Con lo que nadie contaba

13

Santiago Alba Rico *

Santiago-Alba-RicoDesde la izquierda y a vuelapluma, podemos decir que hay tres moldes para abordar los resultados de las elecciones europeas.

Publicidad

El primero, ultrarrealista -como lo es el papel secante o una bomba de succión-, consiste en insistir con fundamento en el fracaso de la UE y en la irrelevancia de los comicios, que ocultan el lugar donde realmente se deciden las cosas, al margen de parlamentos y asambleas. Este ultrarrealismo, de modo coherente, postuló la abstención y no se siente concernido por la nueva distribución de fuerzas, considerando que el dato relevante es el de la verdadera mayoría: la de los que no han votado porque rechazan el sistema en su conjunto.

Publicidad

La segunda, razonablemente apocalíptica, llama la atención sobre el ascenso de la ultraderecha y lamenta de manera justificada la pusilanimidad de una izquierda que ha dejado en manos del fascismo el discurso contra el euro y la UE. Esta fundada visión apocalíptica considera, al contrario que la ultrarrealista, que en Europa se juega mucho, si no todo, y que la abstención no ha hecho otra cosa que abrir paso a las fuerzas más reaccionarias y peligrosas del continente.

Finalmente, la tercera postura -que es la mía- aceptaría en parte los dos análisis, pero recolocándolos en el ámbito nacional. A los ultrarrealistas les diría que tienen razón sobre la UE y sobre el “sistema”, pero que precisamente lo que caracteriza en España la situación es la erosión paladina del régimen de la transición y que lo que estaba en juego en las elecciones del 25 de mayo, a escala del Estado español, era por tanto la elección entre apuntalar el sistema o contribuir a derribarlo, con todos los peligros que esta última opción entraña. Paradójicamente, en este declive del bipartidismo, la abstención ultrarrealista reforzaba el sistema mientras que el voto contra PP-PSOE lo cuestionaba y, como se ha visto, lo comprometía seriamente. El error de los ultrarrealistas es el de hacer sus cálculos a partir de una realidad pasada o inexistente, la de un sistema hasta ahora cerrado e inmutable, cuando lo cierto es que todas las amenazas y oportunidades del presente derivan de la misma fuente: la apertura repentina de una grieta sin precedentes desde 1978 en la que de pronto la política cuenta. Es verdad que desde Europa poco se puede hacer hoy para cambiar Europa, pero sí para cambiar las relaciones de fuerza en España; y ese efecto, como es patente, se ha producido y estaba asociado en este caso -y sin que implique una norma de aplicación general- al voto.

En cuanto a los sensatos apocalípticos, habría que recordarles que, si algo demuestra el fracaso de Europa, es la desigualdad económica, sí, pero también la heterogeneidad de sus procesos políticos. La vieja historia de la vieja Europa, con todas sus diferencias, sigue presente en la UE y no conviene coger por los pelos el conjunto de la realidad europea, extrapolando los casos de Francia e Inglaterrra, por ejemplo, al resto del continente. El anti-europeismo de extrema derecha asciende de modo desigual, como corresponde a situaciones e historias muy desiguales. En España yo creo que ese discurso aún no está maduro, ni para la derecha ni para la izquierda, como lo está en cambio en Francia e Inglaterra (por razones obvias que tienen que ver con la “soberanía nacional”, muy débil o contradictoria en la Europa del sur); por otra parte, en Grecia ha ganado Siryza, lo que a mucha gente le dará tanto miedo como a nosotros Le Pen, y en Portugal ha vencido el PS y en Italia Renzi y en España se ha hundido el bipartidismo sin que haya sido reemplazado, como en otros lugares, desde la extrema derecha. Por no hablar de la Europa del este, donde la abstención deslegitima cualquier voto. Los resultados europeos reflejan precisamente esas fracturas, desconexiones y derivas paralelas dentro de una Europa -cajón en desorden- claramente abocada, si no se desmonta solidariamente, a una trágica e incoherente explosión.

Lo que demuestran los resultados es precisamente que Europa no existe y no ha existido nunca y que su propia heterogeneidad, potencialmente peligrosa, abre también posibilidades, al menos en el sur, a una intervención desde la izquierda. Con todas las reservas, creo que Podemos ha tocado la tecla adecuada y no se puede dejar de recordar que su crecimiento ha sido mucho más rápido y musculoso que el de cualquier fuerza de la ultraderecha europea. No es ni mucho menos una victoria, pero es una muy buena noticia y tan absurdo sería dejarse llevar por la euforia como negar su importancia, que muy pocos -en la derecha y la izquierda- habían sabido anticipar.

