Patrón de patrones

4
Díaz_Ferrán_esposado
Un policía retira las esposas al expresidente de la CEOE Díaz-Ferrán, el pasado 27 de noviembre, a su llegada a la sala de la Audiencia Nacional donde se celebró el juicio por el 'caso Aerolíneas'. / Efe

Hay imágenes que te persiguen, como una pesadilla, durante toda tu vida. Ese avión engullido por una torre de Manhattan. Esa fotografía de Kevin Carter en la que un buitre parece esperar pacientemente la muerte de un niño famélico en un descampado de Sudán. Esa ejecución a sangre fría, en plena calle, de un miembro del Vietcong a manos del general Nguyen Ngọc Loan, temido jefe de la policía survietnamita, capturada en 1968 por el reportero gráfico Eddie Adams.

Otras imágenes se almacenan en el lado opuesto de nuestro cerebro, el positivo, en lo que parece un claro ejercicio compensatorio. Sin ellas no merecería la pena vivir. Me refiero a esa portada de Play Boy de julio de 1992, con Pamela Anderson vestida de cow girl. O aquella más reciente del capitán del Atlético de Madrid levantando la Copa del Rey en el Bernabéu. Pero hoy quería hablarle de la última fotografía que ha hecho tilín en mi corazón, ese  músculo cada vez más endurecido y frío por la realidad. Se trata de una imagen emotiva hasta el llanto que, además de levantarnos el ánimo, debiera ayudarnos a recobrar la confianza en el ser humano, en la sociedad y hasta en la democracia. Incluso puede conseguir, qué coño, arrancarnos una sonrisa. Me refiero a la fotografía publicada por el diario El País ayer miércoles en la página 20, en la que se puede ver a un hombre mayor, calvo, trajeado, con las manos en los riñones, siendo esposado por un policía en la Audiencia Nacional.

El individuo en tan humillantes circunstancias es el mismo que, hace cuatro días, se atrevió a decir que lo que teníamos que hacer es trabajar más y cobrar menos. Aunque bien es cierto que entonces tenía otro porte, mucho más altivo y soberbio, que en la imagen de El País… Lo acaba de adivinar: se trata de Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la patronal CEOE, condenado a dos años y medio de prisión por defraudar 99 millones de euros en la compra de Aerolíneas Argentinas.

Es solo la primera del rosario de causas pendientes del expresidente de Viajes Marsans, así que es posible que tengamos nuevas instantáneas de este líder de los empresarios, el hombre que ha pasado de dar doctrina sobre ajustes salariales a tener que vigilar su trasero cuando se le cae el jabón en la ducha.

Y es que en la vida no todo van a ser obscenos correos electrónicos entre Miguel Blesa y Aznar y su familia, amiguitos del alma. El mundo no se acaba en los 500 metros del ático del aforado y estupefacto Ignacio González y señora en la Costa del Sol. La política va más allá de ese “¿Una reunión para qué?” con que el presidente Rajoy desprecia el diálogo con Mas. Y los negocios pueden ser distintos al pelotazo del 3.700% del Real Madrid de Florentino y el Ayuntamiento de Gallardón. Cuando usted tenga dudas, cuando se sienta desanimado, deprimido, recuerde la foto de ese patrón de patrones esposado. Disfrute de esa imagen (yo me la he puesto de salvapantallas), imagine la escena con otros protagonistas y repita conmigo: ¡Se puede!

4 Comments
  1. luigi says

    Permíteme otra visión de la misma realidad, con algo menos de ironía.
    ¿Dos años y medio por 100 millones? Joder, qué baratito les sale a estos robar.
    Habría que analizar las leyes, quién las hace y el porqué, los jueces que las aplican según qué casos, los fiscales que son poco o mucho exigentes según con quién, la forma de vivir en la cárcel según si eres o no eres… en fin, una democracia de lujo.
    Me voy rápido a robar 100 millones a ver cuánto me cae a mí. Total, después de dos añitos y quizás alguna bonita historia de amor en la cárcel, imagina cómo voy a vivir después en las bonitas islas Barbados.
    ¡A robar, amigos!

  2. Selito says

    Una pregunta me hago: ¿Que diferencia hay entre este chorizo y otros tantos chorizos similares para que este no haya sido beneficiado de ninguna manera (ni anticorrupción, ni Fiscalia han salido a protegerlo, ni han apartado al juez instructor por prevaricación,…) ni tampoco se oiga hablar por ahora de ‘indulto’?
    ¿Menos amiguetes? ¿Más enemigos? ¿Se le acabaron los Donettes?
    Curioso….

  3. blogentrelineas says

    Esa imagen de Díaz Ferrán esposado se coló en un informativo de Telemadrid en el que no hablaron de su condena: http://wp.me/plG1j-jo (en @BlogEntrelineas)

Leave A Reply

Your email address will not be published.