

  7. Selito says

    Lo que en casa de mi vecino es pecado, en mi casa es virtud….
    O, adaptado a la marca España: Lo que en casa de mi vecino es un horror, en mi casa es pasado y déjalo correr, no reabramos heridas….

  8. Albéniz says

    Sí Rodrigo, prensa conservadora. Leido en ABC en un texto sobre el reparto de subvenciones para la Memoria Histórica: «La Bardem y sus acólitos estan de enhoramala: se les terminó el chollo».

  9. República, no esto says

    País alucinante, pero recordemos que los jefes de la «izquierda» de 1978 fueron dos personajes, Felipe González y Carrillo, que colaborron con el ocultamiento de esta barbaridad porque lo único que querían era poner sus posaderas en cómodos y bien pagados sillones. Así se hizo la Transición esa. ¿Transición a qué cosa?

  10. antonio casero says

    En la isla de Formentera había un campo de concentración en donde habían menorquines, mallorquines y de otros lugares de la península.

Leave A Reply

Your email address will not be published.