Carta a mi círculo

Jesús Montero *

jesus_montero_tribunaA pocas horas para finalizar la primera tanda de votaciones directas de la Asamblea Ciudadana Sí se Puede os escribo por este medio. He disfrutado y reflexionado en el hilo a cuenta de las votaciones que el compa Marce inició. He permanecido en silencio porque creía que era lo mejor que podía y debía hacer. Sabiendo como sabéis, la orientación de mi voto en la Asamblea Ciudadana, permanecer en silencio es mi aportación a una democrática y participativa conversación y deliberación promovida desde Virginia a Rafa, hasta María Ángeles y Martín, pasando por Juan y Luis, y el resto de compas que han participado escribiendo, y que todos los que no hemos hablado, hemos leído con sumo gusto. Probablemente, si yo hubiera intervenido, hubiera marcado el debate, las posiciones y dudo que hubiera sido bueno, enriquecedor. Escucharos ha sido para mí, sin embargo, de mucho valor.

Anuncio

Publicidad

Sé que a no todas las personas con las que comparto este proyecto de empoderamiento en el barrio, que es Podemos, les parecerá bien que os escriba por aquí. Habrá quien diga, “ves, no se expresa en el hilo del círculo y usa los medios de comunicación”, como estableciendo una asimetría entre los de abajo y unos supuestos “desde arriba”, para referirse a que acepto la invitación de cuartopoder.es para dar mi opinión sobre el debate constituyente y el por qué de mi apoyo a Claro que Podemos, al tiempo que tengo muy presente tanto el debate en mí círculo de base como la experiencia única de participar en el Equipo Técnico.

El hecho de “estar en los medios” no supone una “posición desde arriba”; de hecho, gracias a ese “estar en los medios” estamos hoy aquí constituyéndonos como nueva formación política en nuestra Patria, la del país y la forzada al “exilio”. Solo hace nueve meses Pablo Iglesias dio el paso adelante de ofrecerse para encabezar una candidatura popular y ciudadana al Parlamento Europeo si contaba con el aval de 50.000 personas indignadas, con ganas de promover el cambio político para recuperar la democracia tan secuestrada por los poderes financieros como estancada por el bipartidismo, hoy en crisis. Aquel paso adelante puso en pie un “ciempiés político” que en cuatro meses fue capaz de obtener la confianza de un millón y cuarto de conciudadanos y, con ello, la profecía del puente de Segovia, cuando hicimos el mitin con Pablo Echenique, se cumplió. La “manita” fue posible. Nosotros en el Círculo de Puerta del Ángel apenas llevábamos dos meses cuando explotó la primavera el pasado 25 de mayo. De hecho nos constituimos como círculo y al mismo tiempo “tomamos la decisión” en asamblea de convertirnos en un “comité de acción electoral”.

ticketea

Nos pusimos a trabajar por la candidatura y cada activista seguía por los medios la campaña de empoderamiento popular. Cada uno tenía una idea –un deseo– de lo que era Podemos y, sin embargo, todas las manos juntas con la misma papeleta –esa que tanto revuelo causó y que tan eficaz resultó–. La alegría de la jornada electoral para las miles de personas apoderadas en los colegios electorales se torno en lágrimas de emoción y risas de fiesta en la plaza del museo Reina Sofía en Madrid, y en cada espacio que se improvisó para el seguimiento electoral en la península y en las islas, dentro del país y en el exterior. Como muy bien dice Íñigo Errejón, Podemos provocó “una aceleración del tiempo político”. Tan acelerado son los tiempos desde hace cinco meses que lo que entonces era una candidatura electoral hoy es un partido político construyéndose desde la soberanía de una Asamblea Ciudadana, desde abajo y en común, sin comisión de candidaturas y sin “consensos territoriales” previos. El “todo” nos constituye y no es “la suma de las partes”.

“La aceleración de los tiempos políticos desata la ansiedad y el vértigo

La aceleración del tiempo político también desata la ansiedad y el vértigo. Y, sin embargo, para Podemos, es un momento este de constitución, para templar la pasión desatada, para hacer un acero político capaz de ganar la mayoría. Por eso hay que hablar de organización, pero ¿se puede hablar de organización sin hablar de las ideas que queremos que vivan”? Habrá que tener un para qué y un por qué, y de acuerdo con ello, un cómo. Creo que es “consenso Podemos” que nos encontramos ante una ventana de oportunidad única e histórica, que se puede abrir, pero que también nos podemos cerrar. Ese es el desafío. No se trata de diseñar la organización ideal del nuevo demos, ni tan siquiera la organización óptima para la participación política. Es algo menos filosófico, diríamos, más prosaico, pero con más altura, con más visión porque nos incluye a quienes estamos ya empoderados pero piensa cómo organizar y cómo representar a los que están por empoderarse y hacer posible el cambio político.

