Hermanos de sangre

6
Pujol_comunicado_cuentas_extranjero
El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en una imagen de archivo. / Efe

Según contaba el prestigioso diario La Vanguardia, en su texto de apertura del pasado domingo, “el expresident (Pujol) suspiraba por encontrar una salida a la crítica situación fiscal que enfrentaba”. Pobre expresident. Suspiraba. Ya sabe, por encontrar una salida a la crítica situación fiscal que enfrentaba. Una situación fiscal que lleva 34 años atormentándole, no dejándole dormir, convirtiendo su molt honorable vida en un infierno. Pobre expresident, insisto. ¡Cómo suspiraba!

“La familia Pujol ha pagado ya dos millones al fisco”, insiste La Vanguardia, convertida en portavoz oficial del clan del hombre que presidió la Generalitat catalana durante 23 años de nada. “Es un asunto personal suyo”, asegura Artur Mas, actual presidente de la Generalitat, en un intento por diferenciar entre la vida política de Pujol y su millonaria herencia no declarada. Y no aclarada. ¿De cuánto dinero estamos hablando? De “un dinero”, dice Jordi Pujol Soley en su comunicado. En 2013 el juez Ruz investigó movimientos de más de 32 millones de euros realizados por Jordi Pujol Ferrosola en 13 países. Un año después el mismo juez siguió la pista de 15 millones de euros que Pujol Ferrusola utilizó en diversas operaciones. Fuentes próximas a la investigación sugieren que la cifra que gestionaría fuera de España el primogénito de la familia Pujol podría alcanzar los 60 millones de euros.

Publicidad

Cifras que ya no tienen importancia. 15, 32, 60 millones de euros… “¡Si pudiera quemar ese dinero!”, escribe Manel Pérez en la Vanguardia, poniéndose en la piel de un Jordi Pujol que “suspiró pensando” esa frase. Pero que ni quemó la pasta ni la regularizó, pese a disfrutar de tres amnistías fiscales: la dejó en Suiza. “Lamentablemente, no se encontró nunca el momento adecuado para regularizar esta herencia, como si han podido hacerlo otras personas”, explica el expresident. ¿Herencia? ¿Sólo herencia? ¿Nada de comisiones, de nuevos ingresos, de eso que la policía denomina “corrupción política”? No importa. A estas alturas nada importa porque ya nada es creíble, porque la mentira se ha convertido, como escribió el periodista francés Jean Françoise Revel, en la primera de todas las fuerzas que dirigen un planeta apestoso: El mundo de los Pujol.

Pujol_niega_cuentas
Un momento de la entrevista de Pujol con Susana Griso en el programa de Antena 3 'Espejo Público' durante la que el expresidente de la Generalitat negó que tuviera cuentas en el extranjero. / captura de vídeo de Antena3

“¿Si tengo cuentas en el extranjero? No”, dijo en enero de 2013 un Jordi Pujol todo ofendido a Susanna Griso en el programa de Antena 3 “Espejo Público”. Tras ver ese vídeo, tras escuchar al patriarca negar el pecado, los Pujol deberían poner fin a este penar y, con las orejas gachas y el rabo entre las piernas, recoger sus pertenencias, repartir plantas y animales domésticos entre los vecinos, y retirarse a vivir sus últimos días lejos de Cataluña. ¿En las cuevas de Montesión en Sanlúcar de Barrameda, ese retiro para ermitaños fundado por el VIII duque de Medina Sidonia? No, más lejos. Fuera de España. Quizá en alguna caverna afgana.

La mentira mata, y en política más. Los daños colaterales de una torpeza como ésta, según la policía “ingresos propios de la economía ilegal” y “actividades destinadas a disimular los rastros del dinero”, son incalculables. Pujol dejó de ser Cataluña hace tiempo, pero no todo el mundo se ha enterado. Por eso la reunión de mañana entre Artur Mas y Mariano Rajoy se celebra en medio de un orden político kafkiano, con el ambiente social envilecido, sin grandes perspectivas de futuro. A no ser que todo sea cuestión de dinero, de dinero corrupto, y la fortuna irregular del expresident entre en Moncloa como un bálsamo de hermandad, de igualdad y fraternidad. Porque en territorio español se defienden diferentes banderas, pero en el extranjero ondean las mismas: Suiza, Andorra, Islas Caimán… El Partido Popular y Convergència i Unió, hermanos de sangre.

6 Comments
  1. qq says

    ¿Y todo se va a quedar en una simple ‘regularización’, pagando un par de millones y listo? Sale barato haber estado robando a lo grande durante décadas….

    Ya se sabe, a otros, menos ‘honorables’, les caen unos cuantos años de talego (que no meses, como al amigo Matas), por mangar en una casa o una tienda cosas que no valen ni la centésima parte de lo que Pujol o Matas se han levantado crudo a base de guante blanco. Curiosa justicia, por Darwin.

    [[Por cierto, Jefe, por ahí arriba se te han colado unos cuantos ‘Puyol’. Pero, que yo sepa, el peludo exjugador culé creo que no tiene nada que ver con esto.]]

  2. qq says

    Gran artículo de Maraña en Infolibre: http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2014/07/28/sin_perdon_sin_cachondeo_20063_1023.html.

    Cada vez está más claro: cuanto más patriota se proclama uno, más traidor (en tanto ladrón a la patria) suele ser.

  3. Cuartopoder says

    Para qq. Corregido. Gracias.

  4. juanjo says

    «España nos roba» Pujol.

    Y es que como dice la Biblia (Y el Manifiesto comunista) cree el ladrón que todos son de su condición.
    ….
    Y ya de paso ahí va la pregunta: Valencia y Madrid, Andalucía, Baleares, Galicia, Castilla la M., etc. ¿Existe alguna Autonomía en donde, llámese GÚrtel, ERES, Baltar, J. Matas,, Munar, etc. Contrata de basuras,… en donde no existan 2 o más Pujoles?

    A veces (Güedes, Lamela. Zaplana, Aparicio, etc,) se plasman en meras puestas giratorias.

  5. Piedra says

    Saludo entre Rajoy y Mas:
    –Hola choricet
    –Hola bitifarro

  6. Santader says

    Hola señores, es un gran post sin duda Me gusta infinito. Gracias 1000

Leave A Reply

Your email address will not be published.