Vivienda digna y adecuada

3
Corrala_Utopía_Día_Desalojo
Pintada en una de las fachadas de la 'Corrala Utopía' de Sevilla. / Efe

Dicen que la vivienda es un bien de primera necesidad. Algo difícil de creer tras décadas viendo cómo se convertía en la base del negocio especulativo, en la meca del rapaz diseño arquitectónico, en el meollo del trapicheo político, tanto en el centro urbano como en la desolada periferia. Desde la cabaña de Ralph Waldo Emerson al dúplex de Ignacio González, el diseñador pinturero no ceja en su empeño por reinventar la cueva. “La era de los edificios-lugar”, titulaba el diario El País un reportaje publicado el pasado día 13, en el que cuenta que los proyectistas “pueden estar dando un paso atrás por respeto a lo ya construido o, al revés, pueden intentar separase de ese contexto anunciando la llegada de su nuevo edificio”.

No es fácil entender la arquitectura cuando ocupa las páginas que los diarios destinan al diseño. Quizá por eso ese mismo día, en ese mismo periódico, se podían leer dos historias fascinantes, y muy distintas, sobre viviendas. Por un lado, la inauguración en Nueva York del lujoso “penthouse” de Robert de Niro, una vivienda de estética japonesa que el actor pone en alquiler por 12.000 euros la noche, con un mínimo de tres noches por huésped. Por otro, un reportaje a doble página sobre el barrio de chabolas más alto del mundo, la Torre de David, un rascacielos abandonado en Caracas que acoge a 800 familias y una colonia de ex presidiarios.

En medio de este sindiós, justo donde el lujo y la humildad arquitectónica se dan la paz, está el cardenal Tarcisio Bertone. El que fuera todopoderoso secretario de Estado del Vaticano se está construyendo un ático de casi 700 metros en el palacio San Carlos, justo al lado del lugar donde el papa Francisco pasa sus días en una habitación de 70 metros. Muchos monaguillos tendrán que visitar al cardenal para justificar tamaño apartamento, más digno de un presidente de la Comunidad de Madrid que de un líder de esa iglesia pobre para los pobres.

Pobres sin lugar donde caerse muertos. Vivimos en un país donde se produce un deshaucio cada 15 minutos. La mayoría anónimos, pringados que no pueden pagar los plazos del chamizo, sin techo ni derecho, miserables entre los miserables. Pero no siempre es así. Otros desalojos tienen nombre y apellidos ilustres, y quizá por eso son capaces de conmover incluso a los políticos más liberales: Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de justicia, ha rechazado en el Senado la posibilidad de retirar a la Iglesia católica la titularidad de la mezquita de Córdoba, que consiguió en 2006 gracias a una ley aprobada por Aznar en 1998 que permite a las diócesis registrar a su nombre cualquier templo que no tenga dueño registrado.

La mezquita de la Iglesia, el chalé de siete millones de euros de Díaz Ferrán, los 700 metros de apartamento de Tarcisio Bertone, el penthouse de Robert de Niro a 12.000 la noche, las chabolas de la Torre de David... Burbujas inmobiliarias. Espejismos. La realidad es la española, donde el artículo 47 de la Constitución habla del derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada mientras los  juzgados ordenan una media de 184 desahucios al día. Y la Banca rechaza al 40% de familias que piden acogerse al código antidesahucios.

3 Comments
  1. Mecacholo says

    Casas sin gente; gente si casas.
    Spain is different!

  2. Selito says

    Entendiendo el conjunto d elo que quieres decir, creo mezclas casos diferentes.
    Obviamente, De Niro es un particular que con la pasta que le sobra hace lo que le peta. Desconozco si además reparte a los más necesitados, pero no veo problema en su caso más que para resaltar las diferencias sociales.

    Los políticos es de collejas en el glanda con bate de beisbol e incluso los ex-presidentes de patronales que tanta austeridad proclaman y tan chorizos resultan, también.

    lo de la Iglesia ya es avaricia, soberbia y otros cuantos pecadillos más que son pan-nuestro de cada dia en ese nido de fariseos y una buena oportunidad pal señor Papa para demostrar sus deseos de cambios. De entrada, recordar que ya se cargó a un cardenalicio alemán por algo similar al del Sr Bertone. Veremos si se atreve también con este. Sería una excelente muestra de que va en serio… o de que tiene poder suficiente para hacerlo….

Leave A Reply

Your email address will not be published.