La guerra sucia de Figar

23

Agustín Moreno *

La consejería de Educación de Madrid ha lanzado una ofensiva contra la escuela pública que hay que calificarla de auténtica guerra sucia. Lo hace por tres vías: la manipulación informativa para desprestigiar al profesorado, el ataque al empleo público, y el recorte de derechos, libertades en los centros y la represión para intimidar a los docentes.

Hay que preguntarse qué hay detrás de esta nueva ofensiva. Porque llueve sobre mojado. Recordemos la campaña que inició Esperanza Aguirre, jefa y madrina de Lucía Figar, el curso pasado para imponer unas instrucciones que despidieron a miles de interinos y elevaron la jornada en secundaria. Entonces hablaban de vagancia, privilegios para imponer sus recortes. Porque lo que pasa en Madrid se acaba extendiendo a toda España, al actuar de avanzadilla en los recortes y agresiones.

Publicidad

1. Han filtrado un supuesto “estudio” sobre las últimas oposiciones de primaria celebradas en Madrid. Y ha provocado titulares de este tipo: “Maestros suspensos en primaria. El 86% de los aspirantes a una plaza docente en Madrid no pasó la prueba de conocimientos. El test incluía preguntas que debe responder un alumno de 12 años”. Y se acompañaba de un catálogo de anécdotas: faltas de ortografía e ignorancia de datos matemáticos y geográficos. Según se quejan y denuncian los sindicatos, no han tenido acceso al contenido de este informe que  la consejería ha difundido con la lamentable colaboración de algunos  medios de comunicación.

En primer lugar, hay una burda manipulación cuando se intenta dar a entender que el 86% de los que suspendieron son los mismos que pusieron algún disparate o falta que han buscado afanosamente. Se traslada la imagen de unos opositores ignorantes y se crea alarma social sobre el profesorado de la educación pública. Pero esto no es así: Habrá algunos aspirantes (que no interinos) que den respuestas anecdóticas o erradas. Pero no supone que todos los que no obtienen la plaza digan barbaridades. Y mucho menos en una oposición donde se convocan plazas (489) tan solo para el 3,4% de los aspirantes presentados (14.110).

Siempre habrá opositores que pongan disparates o errores. Por la altísima tasa de paro existente habrá aspirantes que se presenten a probar suerte o a ver cómo es el procedimiento para preparar a fondo futuras oposiciones. No tengo ninguna duda de que si una prueba equivalente se les pasase a diputados, asesores políticos y a miembros de la llamada clase política, podrían aparecer resultados bastante parecidos.

Tampoco se puede comparar, porque no tiene nada que ver, un control para alumnos de 12 años con la prueba a los opositores a profesores de primaria. Si la oposición se basase en una prueba igual a la que hace un alumno de 6º de primaria, habría que decir que la consejería es una incompetente. Y la verdad es que lo es, pero por otras cosas: el desastre de un modelo de oposición que duró varios meses volvió locos a los aspirantes y provocó cientos de reclamaciones por chapucero.

No es cierto que suspender una oposición inhabilite para un buen ejercicio de la profesión de maestro. Conozco, y todo el mundo conoce, excelentes profesores que han suspendido la oposición alguna vez y la han aprobado varias veces sin plaza, y sería una gravísima injusticia y desperdicio expulsarles de interinos de la función docente. Hay un sistema perverso de oposiciones, con raquíticas Ofertas Públicas de Empleo, que permite aprobar la oposición sin plaza. Ello solía dar derecho a trabajar como interino, pero ahora quieren que sólo se pueda trabajar hasta que suspendan otra oposición.

Por mi experiencia como miembro de tribunal (en este caso en oposiciones de Secundaria) he visto que aprueban entre el 10 y el 15% de los aspirantes las primeras pruebas, que son de una gran dureza por el alto número de temas teóricos y  ejercicios prácticos. Y en la “encerrona” final (comparecencia para exponer ante el tribunal), apenas se da una plaza por tribunal de aproximadamente un centenar de opositores, aunque depende de las especialidades. Dada la limitación de plazos tan estricta que tiene el tribunal para acabar el proceso, entregar las notas y colgarlas en el sistema informático, se da  un gran rigor en la evaluación, del que no se puede deducir la falta de capacitación de una gran parte de los opositores. Esta archidemostrado que la calidad del profesorado público, incluido el profesorado interino, es muy alta, la mejor posible, dado el durísimo sistema de selección que se practica.

