Marca Rajoy

6
Rajoy_deportivo_Marca_El_País
Captura de la web del diario 'El País' en la que aparece la foto de Rajoy con el diario deportivo 'Marca' en la mano, firmada por Claudio Álvarez. / elpais.com

El PP es un partido lleno de sorpresas. Y no se lo digo porque uno de sus miembros más destacados, y con más contradicciones personales, se convierta en el mayor meapilas y defienda apasionadamente a los que llama, con voz de monaguillo, “concebidos y no nacidos”. No. Es un partido lleno de sorpresas porque su líder, Mariano Rajoy, salió de la Convención Nacional de su partido con el diario Marca a modo de bandera. No con The Economist, Financial Times o NYT. O con Cinco Días o Expansión. No. Con el Marca, toda una declaración de principios, detalle que indica cuáles son las prioridades informativas de nuestro líder, cuales sus exigencias intelectuales.

En la convención nacional del PP Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, habló de dos cosas: de lo bien que marcha la macro economía y de lo mal que marcha micro Rubalcaba. Ni palabra del aborto. Ni pío de la corrupción. Ni nombrar a su ex tesorero, pese a que el día en que se inauguró la convención se cumplía un año de la publicación en El País de los papeles de Bárcenas.

Publicidad

Nos hemos acostumbrado a tener un presidente del Gobierno opaco. Lo cual resulta, democráticamente hablando, de una tristeza insoportable. Rajoy odia la transparencia, ha consentido purgas en TVE, amaña las ruedas de prensa y las entrevistas con medios de comunicación cómplices, y acosa a los diarios que revelan sus miserias. Rajoy solo habló de macro economía (“Al final los españoles nos hemos rescatado solos”) y de micro Rubalcaba (“Tú, o te callas o reconoces el mérito de la gente”), y cuando abandonó la convención de su partido, rostro sonriente, lo hizo con el Marca en la mano. Marca Rajoy.

Tras la superbowl popular Rajoy entró en el coche oficial, se acomodó sobre el suave cuero, y desplegó el diario deportivo con la seguridad y la confianza del que ha hecho bien su trabajo. “El PP o la nada”, había dicho minutos antes Cospedal de manera tranquilizadora. Tranquilizadora para Rajoy. La frase se instaló en el cerebro del presidente, y siguió sonando como un apaciguador mantra cuando el coche ya estaba rodando. Ayudó al presidente a alejarse de la realidad, “el PP o nada”, y le permitió relajarse y sumergirse en aquello que de verdad le importa: “El Real Madrid desperdició en San Mamés una victoria que tenía agarrada con un gol de Jesé en el minutos 65…”.

P. D.

Cuando termino de escribir este post, el juez Ruz ha recibido un informe de la policía que señala al ex ministro Francisco Álvarez Cascos como receptor de comisiones de Gürtel. ¿Ve usted como este PP es un partido lleno de sorpresas? Pero tranquilo, que la noticia no saldrá mañana en el Marca...

6 Comments
  1. luigi says

    ¡Creed, hermanos, este es el camino de la salvación! ¡Tened fe y dejad en nuestras manos, iluminadas por la luz de dios, vuestro destino! ¡Os guiaremos allí donde la felicidad y el bienestar será eterno!
    Es la nueva religión Mariana, la nueva doctrina que inunda nuestro entendimiento, la que los apóstoles del pp nos infunden, transformados de partido político en creyentes de una nueva fe. Yo me siento ya convertido, y de ciudadano he pasado a correligionario, inundada mi alma de una paz y de una seguridad que jamás antes había sentido.
    El paraíso de nuestra religión Mariana no es de este mundo, es de otro al que solo llegarán los mansos, los que soporten el dolor y el sufrimiento sin rechistar, los que sean capaces de ver la belleza que se esconde en el rostro de nuestro redentor. Entonces, y solo entonces, los Marianos seremos testigos de un paraíso repleto del azul del cielo y donde los verdes prados apagarán la sed de nuestros ojos.
    ¡Oh dios! ¡Oh Mariano! ¡Ruega por nuestras almas pecadoras!

  2. qq says

    Desde luego, a desfachatez y vergüenza torera es difícil ganarle al presidente. O a simple ineptitud, tambien puede ser. Si no, es imposible explicarse que, o no se dé ni cuenta del periódico que lleva en la mano y va enseñando como si fuera una bandera, o aun dándose cuenta, le dé exactamente lo mismo. En cualquier caso, la foto es la prueba final para acabar de convencer a los pocos crédulos que todavía pudieran quedar del tipo de persona que está al mando de la nación.

    Para tener miedo, mucho miedo. Lo sabíamos, sí, pero ahora ya lo hemos confirmado sin nunguna duda.

  3. Darrell Brofft says

    Thank you a lot for providing individuals with an extraordinarily spectacular chance to read in detail from this site. It really is very cool and as well , stuffed with amusement for me and my office friends to visit the blog more than three times a week to read through the new guidance you will have. Of course, I’m also at all times fascinated with all the perfect ideas you serve. Selected two areas in this posting are in truth the simplest I’ve had.

    http://www.digitaloceanpromocode2016.com/

Leave A Reply

Your email address will not be published.