‘Escrache’ libre y gratuito

6
Sobre_escrache_Sáenz_Santamaría
Un sobre con el nombre de Soraya Sáenz de Santamaría, del que sobresalen fotocopias de billetes de 500 euros, a los pies de un policía, durante el 'escrache' a la vicepresidenta. / Kote Rodrigo (Efe)

No estuve el pasado 5 de abril en el 'escrache' que sufrió la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, en la puerta de su casa. Pero me lo puedo imaginar perfectamente: alrededor de doscientas personas, muy cabreadas todas ellas, recordando a la política del PP que su partido ha incumplido sus principales promesas electorales, que mienten cuando hablan de transparencia, que la corrupción corroe las entrañas de su partido… Veinte minutos después de esta pequeña manifestación personalizada, a domicilio, iniciativa de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, cada mochuelo a su olivo.

Parece razonable que la Audiencia Provincial de Madrid avale la protesta en casa de la vicepresidenta, considerándola “un mecanismo de participación democrática de la sociedad civil”. Nada de violencia, nada de coacciones, nada de amenazas, nada de restricción de las libertades. Pura y simple participación democrática: “Expresión del pluralismo de los ciudadanos”.

Los ciudadanos, la sociedad civil, no pueden permanecer impasibles. No en las circunstancias actuales de crisis económica, decadencia política y corrupción generalizada. Los tiempos exigen acción, participación, protesta. Lo cual no quiere decir que se deje de confiar en los recursos tradicionales, como la justicia o las urnas. Ahí tiene a los jueces, que llevan la contraria a todo un ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que “discrepa de la resolución judicial que considera que el escrache no es delito”. Jueces que ignoran por completo a un vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, capaz de asegurar que “la sentencia sobre el escrache a Santamaría legitima la violencia verbal”.

Violencia verbal es decir que en España los salarios han subido en el último año, o que se está creando empleo, o que Bárcenas recibió el finiquito en diferido. En estas circunstancias, el 'escrache' debe ser considerado como un procedimiento alternativo y urgente en tiempos de dilación y cachaza: votamos cada cuatro años y la justicia lleva su ritmo. Piense que la juez Mercedes Alaya, que investiga el caso de los expedientes de regulación de Empleo (ERE) irregulares, ha citado a declarar al exdelegado provincial de Empleo en Sevilla Antonio Rivas el próximo día 7 de febrero, es decir, tres años después de su imputación en la causa. Y no olvide que Álvarez Cascos, flamante secretario general del PP entre 1989 y 1999 y, posteriormente, ministro de Fomento hasta 2004, cobró “sobornos” por la campaña electoral de ese último año de la trama Gürtel y aún no ha dado explicaciones en rueda de prensa.

¿La justicia lenta es justicia? ¿La política corrupta es política? 'Escrache' libre y gratuito. Tan natural como el aire que exigimos trece veces por minuto.

6 Comments
  1. luigi says

    ¡Uf! ¡Qué feo es tóo…!

  2. qq says

    Por eso se están sacando de la manga leyes como la de la mordaza y la del aborto: para que los (pocos) jueces que se atreven a desobedecerles lo tengan cada vez más difícil por verse obligados a aplicar una legislación represora e injusta. Es imperativo no dejar que sigan campando a sus anchas por encima de los derechos de todos. España debe convertirse en un escrache cotidiano ante los corruptos, los totalitaristas y los mentirosos.

  3. Selito says

    Lo cierto es que en el último año ha habido un buen puñado de sentencias judiciales en contra del Gobierno/PP (tanto monta) y encima a nivel europeo e incluso de NU se están dando más de un palito.
    AS cabezones y resistentes no gana nadie a un buen patriota temeroso de Dios, garnate d elas únicas verdades posibles, pero torres más altas han caido.
    Lo cierto es que la via judicial si funicona. Tal vez no todo lo bien que debiera o no todo lo bien que nos gustaria, pero funciona.
    Esperemos que la presión a ese nivel siga. Favorecerá que la presión de la calle sea más efectiva.

    La fe es lo penúltimo que se pierde…

  4. juanjo says

    Pero, ¿qué quieren el Rajoy y sus secuaces? ¿carta libre qué para mentir y robar impunemente? ¿carta libre para enviar a media ESpaña al paro, mientras ellos defraudan al fisco, evaden millones de €€ negros y se enriquecen con los bienes públicos? ¿qúe pretenden que después de haber permitido y participado en todas las agresiones económicas y sociales sufridas por el pueblo llano les cantemos loores y alabanzas?…….

    ¡Señor! ¡señor! ¿Ddespués de habernos jodidos a más no poder, ¿aún pretenden privarnos del derecho al pataleo?

  5. Albéniz says

    Botella cree que la sentencia sobre los escraches es «muy peligrosa para el Estado de Derecho»
    http://www.elmundo.es/madrid/2014/02/07/52f4a6d622601dd1708b456e.html

  6. TheMarsfinger says

    Demasiado estamos aguantando, y encima se sienten con el valor de criticar una sentencia que sólo permite a la gente demostrar en cara de esos politicuchos como nos sentimos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.