Eso dice ya mucho de Podemos: nadie contaba con ellos. Nadie contaba, en realidad, con aquéllos con los que no contaba nadie, con todos aquellos que el doble bipartidismo español (el del PP-PSOE, pero también el de IU-Izquierda Radical) había dejado fuera y que ahora han visto en Podemos, de pronto, como quien ve la palabra en la sopa de letras, un vehículo con tres marchas que ya ninguna otra caja de cambios (ni las de los grandes camiones ni las de las pequeñas motos) permiten: indignación, ilusión y política. Es una combinación potencialmente peligrosa pero también potencialmente ganadora, como así lo demuestra el hecho de que en solo tres meses Podemos haya pasado de la inexistencia a convertirse en la cuarta fuerza política del país.

No se trata sólo de ganar: cualquier PP, cualquier PSOE puede hacerlo. Pero se trata de ganar: eso IU no puede hacerlo. Ganar y no sólo ganar es el desafío de Podemos a partir de ahora: movilizar la indignación sin vaciarla de contenido, no matar la ilusión con demasiada “política”, hacer política con los círculos y desde ellos. Hay cosas de Podemos que no me gustan, pero he llegado a una edad en que me fío poco de lo que me gusta; lo que me gusta ha introducido efectos tan poco positivos en este mundo -por no hablar de los negativos- que casi me ocurre, al contrario, que basta que una cosa no me guste del todo para concluir que algo tendrá de bueno. No estoy dispuesto ya a defender lo que me gusta, que tan malos resultados ha dado, y sí a defender cosas que me gustan menos, pero que pueden llegar objetivamente más lejos. No se trata sólo de ganar, pero para ganar habrá que correr riesgos a nivel de significante, buscar ambiguos y hasta peligrosos enganches formales y culturales con las mayorías sociales, dejar los elitismos doctrinales. Se trata de ganar, sí, pero para no-sólo-ganar, para que gane la izquierda -y no otro PSOE- habrá que recordar siempre los motivos por los que el 15-M gritó “no nos representan” y no hacer concesiones ni de contenido ni de práctica política. Todo es negociable, salvo la indignación, la ilusión y la política de la gente, gente que debe ser siempre la única dueña del proyecto si no queremos que vuelva a encerrarse en sus casas, retorne al redil del bipartidismo o -aún peor- se entregue al leviatán del populismo fascista.

No puedo ocultar mi alegría por los resultados de Podemos. Por ellos mismos, sí, pero también como síntoma. Podemos ilumina y acelera una mutación que llevábamos décadas esperando y que llega cuando tenía que llegar: cuando mayor es el peligro. Por eso mismo, y como recordaba Pablo Iglesias en la fiesta electoral, aún no se ha ganado nada; todo sigue igual que ayer y todo va a empeorar; y tan grande es la posibilidad de ser derrotados como real es la posibilidad -que por primera vez existe- de doblar el curso de la historia. Hay que exigir y demostrar, por tanto, el más alto grado de responsabilidad, madurez, compromiso y honestidad. Las elecciones europeas son en realidad el verdadero comienzo.

(*) Santiago Alba Rico. Filósofo y columnista. Su último libro publicado es ¿Podemos seguir siendo de izquierdas? (Panfleto en sí menor) (Pol-len Edicions, Barcelona, 2014).
13 Comments
  1. pedro says

    el fenómeno podemos sería inexplicable sin el 15M previo y el desenfoque que del mismo hicieron lU, PSOE y los partidos supuestamente revolucionarios, del PCPE a la CNT-FAI (no deja de ser un partido político que utiliza la acción sindical como única posible para cambiar la sociedad). Podemos ha sabido entender parte del mensaje, queda llevarlo a la práctica.