2. ¿Qué persigue la consejería con esta campaña? Los objetivos de la consejería son evidentes: influir en plena campaña de matriculación y romper el mercado de trabajo en la educación pública y, como el curso pasado, busca desprenderse de miles de profesores /as interinos.

Todos los años por estas fechas aparecen movimientos de este tipo con el ánimo de influir en la decisión de las familias que se están planteando la matriculación de sus hijos e hijas en los centros públicos o privados-concertados. Como parece clara la gran cualificación del profesorado de la educación pública, crean alarma social para intervenir sobre las familias en unos momentos en los que la crisis está reforzando el flujo de matriculación hacia la pública por las dificultades económicas de muchos hogares.

Por otro lado quieren acabar con el sistema de acceso a la función pública y dejarlo en algo residual. Por dos vías: la modificación del acuerdo sobre interinos que supone despreciar casi totalmente la experiencia (14% de peso) y la formación docente, y que sea la nota de la oposición (80%) la que determine la posibilidad de trabajar como interino. Esta ruptura unilateral por la consejería del acuerdo existente conducirá a aumentar la precariedad y la rotación del colectivo, y a la pérdida de excelentes profesionales que en cuanto fallasen en una oposición se quedarían fuera del sistema al no tenerse en cuenta prácticamente la experiencia.

Además, al trabajarse con listas muy escasas de profesorado interino se abriría una gran puerta a la contratación a dedo de nativos para los centros bilingües (que hasta ahora ha sido ilegal, por lo que la consejería ha sido acusada de prevaricación en denuncias sindicales ante los tribunales). Si unimos a lo anterior: a) que se están generalizando cada vez más los centros bilingües; b) que no quieren permitir que se habiliten los interinos que no estén trabajando; c) el reforzamiento del poder de los directores previsto en la ley Wert, que podrán contratar clientelarmente a  una parte de sus profesores, nos encontraremos en un futuro con un elevado porcentaje de las plantillas que no pasarían por mecanismos de selección basados en la igualdad, el mérito y la capacidad como establece la Constitución.

Y aquí no vale implantar un modelo de contratación sin oposiciones, dada la tradición  de nepotismo y enchufes que ha existido en España. Contratar como en Finlandia cuando aquella es una sociedad que vela por el bien común y la nuestra por el individual y donde existen personajes como Baltar, para saber de qué estamos hablando, es dejar que las élites del poder acaparen el empleo público para sus familiares y amigos y compañeros de partido.

Uno de los vehículos que se utilizan para este destrozo laboral es el programa bilingüe, del que está tan orgullosa Aguirre, y que nunca se ha  evaluado. Además de estos efectos perversos sobre el profesorado (desplazamientos, pérdida de derechos en el reparto del trabajo en los departamentos, contratación a dedo…), para conseguir un inglés a nivel de conversación se devalúan sus conocimientos en otras materias fundamentales. Y, sobre todo, genera una grave segregación entre el alumnado que se convierte en estructuralmente perversa desde el punto de vista pedagógico. El nivel de inglés es la excusa para formar grupos separados de alumnado que va bien y otros grupos con los que tienen graves dificultades. Nos encontramos así con situaciones que desde el punto de vista académico y de la convivencia pueden convertir la escuela en un riesgo para muchos alumnos, en vez de en una oportunidad para todos. Todos estamos obligados a reflexionar sobre esta realidad para que, en la práctica, no se le esté negando a ningún niño ni adolescente el  derecho a la educación y para mejorar la calidad educativa global.

De la represión y recorte de libertades y derechos en los centros públicos a través de la prohibición de actos para hablar de la ley Wert, sanciones a equipos directivos y determinadas actuaciones de corte macarthista sobre profesores absolutamente inocentes para intimidar al colectivo hablaremos en otra ocasión con más espacio.

