Corea del Norte, país de vacaciones

6
Corea_Norte_Turismo
Imagen de la campaña turística de Corea del Norte.

Estamos en las puertas del verano, de unas vacaciones generalmente merecidas. Hace años, cuando España era un país africano, viajábamos sin salir de casa: veraneos en el pueblo de los abuelos, en la casa que nos dejaban unos amigos en la sierra o, como mucho, en un apartamento en Torrevieja. Pero llegaron las vacas gordas, y con ellas unos viajes con categoría de exploración: trekkings en la Patagonia, submarinismo en el Mar Rojo, safaris en Tanzania, ascensión a cumbres de 8.000 metros… y los más tirados, al Caribe con la pulserita “todo incluido”. Gracias a destruir nuestras costas a golpe de ladrillo podíamos permitirnos visitar lugares maravillosos donde aún conservaban sus playas vírgenes. ¡Qué tiempos aquellos en los que éramos sabios y todopoderosos!

Durante los años de bonanza los españoles hemos recorrido el mundo con gran soltura. Sin saber apenas inglés, pero con la cartera rebosante y el espíritu emprendedor que se le supone a un pueblo de conquistadores. Magallanes, Elcano, los hermanos Pinzón, Iradier, Malaespina, Quadra-Salcedo, Frank de la Jungla… El mundo se nos quedó pequeño. Había españoles en la fosa de las Malvinas, en el desierto del Gobi, en la cumbre del Everest… incluso Bárcenas esquiaba en Alaska. El viajero español necesitaba nuevos retos, y ahí estaba El País, en su página 33 del pasado domingo, para ofrecer a sus lectores las llaves del paraíso…

¡Corea del Norte! La meca de las dictaduras, uno de los lugares más sórdidos, grises, tristes y totalitarios del planeta, por fin al alcance de todos nuestros bolsillos: tour de ocho días/siete noches, pensión completa, “dos guías acompañando en todo momento”, y con salidas el 11 de julio y el 8 de agosto, por solo 1.450 euros. Y para que todo resulte más auténticamente despótico y tiránico han cuidado hasta el mínimo detalle: ¡está prohibida la fotografía, las tarjetas SIM y los dispositivos GPS! Y por supuesto garantizan que el viajero no dispondrá en  ningún momento de acceso a Internet, además de ofrecer a sus visitantes un exclusivo servicio de “restricciones de vestimenta”.

Después del turismo cultural, el turismo sexual, el turismo familiar, el turismo sanitario y el turismo de aventura, llega el turismo absolutista. En la publicidad de El País se puede leer, a toda página, que se trata de “la oportunidad de vivir una experiencia única”. Y tan única: Corea del Norte es una dictadura despiadada (con Presidente Eterno de la República) que detiene y encarcela de manera arbitraria, que tortura, que aplica la pena de muerte, que mantiene campos de concentración y que no concibe la libertad de expresión. Un lugar para pasar unos días agradables tan atractivo como Marina d´Or, ciudad de vacaciones.

6 Comments
  1. luigi says

    He leido varias veces el anuncio porque me costaba creer que no fuera una broma.
    O tempora, o more!

  2. Captain Miller says

    Eso sí, «Propinas para los guías (50 Euros por persona).»

  3. qq says

    Alucinante, a mí también me costaba creer que no fuera una broma. Desde luego, como experiencia única no tiene precio. Si ya Asia es un mundo aparte, Corea del Norte debe ser directamente otro planeta. O no, a saber. Estaría bien hablar con alguien de confianza que haya estado allí, para conocer de primera meno impresiones del país. Porque desde luego, a mí que no me esperen allí.

  4. Daniel says

    Cómo nos gusta tragarnos las mentiras del imperialismo y qué poco esfuerzo hacemos para comprender mínimamente el «problema coreano». Supongo que debe de ser fácil y reconfortante creerse la visión diabólica que de un país de obreros y campesinos hacen los señores neofeudales de la OTAN, la OCDE y sus mercenarios mediáticos. Recomiendo, no obstante, si no visitar el país (precioso, por cierto, y con un pueblo increíblemente hospitalario y digno), acercarse por lo menos a su realidad por medio de otras fuentes que las sistémicas. Puede estar bien, para empezar, recorrer la página https://www.facebook.com/pages/Viva-Corea-del-Norte/101495862343?fref=ts . Y recorrerla no a vista de pájaro, sino leyendo sus artículos y enlaces, viendo sus fotografías y vídeos, siguiendo algunos de sus hilos de debate y, en general, la estupenda labor de contrainformación que hacen. En fin… un abrazo a todos.

  5. Mecacholo says

    Si se trata de ganar dinero, hasta los paleo-comunistas son buenos aliados. Que se lo pregunten a la Cospe…

  6. celine says

    Aunque resulte pintoresco, estoy con Daniel. También me cuesta creer cuanto dicen los media. Caso parecido al de Birmania. Las grandes corporaciones están deseando que abran sus fronteras al dólar y que nuestro «admirable modo de vida» arrase con sus paisajes y sus gentes. Por otro lado, está claro que Corea del Norte quiere acercarse a occidente. Ya veremos. Si tuviera ese dinero no dudaría en visitarla.

Leave A Reply

Your email address will not be published.