Dos noticias

3
José Ortega Cano, el martes, durante el juicio por un presunto homicidio imprudente en un accidente de tráfico. / R. Caro (Efe)

El diario El País informaba ayer mismo del comienzo del  juicio al torero José Ortega Cano por un accidente de tráfico mortal. Y lo hacía a todo trapo: cinco columnas, foto a cuatro, más de media página impar, para un diestro acusado de homicidio imprudente y dos delitos contra la seguridad vial por triplicar la tasa de alcohol permitida.

En el mismo diario se informaba también de la fuga de científicos españoles a Estados Unidos. Un breve de ocho líneas, apenas 42 palabras, en el final de una página par, para contar que en los últimos 15 meses el CSIC ha perdido 1.280 puestos de investigación.  Y recomendaban al lector, que acababa de pagar 1.30 euros y quería ampliar esta información que se conectase a la web gratuita del periódico...

Publicidad

Ortega Cano asegura que sólo se "mojó los labios" con una copa de cava. Carne de telebasura y prensa rosa. Amaya Moró, investigadora del CSIC, relata la huida de cerebros científicos formados en España a instituciones científicas norteamericanas. Un drama social.

Las dos cosas deberían avergonzarnos. Y la tercera, la que nos ocupa hoy, también: el mejor periódico de España apuesta por el espectáculo. La información frívola crece sin cesar en los medios, incluidos los más fiables, sólidos y prestigiosos. Secciones sobre celebritis, es decir, sobre intimidades de famosos y famosetes, ganan presencia en detrimento de otras menos comerciales, como ciencia, medio ambiente o cultura.

En los tiempos duros que vivimos, ¿es coherente apostar por la frivolidad? Cuestión de supervivencia, dirán desde administración. Como consumidor de información no tengo dudas: no me importa nada la historia de Ortega Cano, y no estoy dispuesto a pagar por unos detalles ("Me refugie en la bebida unos meses después de la muerte de mi mujer, pero luego desapareció para siempre") a los que puedo acceder de manera gratuita a través de todas las televisiones. Por contra, cada vez me interesa más el medio ambiente, la ciencia y la cultura, y exijo más amplitud y calidad en estas informaciones. Sobre todo cuando pagó por ellas.

No se trata sólo de sobrevivir. Se trata de hacerlo con dignidad.

3 Comments
  1. Mecacholo says

    Presionemos a quienes toman esas decisiones con nuestro consumo: démosles el claro mensaje de que su política no les será rentable. Esa será la única forma de conseguir que se hagan las cosas como queremos.

  2. Selito says

    Como ya comenté en el Desco, el que esté interesado que eche un vistazo al Documentos TV de la 2 del pasado domingo (¿o fue el sábado?): Uno de los reportajes hablaba de esto mismo en USA, de cómo en los últimos 30 años los media cada vez informan menos y recurren más al entretenimiento fátuo, cómo se pasan por el forro los controles infantiles y los políticos, bien adobados por esos mismos media, miran para otro lado, centrándolo además en el uso sexista de la info para llamar la atención al espectador. Muy recomendable y buena muestra que esto parece ser una maniobra generalizada

  3. qq says

    Pan y circo, lo de siempre. Solo que a menos pan, más circo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.