Con esta infame campaña de la consejería parece como si se quisieran vengar de las críticas que recibieron el curso pasado cuando en sus propias circulares abundaban las faltas de ortografía. Anuncian, también, nuevos recortes y agresiones en el marco de la aplicación de la ley Wert, contra la que urge movilizar a toda la Marea Verde, es decir, a  toda la comunidad educativa y a nivel estatal. Los profesores seguiremos haciendo bien nuestro trabajo, seguros de que el desprecio de nuestros responsables políticos se compensa con el reconocimiento de los ciudadanos que valoran positivamente nuestro compromiso: según el CIS, el 74% (febrero de 2013), y según Metroscopia, el 86% (enero 2013). En el extremo opuesto está el Gobierno y ministros como el de Educación con un apoyo a su gestión del  -74% y -56%, respectivamente.  Así que hay que estar tranquilos. Para la ciudadanía, los “buenos” y los malos siguen siendo los mismos. Lo que hay que evitar es que despidan otra vez a miles de compañeros y compañeras interinas que también son responsables de esa valoración positiva del profesorado de la educación pública porque juegan un papel imprescindible en las aulas.

(*) Agustín Moreno es profesor de Enseñanza Secundaria en Vallecas (Madrid) y miembro de la Marea Verde.
23 Comments
  1. Patapum says

    No sé si la campaña es demasiado buena. En cuanto alguien quiera comparar, la pregunta (aceptando sus datos) podría plantearse como: «pues si los que van a la concertada y privada ni siquiera fueron capaces de aprobar una oposición… cómo tiene que estar el nivel ahí».

  2. Beorn says

    No sé, … lo mismo hay que contraatacar con la misma moneda. Es decir: ¡Qué burros son en la Consejería de Educación, para no saber distinguir quién es un aspirante de quién ha conseguido sacar una oposición!

    Habitualmente, presuponemos el entendimiento inteligente de la situación por parte de los políticos, y eso es algo que ellos nos quitan. esa suposición, a pesar de haber oposición de por medio.

    Creo que habría que centrarse, en lugar de justificarnos, como docentes, en devolver con su misma moneda, haciendo ver a la sociedad que son muy, pero que muy burros, e INCOMPETENTES al no saber distinguir quien aprueba de quien no aprueba un examen de oposición, a la que es LIBRE que se presente quien quiera, siempre que reúna los requisitos adecuados.

    Saludos

  3. Rechel says

    Usted es una excelente persona con una sensatez extraordinaría, me gustaría que personas como usted defendieran nuestros derechos en la prensa y televisiòn, y que nos representara en los sindicatos.
    Hay un gran problema en nuestro país , los políticos corruptos , pero además muchos representantes sindicales no valen para nada , no saben defender nuestros derechos y no se implican en absoluto en solucionar los problemas graves que existen en la educaciòn pública.
    Los interinos y maestros de carrera deberíamos ser plataformas unificadas con representantes en los colegios e institutos, universidades para estarinformados siempre de todo lo que sucede.Los sindicatos están comprados y no informan de lo que sucede el día a día.
    El ministro de educaciòn debería dimitir , así como el presidente de la comunidad de Madrid y fundamentalmente su consejera Lucia Figar .
    La soluciòn ;nuestras leyes educativas deberían ser a nivel internacional , un calco de la educaciòn de Filandía, Italia…. como ejemplos,conun sistema pedagógico basado en el desarrollo integral del niño y una educaciòn pública 100 por 100, y los politicos destinados a la educaciòn y a la sanidad en España todos a la calle.

