La «crisis» de la democracia española explicada a una niña de siete años

5

Francisco Serra

I

– Papá, ¡Qué vieja es la reina!

Un profesor de Derecho Constitucional asintió, distraído y estaba a punto de farfullar una queja por el lenguaje nada "políticamente correcto" de su hija, cuando reparó en que hacía casi un mes del inicio del nuevo reinado. Para los niños, todos los que superan la veintena parecen muy mayores, a excepción de sus propios padres, por fortuna, pensó el profesor.

– ¡Pero si es más joven que yo! Es la mujer del nuevo rey.

– ¿Y por qué lo han cambiado?

– El anterior rey abdicó y su hijo ha heredado el trono.

– ¿Y cuando tú abdiques…?

– Solo los reyes abdican. Los demás nos jubilamos.

– ¿Y cuando tú abdi…, perdón, te jubiles, yo heredaré la Universidad?

– Ejem, bueno, no creo. Tendrás que hacer oposiciones.

– ¿Y el nuevo rey ha hecho oposiciones?

– No, los reyes no las hacen.

– Papá, no lo pillo.

"Ni yo", pensó el profesor y para salir del apuro le propuso a su hija:

– ¡Uf, qué calor! ¿Quieres un helado?

– ¡Sííííí, de vainilla!

II

Un profesor de Derecho Constitucional estaba escribiendo un post para cuartopoder.es, mientras mordisqueaba una tostada, cuando desde el salón su hija, que estaba viendo la televisión, le preguntó:

– Papá, ¿un ómnibus es un autobús?

– Bueno, algo así.

– Dicen en la tele que van a llevar al Congreso un autobús lleno de leyes.

El profesor descubrió, con horror, que su hija había aprendido a zapear y que empezaba a desinteresarse de los dibujos animados.

– ¿No estabas viendo los dibujos?

– Están ahora con la publicidad. Explícame lo del autobús.

– No es ningún vehículo. Es un decreto-ley que lo llaman ómnibus porque trata de muchas cosas.

– ¿Y lo aprueba la Asamblea, como hacemos nosotros en clase?

– No, lo aprueba el Gobierno por razones de extraordinaria y urgente necesidad y luego el Congreso sólo lo convalida.

– Pero, papá, dicen que tiene casi doscientas páginas. ¿Todo eso es urgente?

– Bueno… la crisis económica, ya sabes…

– ¿Y luego lo van a discutir en el Parlamento, donde los leones, punto por punto, como nos han dicho en el cole que hacen con las leyes?

– Se vota en bloque, porque corre mucha prisa. Si la oposición no está de acuerdo, puede recurrir ante el Tribunal Constitucional.

– ¡Ah, qué bien! ¡Lo pillo! ¡Lo pillo! ¿Y cuándo va a decidir ese tribunal, mañana o pasado?

– Pues…. no. Con un poco de suerte en dos o tres años.

"No lo pillo", contestó, después de pensar un poco la niña, consternada. Y luego, viendo lo que el padre estaba comiendo, preguntó, con gran irritación: "¿Qué te estás tomando? ¿Una tostada con mantequilla? ¿No sabes que no puedes tomar grasas saturadas?" El profesor contempló, compungido, cómo la niña le arrebataba el plato y tiraba a la basura su comida, mientras añoraba aquellos tiempos en los que a los escolares les enseñaban conocimientos "útiles" de verdad, como la lista de los reyes godos o los órdenes de insectos y no las clases de alimentos (¡encima en inglés!) en la asignatura de Science, la preferida de su hija.

III

– ¡Papá! ¿va a haber elecciones?

– En unos meses, cielo.

– ¿Y van a cambiar antes las reglas?

– Bueno, quieren que los alcaldes sean los que están los primeros en la lista más votada.

– ¿Y eso les beneficia a los que mandan ahora?

– Bastante, creo.

– ¿Es como cuando jugamos al póquer y, después de ver las cartas que tienes, unas veces me dices que color gana a escalera y otras que escalera gana a color?

– Eh… ¡No, no, yo sólo lo hago para que sepamos las reglas a que atenernos…! ¡Y quieren cambiar la ley electoral por la regeneración, para que la gente se identifique más con la democracia!

– ¡Papá, si ni haciendo trampas consigues ganarme! (Era verdad). De todas formas, prefiero jugar sin que te "regeneres"… Por cierto, ¿has visto el calor que tiene la Nancy con su ropa de invierno? No hace más que sudar…      Hay en la juguetería un vestido de verano ideal para mi muñeca.

Y después, con picardía, concluyó, ante la desesperación del profesor:

– ¡Vamos a comprarlo y luego me explicas lo de los socialistas!

5 Comments
  1. Concha says

    Profesor, muchas gracias por compartir tanta inteligencia

  2. Verbarte says

    Más fácilmente entendería una niña de 7 años que la España de Rajoy es un país bolivariano. http://wp.me/p2v1L3-y1

Leave A Reply

Your email address will not be published.