Mi voto para la propuesta ética, política y organizativa de Claro que Podemos es fruto de la confianza mantenida y renovada desde que avalé que Pablo Iglesias se presentase. Una confianza que lejos de resquebrajarse sale reforzada de la Asamblea Ciudadana, porque su propuesta organizativa final empodera a los círculos, como ninguna otra propuesta, muy al contrario de la imagen transmitida por los medios de comunicación –caudillismo versus círculos– y “aplaudido”, o sea creído, por compas que defienden legítimamente otras posiciones en nuestro debate .

Artículos relacionados
“Aprender del 15M no es recitar la jaculatoria quincemita, es incluir sus herramientas,
su estilo de participación

La propuesta organizativa del Equipo de Pablo Iglesias incluye cuatro aspectos silenciados interesadamente, que son resultado de dos transacciones y de dos incorporaciones. En la primera semana de octubre transaccionan con la propuesta del equipo liderado por Pablo Soto y Stéphane Grueso, para que “cualquier persona o grupo de personas puedan lanzar propuestas y que éstas se concreten en una iniciativa política si son apoyadas por la mayoría”. La ILP de Podemos es una aportación de uno de los 164 equipos que han contribuido con su esfuerzo y creatividad a una deliberación horizontal y abierta, y ha sido incluido por el equipo de Claro que Podemos. Este carácter inclusivo, ejemplo de trabajo en equipo, desde la confianza y el control, ha permitido reducir los porcentajes de Círculos y de personas inscritas para proponer Asambleas, Debates, pero además ha establecido una interlocución ·vinculante” de los Círculos con los Consejos Ciudadanos, que será un “laboratorio histórico” para experimentar la forma de “la nueva representación”, esa que es cartero y no mayordomo. Habrá quien no conozca quienes son Pablo Soto, Stéphane Grueso, Carlos Barragán, Miguel Arana y Yago Bermejo, pero todos los que despertamos, dormidos o somnolientos, el 15M les debemos mucho por todo su trabajo “invisible y en red”, al menos a los dos primeros que yo sepa. Aprender del 15M no es recitar la jaculatoria quincemita, es incluir sus herramientas, su estilo de participación, su Know-How, su “saber-como”. En esa misma semana, también incorpora la propuesta de herramientas telemáticas para favorecer la comunicación y toma de decisiones entre Círculos o para la celebración de asambleas virtuales que pensaron y han desarrollado como prototipo desde Espacios de Organización en red para Círculos Podemos. La nueva política no es sólo el uso de tecnologías de la información y la comunicación, pero desde luego es más democrático, participativo e innovador un partido político que emplea las TIC’s para crear espacios de difusión, encuentro y organización, que otro que compra seguidores en tuitter para encabezar el ranking. ¡Sigue así, Mariano, sigue así, y no comes el turrón de la navidad de 2015 en La Moncloa!

“La propuesta
de las finanzas garantiza el
valor de la transparencia y
cuentas claras

Esta actitud de inclusión, de mejora de la propuesta inicial de Claro que Podemos, se ha reflejado en un hecho que ha pasado inadvertido, pero de importancia estructural para el sostenimiento y “empoderamiento” real de los círculos, como es que sólo este equipo ha recogido la propuesta de Módulo de Finanzas, que la comisión estatal de Finanzas formada por  Segundo González, Miguel Ongil, Jorge del Rey, subió a Plaza Podemos y que ninguna otra propuesta organizativa de las que han llegado a la Asamblea lo ha incorporado. ¿Quién escucha a quién? Desde mi joven militancia comunista siempre oí y dije en reuniones y mítines la famosa frase del compañero Antonio, del prisionero de Occidente, el camarada Gramsci, de que “las ideas no viven sin organización”. ¡Cuánto más, sin finanzas, en los tiempos de la financiarización del capitalismo y las elecciones “financiadas”!. Esta propuesta de finanzas garantiza el valor de la transparencia y las cuentas claras, propio del ADN de Podemos, al tiempo que posibilita que todos los círculos tengan capacidad económica propia de acuerdo con los objetivos políticos de independencia financiera –sin bancos, sin deudas, sin hipotecas políticas– y de responsabilidad social con apertura a la sociedad y participación -con diversificación de ingresos, tejido económico local y presupuestación participativa–. Toda una estructura financiera desde el círculo al Estado pasando por el resto de escalas territoriales y unas políticas de personal y de proveedores claras. Claro que Podemos autofinanciarnos, el primer ejercicio de soberanía, y hacerlo con transparencia, claridad y responsabilidad social.