  4. juanjo says

    Efectivamente, la cosa es así. Agustín lleva razón. Se trata de una inmisericorde campaña contra la enseñanza pública por parte del PP, comenzada hace años y llevada a su grado máximo por E. Aguirre y L. Figar.
    La situación de una persona ante los ejercicios de la oposición no es, precisamente, de lo más idóneo para mostrar su nivel cultural. Estrés, escasez de tiempo, recuerdos repentinos, correcciones precipitadas, despistes, etc., acechan al opositor cuando se halla ante el examen y, claro, todo ello contribuye a que salten los despistes más peregrinos.
    Pero mientras que hace unos años tales despistes eran considerados como meras anécdotas curiosas y, a veces, hasta divertidas; hoy la Consejería de la comunidad de Madrid las aprovecha para escupirlas a la cara de los docentes y de la propia educación..
    La indecencia manipuladora, pues, no puede ser mayor
    Pero, al parecer, tanto a L. Figar como a otras joyas del PP eso de manipular, como diría, el castizo se les da de puta madre, como se pone de relieve por la columna tan mendaz como rastrera llevada a cabo durante los años del Gobierno socialista
    Por ejemplo, a mediados de julio de 2007, E. Aguirre lanzaba contra la Ministra Cabrera la calumnia de que se servía del Cómic de Alí Baba y los cuarenta maricones en las clases de Educación para la Ciudadanía. Y, por aquella mismas fechas, la propia Figar, en compañía de la Ministra Pastor.
    a) Se servía de los resultados del Informa Pisa de 2003 (fecha en que el PP, o sea, ellos llevaban 7 años en el gobierno) para desacreditar a la LOE y cuantas iniciativas educativas había puesto en marcha el ejecutivo socialista.
    b) Acusaba a la LOE de permitir pasar curso con 4 suspensos
    c) A la asignatura de Educación para la ciudadanía de elogiar las dictaduras comunistas, atentar contra los derechos constitucionales de los españoles, calificar de democracias los gobiernos de Lenin y Stalin, adoctrinar a los escolares, elogiar a políticos del PSOE, intentar imponer una religión laica y otras lindezas por el estilo.
    d) Tergiversar hasta límites extremos 7 manuales de dicha asignatura, para, de uno modo absolutamente mendaz y rastreros, hacerles decir no sólo lo que no decían, sino lo contrario de lo que decían. Las tergiversaciones, ya es sí, eran evidentes. Pero, su afán tergiversador no quedaba aquí, sino que sirviéndose de estos manuales, la transferían a la propia asignatura, al Ministerio de Educación y hasta al propio gobierno.
    Por otro lado, tampoco es moco de pavo, el ataque contra la Educación p ública llevada a cabo en la Universidad de los Legionarios de Cristo por otro consejero de Aguirre, Luis Peral, en marzo del 2007.
    Y en fin…

    Juan J Abad

  5. jquilez says

    A ver si la gente te hace caso. Este gobierno se está gastando nuestro dinero en asesores expertos en manipulaciones como las que usaron para boicotear las elecciones catalanas y en fontanería retórica como los repugnantes «finiquitos en diferido», «salarios simulados», «ajustes», etc.

  6. Lady chapuzas says

    Teniendo en cuenta que en la enseñanza privada están los que no han conseguido aprobar una oposición……
    ¿Qué enseñanza prefieren ustedes para sus hijos?

  7. rmartini says

    No se puede ser más conciso ni más preciso, pero el ememigo es taimado…

  8. krachno says

    Que no olviden, que solo los mejores profesores iran a la escuela publica, el otro 86% de supuestos incultos irán a la concertada y la privada

  9. Batanero says

    Figar me ha convencido: Voy a llevar a mis hijos el próximo curso a un colegio o del OPUS o de los Legionarios de Cristo, ya que allí les darán una buena moral basados en las vidas ejemplares y de sacrificio de sus fundadores: San José María i Marcial Maciel

  10. empánidos says

    Una pena porque acabaremos todos siendo unos «castrati», si se me permite el simil; tal y como nos llevan tratando a asignaturas «maría» como música y dibujo…
    ¿y del bilingüismo qué decir? Los que lo estamos sufriendo con los nativos… preferimos callar.

  11. andr says

    El artículo es el enésimo mensaje de corporativismo defendiendo a los que están en el juego para frenar la entrada de los nuevos profesores con mayor formación (en teoría)… y en culpabilizar de todo a Figar.

    En lugar de ver que hay un problema grave en el sistema de elección de profesorado y en lugar de criticar la cagada de los aspirantes a maestros en los exámenes de oposición, lo mejor es criticar y culpabilizar a los otros. La casa sin barrer.

    Queremos ser Finlandia, con un sistema educativo en el que cualquier puede entrar, mientras que en Finlandia las oposiciones para profesor, no es que sean precisamente sencillas donde solamente entra el 10% y necesitas un máster previo http://www.avatargeneration.com/2013/01/theres-no-homework-in-finland/

    La mejor defensa de la escuela pública sería pedir que en la escuela pública estuvieran los mejores pero los sindicatos y ahora la «izquierda» lo único que defiende es la superveniencia del sistema de interinos en el que de nada sirven los méritos que tengas o el examen que tengas, porque si estás en el sistema… tienes todo ganado.