  2. juanjo says

    Avanti popolo

  3. cparra says

     Es de celebrar que- después del resultado en Francia de las elecciones europeas- en España, fuerzas políticas como IU o Podemos se hayan beneficiado del descontento de la crisis. Aunque, es verdad, aún queda mucho camino por recorrer. Con respeto y con permiso de los firmantes de enjundiosos artículos, como mujer trabajadora, rondando la cincuentana y sin ninguna formación política, me gustaría dejar una humilde opinión sobre cómo he visto la aparición de Podemos y su resultado.
    No soy seguidora de ninguna tertulia televisiva porque no pretenden informar y ayudar a los ciudadanos a construir pensamiento crítico. Al contrario. Pero, por acompañar a mis padres mayores, muy a mi pesar forofos de ellas, he conocido a Pablo Iglesias en la Sexta. En Madrid, no sé,pero en Zamora, salvo por tertuliano, nadie le ytconocía. No dudo de su verbo-además es joven, con desparpajo y una imagen …. sí, muy cuidada,- pero, en general, su discurso es muy coincidente con el de IU (a quien doy las gracias por su apoyo contra algunos desahucio desde antes de que los ciudadanos nos creyeramos lo de la crisis). No quisiera equivocarme pero Pablo Iglesias ha estado pululando de tertuliano mucho tiempo. Es ahí donde creo, que ha forjado su liderazgo, desde donde ha tenido la gran fortuna de proyectarse en toda España. Ahí y en menor medida (por la diferencia de difusión) en el periódico Público que, también desde mi opinión, ha ido demasiado lejos en el apoyo a Podemos, un partido de los dos exponentes principales de la TUERKA. AL margen del PP y del PSOE (por cierto, también representados en las mismas tertulias que Pablo Iglesias) nadie ha tenido una plataforma tan propicia como P.Iglesias para lanzarse a la política. Y me pregunto por qué. Sólo cuando se inició la campaña electoral P. Iglesias, dejó de intervenir en su tertulia de la Sexta. ¿¿ A nadie se le ocurre que eso también tendrá algo que que ver con el resultado de PODEMOS en toda España?? ¿¿Solo a mí?? ¿Nadie se cuestiona el papel de los medios de comunicación en apoyo de unos intereses,partidos, plataformas?Poco o nada entiendo pero me hago preguntas ¿¿ Cómo es posible que ni siquiera los programas de informativos apenas saquen información de IU a pesar de ser la tercera fuerza políticia de España?? ¿¿Por qué IU apenas aparece en nada?? Sin duda estamos muy descontentos pero, en muchos provincias españolas, seguro que el resultado de PODEMOS no sería el mismo si nadie conociera a P.Iglesias.Como también dudo, y mucho, del proceso de primarias que puso en marcha.¿¿ Quién, sino el propio P. Iglesias hubiera sido elegido cabeza de lista de PODEMOS?? Sólo él era el conocido.El resultado de PODEMOS es el resultado de Pablo Iglesias. Y él, y la gente de ese partido de sólo cuatro meses, sabían del tirón de su imagen, de la televisiva. Y para que no se despistara ningún posible votante, atraido por esa figura, su imagen se trasladó a las papeletas de votación. Nada de eso se analice ahora, con PODEMOS, ni siquiera en un medio como CUARTO PODER. Recuerdo, en cambio, cómo se trató por los medios alternativos de entonces, la irrupción de Rosa Diaz con su UPyD, después de, también mucho tiempo, de tertulias por las tertulias de las innombrables Intereconomía y Telemadrid y con el apoyo inestimable del periódico el Mundo.IU, no debe mirar al pasado (a Julio Anguita a quien conocí en una ocasión y nos hizo parecer a todos idiotas. El conocimiento no puede ser prepotencia y él, la demostró en un pequeño acto de gente normal). Yo, como votante de IU, le pido que tengan en cuenta a la gente normal, a los jóvenes, por supuesto porque son el futuro; pero también a nosotras/os los menos jóvenes y a los mayores. Que sí; necesitamos a la izquierda real; que mejore la participación de sus bases, de sus simpatizantes; que sea capaz de ofrecer alternativas; que cada vez que da un paso en positivo-como estimo es el resultado de las europeas- todas sus sensibilidades contribuyan a seguir avanzando. Pero, cuidado, una cosa en confluir, otra ser rehén. Yo lamentaría mucho que IU, que ha tenido muy buenos resultados, se precipitara.

