Ganemos Madrid: Las cosas pueden ser de otra manera

1

Pablo Padilla *

Pablo_Padilla_nuevaMe imagino Ganemos Madrid como una herramienta que nos sirve para echar a la mafia que lleva gobernándonos demasiado tiempo. Así que me la imagino útil y accesible para mi abuela, votante de toda la vida del PP  y que ve cómo la sanidad pública está cada vez más deteriorada, para mi colega al que han echado del país como a 1 millón de jóvenes en los dos últimos años, para mi vecina, votante socialista harta de ver cómo el puño y la rosa acaban coqueteando con la gaviota, para mi compañero del curro que nunca ha votado y para el que ha votado siempre con una pinza en la nariz.

Después de la irrupción de Podemos y la consecuente sensación generalizada de que, al igual que en las calles, las redes y los tribunales, debemos presentar batalla en la arena institucional-electoral, toca ponerse manos a la obra para trabajar por el cambio en nuestras ciudades.  Pensar que es suficiente con esperar a que Podemos se organice en las comunidades autónomas y los municipios se me antoja algo ingenuo y comodón.

Publicidad

En Madrid ya hemos avanzado algo de trabajo, pero aún queda mucho por delante. Hace unos meses surgió una iniciativa con un nombre algo freakMunicipalia, que tras el apoyo recibido en su primera toma de contacto  y siguiendo la estela de Guanyem, se transformó en Ganemos Madrid.

Sabemos que existen mil motivos para echar a quienes llevan años robándonos desde las instituciones, deteriorando lo público cuando no regalándoselo a sus amigotes y echando balones fuera cuando se descubre alguno de sus chanchullos. Pero estos motivos, por sí solos, no van a conseguir que la casta se vaya ni van a devolver las instituciones al servicio de la gente. Madrid puede ser una ciudad maravillosa en la que tener una vida digna y no simplemente pelear por sobrevivir, pero a día de hoy es una ciudad pensada y diseñada para la minoría de los sobres, la Gürtel, EuroVegas, Madrid 2012-2016-2020, la Operación Púnica...

Es urgente que generemos herramientas que nos permitan asaltar lo institucional y cuyo protagonismo lo tenga la ciudadanía, alejándonos de la enésima sopa de siglas en la que las decisiones son fruto de opacas negociaciones en los despachos de uno u otro partido (por mucho que algunos se encuentren en unas supuestas primarias innovadoras). También debemos cuidarnos de no construir la manoseada "candidatura de los movimientos sociales", pues esta apuesta, además de no ser especialmente efectiva en el plano electoral, de nuevo vuelve a dejar fuera a gran parte de los madrileños y madrileñas.

Ganemos Madrid no debe servir para resucitar a fuerzas políticas desorientadas ante el nuevo escenario ni para reafirmar posturas políticas de minorías organizadas. Su objetivo debe ser expulsar a los sinvergüenzas que ocupan puestos de representación en nuestra ciudad, y recuperar la política para la gente continuando el proceso de democratización que se inició el 15 de Mayo de 2011 y que la ciudadanía lleva construyendo durante los últimos años.

Para esto, Ganemos Madrid incorporará elementos que se consideran básicos en la "nueva política": primarias abiertas para todos los puestos de la lista, programa colaborativo para que sean los madrileños y las madrileñas quienes configuren las propuestas de la candidatura, financiación transparente alejada de los bancos para no deberle nada a quienes nos desahucian a diario y formas de participación que no exijan una dedicación absoluta.

Pero queda mucho por hacer. De momento, acudir a la presentación pública este martes, 4 de noviembre, a las 19 horas, en el Círculo de Bellas Artes, pensar qué podemos aportar a este apasionante proyecto siendo lo suficientemente generosos y flexibles para no imponer ideas preconcebidas ni vicios de la vieja política (ya sea de partidos o movimientos sociales) y echar tiempo en afinar la herramienta, difundirla e ilusionar a la gente de nuestro entorno.

No perdamos esta oportunidad, quizá histórica, de conseguir unas instituciones que hagan efectivos nuestros derechos y cambiar esa triste idea de democracia que se reduce a un cheque en blanco que firmamos cada 4 años. Seamos audaces y hagamos posible que Ganemos Madrid sea una herramienta con la que todos y todas, cada cual con su saber hacer, su tiempo y su disponibilidad, construyamos un Madrid del que sentirnos orgullosos.

Las cosas pueden ser de otra manera porque nuestra ciudad y nuestras vidas merecen que democracia, participación y transparencia sean algo más que bonitas palabras en boca de quienes han maltratado a Madrid y a sus gentes.

(*) Pablo Padilla es sociólogo, miembro de Juventud SIN Futuro y  de la Oficina Precaria.

Leave A Reply

Your email address will not be published.