Fantasmas

1
José María Aznar en los momentos pervios de la entrevista en Antena 3. / Kiko Huesca (Efe)

En el Partido Popular se han negado a declarar el 18 de julio, la fecha del comienzo de la Guerra Civil española y del golpe de Estado de Francisco Franco, como día oficial de condena del franquismo. Será que no les parece que aquello fuera para tanto... El de Mariano Rajoy fue el único grupo político que se manifestó en contra de la propuesta, y pidió a la oposición “liberarse” del “franquismo” y del “fantasma” del dictador.

¿Liberarse de un fantasma? No habían terminado de pronunciar esas palabras mágicas cuando José María Aznar entraba en el plató de Antena 3 con los puños cerrados y la mirada torva. El ex presidente tensó los abdominales, frunció el morrillo alzando el bigote, segado a tala rasa, y comenzó a sacudir al pelele de Mariano Rajoy.

Es lo malo que tiene invocar fantasmas. Que un día acaban presentándose. Las güijas políticas las carga el diablo, que como todo el mundo sabe, es un ferviente defensor de los tiempos pasados más miserables, autoritarios y sangrientos. Por la mañana te niegas a declarar el 18 de julio como día oficial de condena del franquismo y por la tarde se te aparece el cuerpo incorrupto del señor de las Azores para, con la voz de la niña del exorcista, decir aquello de “no se os puede dejar solos”.

Para que se conozcan lo menos posible sus aficiones espiritistas, el Partido Popular apuesta por la ignorancia. ¿La nueva reforma educativa? Además. El PP de Mariano Rajoy, y del Aznar que se defiende de las acusaciones de corrupción arremetiendo contra el grupo PRISA, rechaza en la Unión Europea medidas que avalen la independencia periodística y permitan a los profesionales de la información trabajar libremente. “Creemos en la autorregulación de los medios, y que cada país ya tiene los órganos adecuados”, dijeron representantes de la delegación española del PP, que, por cierto, llevaban el ABC, La Razón y La Gaceta bajo el brazo.

1 Comment
  1. Albert says

    Cómo les gusta a los conservadores volver pasado, de ignorancia, de miedo, de superstición, para el sometimiento. A un enviado, a un caudillo.
    No deja de sorprenderme lo reaccionarios que están llegando a ser, en variados ámbitos, pero en especial el educativo que conozco.
    Volvemos a una época de segregación, discriminación, y reválidas, puestas en entredicho y eleminadas por los tecnócratas del franquismo en la ley LGE de 1970. Con Wert volvemos cínicamente en nombre de la Calidad Educativa a años previos a dicha ley. Parece que volviéramos a las esencias de un pasado que el PP no sólo se niega a condenar, sino que está dispuesto a reaplicar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.