  4. el futuro llegó says

    Antes que Pablo Iglesias, la tertuliana estrella de la cuatro, el plus, TVE, etc,etc era Irene Lozano, periodista proveniente de la izquierda que fue captada por Rosa Diez y es ahora parlamentaria de UpyD. El fenómeno televisivo es evidente en nuestra sociedad, pero el curro de POdemos con sus círculos barriales y al apoyo activo de los militantes de IA (muchos exLCR-MC) ha sido más efectivo que toda la propaganda electoral institucional. En IU hay mucha gente que jamás votarían los que votan podemos, los aparachis eternos que controlan el PCE e IU que se pelean por los puestos remunerados, el caso del PCE de Madrid, de la Alcaldía de Rivas, lo de llamazares, etc, a mucha gente le huele a casta, tan casta apesebrada como la del PPSOE, o los sindicatos UGTCCOO. Una cosa son las bases y otra los aparatos que controlan partidos y sindicatos. Mucha gente de podemos viene de las bases de ambos sectores hartos del tapón generacional de los Reneses, etc,etc. El caso de Cudillero es sintomático, y de tantas otras poblaciones importantes. Podemos ha demostrado a los que se pelean por los puestos de las listas cerrradas que ellos elaboran con oscuros intereses personalistas que esa forma de proceder debe desaparecer y si no es con listas abiertas y elegidas directamente por los futuros electores, nada cambiará. El caso de IU extremadura, o el PSOE y su pacto con la marca blanca del PP navarro son el ejemplo de decisiones de los aparatos al margen de lo que quieren sus votantes. Si podemos no decepciona seguirá creciendo tanto como Siriza en Grecia, a costa de PSOE e IU y para sonrojo de los ultrarevolucionarios que terminan desde sus poltronas pseudoanarquista o cuasimarxista, favoreciendo a al capitalismo.

  5. ordoñez says

    Pablo Iglesias
    Ahora que hemos digerido los resultados de las elecciones europeas, toca valorar. Osea, que toco decir chorradas a diestro y siniestro, y tirar piedras a aquellos que se han colado en la fiesta de la democracia, aparentemente. sin haberles invitado. Resulta que, como lo llaman algunos, el perro flauta de Podemos, ha entrado como un Miura en las ventas y se ha llevado, no sólo el rabo, sino que a algunos se lo ha hecho meter entre las piernas. Ha ido el tío, y por verónicas, chicuelinas y molinetes, ha lidiado sin despeinarse la coleta, como un auténtico José Tomás, a todos los toreros bomberos del panorama político. Poco a poco se ha hecho su parcela en el coso de los Top ten y ahora jode más que una mosca cojonera. Así empezó un indio llamado Gandhi, uniendo a hindúes y musulmanes para recuperar sus derechos ante la corona británica en una India con 350 millones de pobres mientras terminaba la primera guerra mundial y el mundo se preparaba para la segunda. El tal Gandhi, prendía fuego a su ropa fabricada en Inglaterra y se puso a tejerse sus propias prendas. Un máquina el tío, a la hora de dar por saco. Pues bien, nuestro Gandhi de coleta morena, se compra la ropa en las casual shop y va a los debates y mítines con ella puesta. Nada de Burberry ni Armani, y ¿con eso se cosechan votos? Pues sí, señores políticos y diseñadores de moda, eso vende y mucho. Cómo esto siga así, me veo a Rajoy con chandal rapero y gafas espejadas acudiendo al curro montado en una Harley con la Cospedal de paquete. El Psoe y el Pp deberían aprender de sus errores y poner los pies más en el suelo. Llegará un día más pronto que tarde, en que España deje de ser bicéfala, y tengamos que dar paso a estos locos con coleta que, aunque bohemios, saben poner orden a aus ideas y, lo que es más dificil: trasmitirlas. Hoy son diana de críticas llenando los periódicos de artículos escritos por mercenarios columnistas serviles y cobardes. Mañana serán la alternativa a tanto facha con Montblanc en el bolsillo, a tanto inepto con caballo bordado en la pechera y a tanto soplagaitas que hoy llaman a estos, perro flauta.

  6. Cherryl Muscott says

    “That’s it, Mom,” groaned Clint. “You nasty slave. Mmm, you’re my Mommy-slave. You’ll do anything in the world I tell you. You’ll help me fuck your sister. And your daughters. Both of them. Alicia and Zoey. And you’ll help me discipline bratty Lee into acting like a proper eighteen-year-old.”

    http://www.netmi.pl

  7. Shelby Sindelar says

    “I did, Cupcake. Your brother was hung. He was so hard beneath me. I ground and groaned on him, growing hotter and wetter. And then he laid me on the bed.”

    http://www.pinkpin.pl

Leave A Reply

Your email address will not be published.