  12. guandar says

    Llevo ya 6 cursos trabajando como interina y te digo que por estar en el sistema no tengo nada ganado. Trabajamos concontratos temporales y en esta comunidad por sueldos inferiores a otras de España. Cada dos años se nos vuelve a evaluar por tribunales que tienen prefijados unos porcentajes de aprobados, es decir, que no pueden aprobar a más de x personas. Yo tengo además de la diplomatura el primer ciclo de historia y grado medio de piano(8 años de piano), y esta es la única comunidad que va a dejar de valorar la formación, reduciéndose a 0,25 por expediente académico (en el que por cierto tengo premio extraordinario). Te aseguro que yo no puse esas barbaridades en el examen, pero de entre más de 10000 opositores puede que algún burro las pusiese. En cualquier caso la oposición no es ese examen, sino que hay hasta 5 exámenes repartidos en dos fases eliminatorias. Teniendo el cuenta que cuando reclamas no tienes derecho a ver tu examen ni a que te den ningún tipo de explicación sobre el suspenso salvo que inicies un contencioso administrativo, es decir, un proceso por vía judicial… Ya me dirás tú cómo demostramos que lo que se filtra a la prensa es interesado y manipulado, que lo es. Esta gente tiene más cara que espalda.

  13. Toniprof says

    Como docente, empiezo a tener una cierta sensación de cansancio a la hora de que a todo lo relacionado con la educación se le haga una lectura política, y si empezamos a no mirarnos tanto el ombligo??, y si dejamos de ver fantasmas y enemigos por todos los frentes?? y si empezamos a exigirnos un poco más como profesionales??

  14. Fdo. says

    Es verdad que hay que exigir conocimientos y competencia.
    También lo es que hay quien comete errores como los que dice la prensa.
    Hasta ahora estas cosas, de forma anónima, eran objeto de chascarrilos y bromas.
    Hoy día hay quien, desde la administración, contrata a estas personas para actividades docentes y además va y nos lo cuenta.
    Poco avanzamos.

  15. manuela rodriguez bajo says

    Que contestaciones esperamos de la enseñanza concertada cuando la mayoria son familiares enchufados a dedo? Los disparates son los que más resplandecen.

  16. ihc says

    Estoy de acuerdo con la mayoría de las cosas que se mencionan en el artículo, no tanto con algunos comentarios. Me gustaría recordar que las generalizaciones son malas en todos los sentidos. Jamás he utilizado las expresiones que califican a los funcionarios de vagos, etc. porque son totalmente injustas y sólo buscan desprestigiar, pero en cambio tengo que aguantar que se generalice a la concertada con un tipo de profesorado y con una ideología concreta. Soy profesor de un centro concertado que no pertenece a ninguna congregación religiosa , no soy familiar de ningún miembro de la dirección del centro, ni de lo socios de la cooperativa, fui seleccionado tras entrevista, prueba y gracias a mi amplia experiencia acumulada en otros campos relacionados con la educación informal. La mayoría de mis compañeros han sido seleccionados de la misma forma. En mi centro no tenemos ningún sistema para «elegir» los alumnos y no cobramos ni un duro más de lo que debemos cobrar a los alumnos. Se que otros centros concertados lo hacen y que en la Comunidad de Madrid se está favoreciendo una concertada que a los primeros que avergüenza es a los que trabajamos en la «otra» concertada, pero hay muy buenos profesionales y centros que no tienen que ver con esto. Por todo esto me gustaría que se evitaran esas generalizaciones que lo único que hacen es confundir y desprestigiar, también injustamente, a otros profesionales de la educación.

  17. Carlos2009 says

    Por esa regla de tres, los profesores de la escuela privada, que no han pasado ninguna oposición, serían unos analfaburros y seguro que no es así. Además, quién si ´ha demostrado sus conocimientos ha sido la jefa de la susodicha, con aquello de la pintora Sara Mago y otras muchas genialidades, se supone que asesorada por su Consejera de Educación.

