La 'ficción de censura' extremeña y el efecto bumerán

5

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaEn 2011, hace tres años, la federación extremeña de Izquierda Unida tomó una de las decisiones más discutidas dentro de IU de los últimos años: en la sesión de investidura se abstuvo, lo que dio el gobierno al partido al que más extremeños habían votado, que por desgracia era el PP. Personalmente no compartí esa decisión como no comparto mucho de lo que se ha hecho en Extremadura desde entonces.

Publicidad

En estos tres años nadie ha presentado una moción de censura a Monago, algo que sólo podía hacer legalmente el PSOE. Fernández Vara se ha pasado la legislatura ofreciéndole al PP llegar a acuerdos: en agosto de ese mismo 2011 podíamos leer Vara también pide ya un pacto PSOE-PP “Estamos obligados a entendernos”. En el propio anuncio de la moción de censura del PSOE lo explicaba Fernández Vara sin complejos: “le he ofrecido que lleguemos a un acuerdo de gobierno (PP-PSOE) y no me ha contestado así que me veo obligado a ponerle una moción de censura”, fue su sorprendente argumentación para presentar una moción de censura a nueve meses de las elecciones autonómicas, en plena campaña electoral de las europeas y que no va acompañado de diálogo previo ni de propuesta política alguna sobre la que discutir.

Publicidad

En estos tres años, además, el grupo parlamentario socialista ha perdido dos diputados (que serían imprescindibles para el éxito de la moción de censura aunque la votara a favor IU) que han pasado recientemente al grupo mixto. Esto es, el PSOE ha esperado al momento en que, por una crisis propia, más difícil sería que prosperara la moción de censura. Es tan evidente que es un paripé electoral que prescinde absolutamente de los intereses del pueblo extremeño y que no se dirige contra Monago sino contra IU (¿alguien ha oído al PSOE criticar a los diputados del grupo mixto, que fueron elegidos en las listas del PSOE y que hacen imposible el éxito de moción de censura alguna?) que uno empieza a sospechar que pueda tener un notable efecto bumerán.

En las últimas semanas el PSOE ha demostrado que le preocupa muchísimo IU. La ficción de censura de Fernández Vara se entiende mucho mejor como segunda parte de la crisis del gobierno andaluz que montó Susana Díaz hace escasas semanas. Todo ello en una campaña en la que el PSOE tiene como eje que no son lo mismo que el PP (hasta han creado la web No Somos Lo Mismo conscientes de que por mucho que no se mencione al elefante la gente lo está viendo) y que por tanto lo que toca es elegir entre PP y PSOE, que son dos mundos distintos que copan todo el abanico político realmente posible.

Que la campaña contra IU va a ser dura y que sólo acaba de empezar (al PSOE le dan igual las elecciones europeas salvo para dejar colocados a un par de incolocables) es algo muy sabido en IU. Sin embargo uno empieza a pensar que el tiro puede salirle al PSOE por la culata.

En primer lugar la jugada de Fernández Vara es tan obscenamente evidente que sólo la militancia más entregada está haciendo como que IU tiene la obligación de aplaudir al PSOE en sus mítines, que es de lo que se trata y no de una moción de censura. En segundo lugar porque la respuesta de IU ha sido bastante coherente: IU Extremadura ha dicho que está dispuesta a negociar una moción de censura con contenidos políticos definidos, no un paripé sin programa político alguno como el que propone el PSOE: “Hoy no estamos diciendo no al señor Vara, le estamos diciendo al PSOE, al electorado del PSOE y al señor Fernández Vara, y a cualquier otra fuerza política que pueda contactar, dialogar o acordar cuestiones con IU, que así no se hace, una moción de censura tiene que tener diálogo previo y negociación previa, tiene que tener un programa concreto con actuaciones calendarizadas y sustentadas presupuestariamente, y hay que garantizar los suficientes votos de la Cámara para que esa moción salga adelante. Nada de eso se ha hecho hasta ahora”. Puede que incluso, en tercer lugar, porque permita recordar el bochornoso papel del PSN obligado por el PSOE a permitir que siga en Navarra el gobierno corrupto y reaccionario que preside Barcina.

Ni la política ni los intereses de la mayoría social extremeña son lo que ha movido a Fernández Vara ni al PSOE a presentar esta ficción de censura, pero también pienso que en términos de pura táctica electoralista puede conseguir los efectos contrarios a los que el PSOE busca. Los grandes medios de comunicación habían hecho como siempre en campaña electoral: ocultar la existencia de IU, un muro de silencio muy difícil de romper pese a que algunos medios digitales y las redes sociales puedan poner palos en la rueda del Gran Hermano. Pues bien, esta moción de censura, como aquella crisis de gobierno andaluza, coloca a IU en el centro del debate electoral y con la posibilidad de explicar sus argumentos. Evidentemente coloca a IU en el centro del debate para machacarla, que es lo que harán esos medios que tapaban a IU. Pero hoy eso no tiene el mismo efecto que hace décadas: quizás podríamos recordar qué resultado obtuvo ERC de la campaña del PP contra Carod Rovira. Las circunstancias son distintas en muchos aspectos, pero también en el descrédito del bipartidismo, del PSOE en concreto y de las grandes maquinarias mediáticas que hace tiempo que no consiguen desprestigiar aquello que criminalizan. Nada hay más dulce para los oídos de un militante de IU que Rodríguez Ibarra diciendo en televisión que “IU es la extrema derecha, el PP el centro derecha y el PSOE el centro izquierda”.

En los últimos años ha habido muchos colectivos de oposición al saqueo que han sido señalados con campañas infumables cargadas de insultos, patrañas, ninguneos y descalificaciones. Y pese a la dureza de la campaña no hay colectivo que no haya salido reforzado en el imaginario colectivo. Que se repiense el PSOE centrar su campaña en hostigar a IU, que igual hasta nos da el empujoncito para ayudar a tomar el cielo por asalto.

(*) Hugo Martínez Abarca es miembro del Consejo Político Federal de IU y autor del blog Quien mucho abarca.
5 Comments
  1. Verbarte says

    Algo más que apoyando al PSOE ha conseguido IU en Extremadura. Al menos ha conseguido enfrentar a Monago contra su propio partido y mostrar a la ciudadanía que no hay mucha diferencia entre lo que hacen PP y PSOE. http://wp.me/p2v1L3-vA

  2. Ezkertiarra says

    PP y PSOE sí son lo mismo: http://www.sisonlomismo.es/

Leave A Reply

Your email address will not be published.