Finalmente en los días previos al encuentro de Vistalegre, tras deshacerse el equipo de Podemos Participar Más, compuesto por Daniel Ripa y Diego Pacheco y apoyado por la eurodiputada Tania González, la incorporación de esta última al equipo de Claro que Podemos supuso también la inclusión en la propuesta organizativa de todo el desarrollo territorial del proceso constituyente de Podemos. El 15 de noviembre Podemos estará constituido como el todo que es, para a renglón seguido, desplegarse territorial y sectorialmente, y constituir los Podemos de las Comunidades Autónomas, de nuestros barrios, pueblos y ciudades. Para ese proceso la incorporación de las propuestas del equipo Podemos Participar Más son una garantía y añaden valor. Claro que podemos participar más. Lo dije cuando di el paso de incorporarme públicamente al proyecto liderado “con Podemos, participamos; participando,… Podemos”, y hoy con más evidencias. Tras meses de “asambleas”, tras 1.000 personas organizadas en 164 equipos con 253 propuestas realizadas y transaccionadas en las cincuenta finalmente presentadas a votación de la Asamblea Ciudadana, tras cientos de correos electrónicos, de mensajes telefónicos, de artículos de prensa, de preguntas en appgree, de hilos y comentarios en Plaza Podemos y tras inscribirse casi 180.000 personas como no vamos a estar seguros de que con Podemos, participamos. Así ha sido, así es y así será.

” La propuesta del Equipo de Pablo Iglesias  dispone de una estrategia para ser mayoría

Queridos compañeros y queridas compañeras del círculo. Mantener la confianza y ejercer el control es tarea de todos los días, pero a estas horas del fin de la votación para elegir la propuesta ética, política y organizativa os pido que en la soledad de vuestro voto, de vuestro poder soberano, penséis no en nosotros, los que ya estamos empoderados, ni tan siquiera en nuestro pequeño círculo barrial, sino en el “nosotros” por construir, en ese Pueblo por empoderar que necesita y puede ganar el cambio, para lo que tenemos que construir la máquina electoral imbatible, mientras simultáneamente creamos las bases culturales y sociales para defender después la recuperación de la democracia y la transformación de nuestro país. Dar un corte de mangas a las líneas editoriales de los medios de comunicación, y con todo el cariño para todos los equipos, y muy especialmente para nosotros, el cariño por Pablo Echenique, y votar la propuesta del Equipo de Pablo Iglesias porque es la mejor: incluye valores éticos tan centrales como la autolimitación salarial del representante, dispone de una estrategia para ser mayoría, vencer al “régimen del 78” y cambiar el sufrimiento por el bienestar, y es la que en la práctica, no retóricamente, empodera a los círculos, dotándoles de capacidades financieras y telemáticas, para poder hacer real la voluntad de ser herramienta de participación y método político y pedagógico para desterrar el “yo no sé de política” y educarnos en la nueva política de una ciudadanía activa, una representación decente, una democracia real y una “otra España”, una nueva, una buena, una mejor.

Posdata: y el jueves, compis, no nos olvidemos de la concentración para que no cierren el centro de salud de Puerta del Ángel, por los líos que se traen los del PP del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid. Podemos no ha nacido para sustituir a los movimientos sociales, pero si hemos nacido para compartir las luchas populares y empujar hasta vencer las resistencias y que se acepten las demandas del pueblo. Seguimos en las plazas, ahora más organizados tras la Asamblea Ciudadana. Claro que Podemos.

 Jesús Montero (Cantabria, 1963) es activista del círculo Podemos de Puerta del Ángel (Madrid) y miembro del Equipo Técnico de la Asamblea Ciudadana Sí Se Puede.

Publicidad