  18. laciberprofe says

    Yo soy interina desde hace 13 años durante los cuales he sido tutora de varios niveles de Primaria, profesora de compensatoria, de Garantía social y además especialista de inglés. Me he formado y sigo haciéndolo cada año para estar preparada, dado que nunca se sabe que tendré que enseñar ni a quien.
    Realmente estoy cansada de este desprestigio continuo y gratuito.
    Sólo porque sacarme la oposición no sea una prioridad en mi vida no significa que mi calidad como profesora sea inferior al resto.

  19. Nacho says

    En Finlandia no hay oposiciones a profesor. Se pasan entrevistas y se elije al que se considera mejor para el puesto, que no es vitalicio.

    No es problema de dinero, ya que España no ha gastado menos que otros paises de nuestro entorno en educación. Quizá el problema esté en otro sitio, y que entre leyes, gestores, profesores y padres, algo tiene que ver en la mala educación de nuestros alumnos.

    Le pongo lo que escribió ayer Pérez Reverte:

    «¿Cuántos españoles superaríamos esos resultados si nos enfrentaran al mismo examen?

    ¿Hasta qué punto los mas infames entre esos 12.197 no son reflejo exacto de la situación general en una España mal educada e inculta?

    ¿Qué esperaban en ese examen? ¿Nebrijas? ¿Montaignes? ¿Cervantes? ¿Newtons? ¿Erasmos de Rotterdam? ¿En una España que ni lee ni escribe, que ni sabe ni desea saber?

    ¿En una España donde cuatro millones de fascinados ciudadanos están pendientes del bañador de Falete?

    Una España donde cada vez que oyes expresarse en público a un político se te cae la cara de vergüenza.

    Una España donde la ex ministra M.A. Trujillo afirma que estudiar Geografìa, ríos y cosas así, es educación franquista.

    Una España donde se impide a los profesores suspender por faltas de ortografía. Y si lo hacen, un juez les quita la razón.

    Una España donde telediarios y titulares de periódico parecen redactados, a veces, por gañanes analfabetos.»

  20. grupo retablo says

    Desmantelan todo el estado, de aquí a 3 años no quedará pìedra sobre piedra, el dinero público pasará a manos privadas y todo con el consentimiento del PSOE, por este motivo no dimite Rubalcaba, son los dos grandes partidos neoliberales disfrazados de izquierda y derecha, tras ellos OPUS DEI Y LOS MASONES, bancos y grandes multinacionales, con un padre Wall Street

  21. anda ya! says

    Para los que opinan sin saber de lo que hablan y dicen lo siguiente:
    «La mejor defensa de la escuela pública sería pedir que en la escuela pública estuvieran los mejores pero los sindicatos y ahora la “izquierda” lo único que defiende es la superveniencia del sistema de interinos en el que de nada sirven los méritos que tengas o el examen que tengas, porque si estás en el sistema… tienes todo ganado.»

    a) Soy interina: tengo un máster, títulos de idioma y méritos.
    b) He hecho buenos exámenes y gracias a ellos conseguí entrar en la lista y trabajar.
    c) Gracias a esa oportunidad trabajo día a día para enseñar a mis alumnos y esforzándome por mejorar, sin dejar nunca de aprender.

    Por tanto, ni es cierto que ni los méritos ni el examen no sirvan para nada, ni es cierto que por estar en el sistema lo tengas todo ganado. Y, sobre todo, «la supervivencia del sistema de interinos» no es «de izquierdas», es justicia. Lo que sí es «de derechas» es la retaíla de «seleccionar a los mejores». Y además una gran mentira para acabar con la regularización actual y comenzar con la «selección digital»

  22. Begoña L. says

    Gracias por recogerlo todo así de claro.

  23. Loreto Fajardo Luis says

    Como docente, estoy indignada. Como persona, siento vergüenza. Imparto clases de inglés en Primaria y, hace unos años, nuestra Consejera de Educación, hizo lo mismo en Canarias, utilizando dinero público para desprestigiarnos; en esa ocasión, publicó una página entera en los principales periódicos. Gracias por darnos la oportunidad de expresar nuestra opinión.

Leave A Reply

Your email address will not be published.