La excelencia periodística

4
Portada del primer número de Fuera de Serie, de El Mundo.
Portada del primer número de Fuera de Serie, de El Mundo.

Trabajé durante casi una década en el 'Magazine' del diario El Mundo, el suplemento dominical que dejó de publicarse el pasado fin de semana. “El 'Magazine' cambia de piel y se vuelve Fuera de Serie”, dicen ahora los chicos de Pedro J en un intento por minimizar los daños. Porque de daños se trata: El 'Magazine' nació como una apuesta periodística de calidad, un suplemento dedicado al reportaje y la entrevista, mientras que su sustituto Fuera de Serie es apenas una sucesión de páginas de publicidad: “El gusto por la excelencia es otra de las máximas de la nueva revista”, dice un texto promocional aparecido en la web de El Mundo.

¿La excelencia? Sí, la excelencia comercial. Los reportajes pagados por compañías aéreas. Por cadenas de hoteles. La publicidad de relojes y perfumes. Las grandes marcas. El lujo y la exclusividad. ¿El periodismo? Olvidemos el periodismo, se trata de sobrevivir.

Viví la decadencia del 'Magazine', una revista que, ahora lo sabemos, firmó su sentencia de muerte el día en que arrinconó el periodismo. La agonía se ha producido de manera lenta y sutil. Al principio dijeron que había menos dinero, los periódicos siempre tratan de ahorrar, y que habría que recortar: menos viajes, menos colaboradores, temas más cercanos, de esos que se pueden hacer en un día, sin dormir fuera… Luego llegaron las crónicas y las entrevistas realizadas por teléfono, de manera apresurada, sobre temas calientes y personajes frívolos. Buscar el lado oscuro de la noticia, de las personas. Y sorprender por los titulares y los enfoques, sensacionalistas y agresivos.

Periodismo más sencillo, más popular, decían. Pero lo cierto es que siguieron recortando. Económica, intelectual y profesionalmente. ¿Por qué pagar por un reportaje de Sebastiao Salgado sobre el deterioro del planeta, o enviar a un redactor y un fotógrafo a entrevistar a un filósofo, si la oficina de turismo de Chile invita a dos periodistas a la Patagonia? Publiquemos el reportaje sobre la maravillosa Patagonia: sale muy económico y queda francamente resultón. Después la cosa se pervirtió aún más: quienes marcan la agenda del diario son las ONGs, que invitan a los periódicos a visitar sus proyectos en el culo del mundo. Publiquemos reportajes solidarios y comprometidos, y gratuitos, sobre la miseria africana, como si nosotros mismos hubiésemos elegido el tema y lo hubiésemos pagado. Ahora sí que la relación calidad-precio resulta insuperable.

Este es el nuevo periodismo de fin de semana, una deformación del periodismo verdadero. Para esos lectores que de lunes a viernes quieren leer sobre Siria, las eléctricas y el caso Bárcenas. Pero que el fin de semana prefieren relajarse viendo modelos y tenistas que lucen abdominales y las últimas creaciones de Rolex y Loewe. Puede llamarlo Fuera de Serie o Icon, no importa, porque si tiene fotos de Xavi Alonso posando vestido de Armani y textos de Boris Izaguirre, es lo que los lectores exclusivos andan buscando. Excelencia.

No se trata de una apuesta desesperada por salvar el periodismo. Es una apuesta desesperada por salvar el sueldo de unos jefes en la recta final, periodistas agotados que tratan de mantener sus privilegios hasta la fecha de jubilación. La crisis es económica, pero también de ideas. Es bien sabido que cuando un medio desaparece es un drama para la democracia, pero cuando se empobrece, se frivoliza y se convierte en chatarra también es una mala, muy mala noticia para la sociedad.

4 Comments
  1. qq says

    Y luego se extrañan porque cada vez menos gente compra el periódico. Para comprar algo se supone que te tiene que interesar, aunque sea un poco, ¿no?

  2. Neo says

    Y encima el advertorial lo cobrarán a precio de ganga … porque las firmas de lujo otra cosa no, pero poner ellos el precio que quieren pagar, si es que pagan, es ya una costumbre. No olvidemos que esas firmas ayudan y dan prestigio al medio … y sirven de reclamo a otras menos potentes que si serán las que paguen … ese es el juego.

  3. rafa says

    El Mundo va a la deriva. Su sensacionalismo se acentua en el tratamiento de cualquier noticia. No tienen la más mínima prudencia en la formación de la opinión pública, con sus mensajes subliminales, combinando fotografias y titulares, están causando daño a España.

  4. Jorgen Boris says

    De acuerdo con todo.

    Solo una cosita: el plural de ONG es ONG. Esta es la respuesta que me dieron desde la Real Academia Española sobre el tema:

    «Aunque en la lengua oral tienden a tomar marca de plural, ([oenejés] = ‘organizaciones no gubernamentales’), en la escritura las siglas permanecen invariables, es decir, no modifican su forma cuando designan un referente múltiple. La indicación de pluralidad se hace mediante las palabras que las introducen: unas ONG, los ISBN, dos PC. Es, por ello, recomendable introducir siempre la sigla plural con un determinante:

    Representantes de algunas/varias/numerosas ONG se reunieron en Madrid.
    ¿Con cuántos PC podemos contar?
    Tengo muchos CD de este tipo de música y solo tres DVD.
    Díctame los ISBN de estos libros.

    Debe evitarse el uso, tomado del inglés, de realizar el plural de las siglas añadiendo al final una s minúscula, con o sin apóstrofo: *PC’s, *ONGs. *PC’s, *ONGs.»

Leave A Reply

Your email address will not be published.