En España se tortura

5
Informe_Tortura_España
Imagen del informe 'La tortura en el Estado español', elaborado por la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura. / prevenciontortura.org

Es muy difícil imaginar un país más cutre que el nuestro, consumido por la corrupción, el desempleo, la mediocridad empresarial y hasta el hambre infantil. Es complicado pensar en un Estado de la civilizada Europa que, víctima de la necedad política y rehén de la Banca, tenga menos capacidad para entusiasmar que España. Pero no se desanime, que todo es posible en esta democracia avanzada, capaz de aceptar que su sistema de dependencia pierda 17.065 usuarios en 2014. O que su Tribunal Constitucional avale el despido gratis durante el primer año de contrato. No olvide que en esta vida siempre se puede ser peor, más miserable y cruel, más egoísta e inhumano...

En España se tortura. Y no solo herbívoros en las plazas de toros. Ahí tiene un nuevo agujero negro. Era una de las pocas cosas que le faltaban a esta España bochornosa. Se tortura dentro y fuera de nuestras fronteras. En comisarías y cárceles, en las fronteras de Ceuta y Melilla y también en el ejército: cinco legionarios españoles han sido detenidos por presuntas torturas en Irak. “La tortura se produce en todo el territorio español, y se lleva a cabo por todos los cuerpos de funcionarios encargados de la reclusión y seguridad”, asegura la Coordinadora para la Prevención y la Denuncia de la Tortura (CPDT) en su informe anual.

Publicidad

El jurista Carlos Jiménez Villarejo denunció hace solo unos días, en el Parlamento Europeo, que la práctica de tortura por parte de las Fuerzas de Seguridad se ha intensificado en nuestro país. Habló de la apertura de 79 procesos penales, en el conjunto de España, la mayoría de los cuales corresponden al País Vasco. Y sentenció: "Es muy preocupante que esto ocurra en el seno de la Unión Europea que dice fundamentarse, según el Art. 2 del Tratado de Lisboa, en el respeto a la “dignidad humana” [ver vídeo].

El pasado año 527 personas denunciaron torturas y malos tratos en España. ¿Qué tiene que decir el Gobierno? ¿Y la oposición? Poca cosa. Impunidad y negación por parte de las autoridades. La tortura sigue siendo tabú en España, seguramente porque se trata de uno de los lazos negros que aún nos unen con el franquismo, ese fantasma que no podemos, o no queremos, eliminar definitivamente de nuestras vidas.

Se tortura mejor que antes, eso sí. ¿Recuerda las espantosas marcas que dejaban los torturadores franquistas? Aficionados. Las técnicas se han depurado, y los torturadores son auténticos profesionales: más dolor en menos tiempo y con menos señales.

El asunto no tiene ninguna gracia. La indiferencia ante la tortura nos convierte en ciudadanos despreciables de una sociedad enferma. Aún más enferma.

Podemos (YouTube).
5 Comments
  1. qq says

    Tampoco hace falta bucear en ningún informe, vale con echarle un vistazo a cualquiera de los vídeos protagonizados por antidisturbios en cualquier manifestación incómoda para el poder. Si son capaces de semejante brutalidad a la vista de todos, es fácil imaginar los extremos a los que pueden llegar en la intimidad de la comisaría o el calabozo.

    España sigue siendo un régimen represivo y salvaje. Y lo peor es que el asunto tiende a empeorar.

  2. Neo says

    Por no hablar de las listas negras de activistas políticos que se siguen haciendo en la Brigada de Información de la Policía al más informatizado estilo franquista … cuando despertó Franco seguía ahí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.