Si parpadea, se lo pierde

5
Imagen de archivo de Luis Bárcenas. / Efe

“Fueron cuatro horas mirándonos a los ojos sin parpadear”, escribió Pedro J en su homilía del pasado domingo. Se refería a una conversación con Luis Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular de Mariano Rajoy, poco antes de que el primero entrase en prisión. Son cuatro horas sin bajar las persianas, sin humedecer la visual, sin conceder al rival un descanso. Un record óptico que ni el José Bretón más zumbado podría superar. Cuatro horas sosteniendo la mirada del tigre: las córneas resecas, los nervios ópticos como cuerdas de guitarra y las pupilas como platos soperos. 240 minutos sin parpadear en una confesión periodística memorable: el PP se ha financiado ilegalmente durante al menos 20 años. Recibían maletines y bolsas con dinero negro de constructores y empresarios, a cambio de adjudicaciones o contratos de las Administraciones gobernadas por el partido. Una caja B con la que se pagaba en negro el sobrecoste de las campañas electorales para eludir la fiscalización del Tribunal de Cuentas, y se daban sobresueldos a dirigentes del partido y… a periodistas.

“Bárcenas me contó…”, “Según Bárcenas…”, “Bárcenas también me dijo…”, “De acuerdo con Bárcenas…”, “Bárcenas me explicó…”. Pedro J pone en boca del ex tesorero del Partido Popular unas declaraciones que, de tan minuciosas, ponen los pelos de punta. Personas, lugares, cifras…

Bárcenas canta, Pedro J cuenta y Rajoy calla. Luego otorga. Pero no olvidemos una cosa importante, que si no Marhuenda se enfada: Bárcenas, apodado Luis el Cabrón, está en chirona. Y si bien antes dijo que la letra de los famosos papeles no era suya, ahora la reconoce. En estas circunstancias, ¿Podemos confiar en la palabra de un mentiroso?

“Nadie podrá probar que Bárcenas no es inocente”, aseguró el dos de abril de 2009 Mariano Rajoy. Después de estas contundentes palabras, ¿Quién soy yo para no creer a mi presidente del Gobierno?

"Las mentiras no se documentan", aseguró ayer María Dolores de Cospedal, solo unas horas antes de que Pedro J anunciase la entrega al juez del primero de sus originales de los nuevos "papeles de Bárcenas" (versión Unidad Editorial, por entregas).

Lo único que me gustaría es que este caso no termine en nada, en el olvido. Me gustaría que los culpables sean condenados. Pero no sé si tanto como en China: el ex ministro de ferrocarriles Xi Jinping, condenado a muerte. Probablemente la pena será conmutada por cadena perpetua. En cualquier caso, las razones por las que ha sido condenado no me resultan nada extrañas: “robar una cantidad de dinero especialmente enorme”, “causar pérdidas de activos públicos colosales” y “violar  derechos e intereses del Estado y de la gente”.

5 Comments
  1. Mecacholo says

    PedroJ, Bárcenas, Rajoy, Cospedal… ¡Qué país siniestro tenemos!

  2. qq says

    Repito el comentario: resulta que los papeles demuestran, más allá de declaraciones, acusaciones y desmentidos, que el actual presidente del gobierno cobró sobresueldos ilegales (repito, ilegales, es decir, prohibidos) en dinero negro (repito, negro, es decir, también ilegal, de origen desconocido, y fuera del control de Hacienda) durante al menos tres años, mientras era ministro: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/08/espana/1373316663.html.

    ¿Qué, seguimos manteniéndole en el sillón, contra viento y marea, o esto ya es suficiente para pedirle que se largue?

    ¿Puede un país mantener como presidente a un delincuente? ¿Cuál es nuestro modelo, la Italia de Berlusconi? O puestos fijarnos en delincuentes, ¿nos gusta más el Zimbabwe de Mugabe?

    Esto es una puta vergüenza.

  3. Verbarte says

    La cantata de Bárcenas tiene un estribillo de corrupción que toda España se conoce. Los únicos que se niegan a cantarlo son los corruptos del PP. http://wp.me/p2v1L3-lo

  4. Runaway says

    Lo peor no es lo que ha pasado, la que está cayendo y la que está por caer…

    Lo peor de todo es que a un partido lleno de fascistas, mafiosos, corruptos y ladrones cuyo gobierno regresistas nos está llevando a la involución, al hundimiento del país, al hambre y la ruina más absoluta; aún tiene la confianza y el voto de un 33% del electorado, con lo cual sería el partido más votado y seguiría en el gobierno. Esa es la gran tragedia de esta mierda de país.

  5. juan gaviota says

    Estoy de acuerdo en que gran parte del problema ,reside en las personas que de una forma en principio inexplicable, siguen apoyando a estos delincuentes habituales.
    La única explicación que se me ocurre ,es que sean como ellos ,y por eso ven normal y coherente lo que está ocurriendo.
    Algo muy grave ocurre en este país ,para que tanta gente este dispuesta a proteger a esta banda de mafiosos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.