La hora de IU. La hora de IU-CM

4

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaYa está en todos los medios. No es un secreto que va de whatsapp en whatsapp de militantes de IU. Ha dejado de ser un rumor que distintos periodistas intentan confirmar contigo porque no se lo creen del todo. Ya no es esa traducción de tuits más o menos crípticos que llaman a la guerra o a la paz para legos en “iulogía”. Ya está en todos los medios que la presidencia federal de Izquierda Unida decidió el lunes pedir el cese en sus cargos públicos y orgánicos de los coordinadores que hubo en IU-CM mientras José Antonio Moral Santín participaba activamente en el saqueo de Caja Madrid y también de los presidentes que haya habido de Fundeste, la fundación de IU-CM que también ha salido salpicada por créditos mal contabilizados. Ya está en todos los medios que IU-CM decidió ayer contestar que no piensa hacer caso a esa resolución. Incluso mientras escribo estas líneas espero la entrevista a Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid y señalado como ex coordinador de IU-CM y como presidente de Fundeste, que Pepa Bueno ha anunciado en la Cadena Ser para las 8.30h. Ya no tiene mucho sentido seguir aparentando normalidad en medio del terremoto, un terremoto que además no puede ser muy largo dado que IU dio a Madrid tres días de plazo, Madrid ha respondido (negativamente) en uno y hay Consejo Político Federal el domingo.

Hace algo más de un mes estalló la guinda obscena del saqueo de Caja Madrid, el escándalo de las tarjetas black. Es un detalle comparado con los 22.000 millones de euros de rescate, la desaparición de la Caja como tal, los miles de puestos de trabajo destruidos, los desahucios, la estafa de las preferentes… Pero es el detalle bochornoso, la chispa que hace que prenda la pradera, el hasta aquí hemos llegado. En otras organizaciones políticas el caso se puede sustanciar con media declaración (¿qué más le da a Rodrigo Rato dejar de tener el carné del PP?) pero en IU el caso es extremadadmente grave. Incluso aunque de las organizaciones en cuyo nombre se participó en el saqueo sea la menos implicada (siendo la Caja Madrid de Blesa y Rato fundamentalmente el chiringuito financiero del PP y especialmente el del PP de Madrid). La función política de otras organizaciones es facilitar el saqueo, hacerlo digerible, convertirlo en sentido común; la función política de IU es combatirlo, poner la economía al servicio de la política democrática, del pueblo trabajador.

Hace algo más de un mes y en este tiempo IU-CM ha puesto en marcha una comisión de investigación que se centró en una querella pagada por el PP mediante tarjeta black e interpuesta en nombre de IU-CM. Se pidió el cese, con razón, de Antero Ruiz sin que a (casi) nadie se le ocurriera esperar a que pasaran las primarias en que andamos inmersos ni que hiciera falta un procedimiento más “unitario, garantista y responsable”. Era evidente que había que tomar decisiones y esa primera era la mínima para un aspecto colateral de los años de saqueo.

Pero igual de evidente era que había que tomar más medidas. En estos días de primarias abiertas la candidatura 'oficialista' se está vendiendo como la que tiene “compromiso colectivo” frente a un supuesto individualismo de quienes incluso tendríamos en mente una fantasiosa y maquiavélica liquidación de IU. Por eso uno llegó a pensar ingenuamente (y así lo escribió) que habría generosidad con una organización que salía muy herida del escándalo. Y la herida no sólo es electoral sino que ha supuesto la desmoralización de militantes y cuadros de IU que no están dispuestos a seguir poniendo horas de esfuerzo, sacrificio e incluso dinero para que salte un escándalo como el que tenemos y no pase nada. Muchos de los que éramos acusados de “liquidadores” hemos contenido como hemos podido a algunos de esos cuadros y militantes para que dieran la pelea sin rendirse, para que lucharan más aún por el buen nombre de una organización que lo merece, tras una inmensa trayectoria de lucha, de honestidad y de lucidez clamada a veces en el desierto.

Para el buen nombre de IU y para la moral de toda esa militancia habría sido combustible de oro que hubieran dado un paso atrás las personas que durante estos años no supieron ver ni parar o incluso alguno llegó a aplaudir lo que se estaba haciendo en nombre de la organización que lideraban; no se trata de señalar a IU-CM sino precisamente de evidenciar que IU-CM es y ha sido lo contrario de lo que se hizo en Caja Madrid y que como muestra de ello dan un paso atrás quienes no quisieron ser cómplices de aquello pero no supieron pararlo: que en medio de mil y una razón por la que IU-CM es la organización política que mejor ha defendido a los madrileños ha habido algún aspecto en el que se ha usado a la organización para los fines contrarios que ésta busca. Además del saqueo de Caja Madrid hubo, sí, una injerencia (reconocida por consenso) en la soberanía de IU-CM: la que hizo que en vez de ser IU-CM la que dirigiera la política en Caja Madrid fuera Moral Santín quien dirigiera a IU-CM en los asuntos de la caja. Eso se tuvo que haber parado: las dimisiones (ahora las peticiones de ceses) no pretendían sancionar culpables sino responder políticamente a lo que, convendremos, nunca tendría que haber pasado. Seguramente con insuficiencia, pues se podría señalar a más gente que a los máximos dirigentes, pero cubriendo las necesidades de respuesta que urgen a IU y a IU-CM.

Es precisamente la forma de demostrar que se está en contra de lo que ha sucedido. Un ejemplo evidente: cuando se supo que centenares de eurodiputados tenían un fondo de pensiones en una SICAV de Luxemburgo sólo uno dimitió (en apenas 24h): Willy Meyer, el eurodiputado de IU. Con ello no sólo se dio una lección como organización sino que Willy Meyer demostró dignidad y ejemplaridad y su rotunda incompatibilidad personal con esas estructuras financieras y fiscales incompatibles con la política que él defiende y en las que por error y desconocimiento se vio participando. Las dimisiones por responsabilidad política al primero que dignifican es al dimisionario (no las que se producen cuando te han pillado con el carrito del helado que son las que, en el mejor de los casos, se dan en el PP y el PSOE); y a quien más fortalecen es a la organización. Pero esas dimisiones, que tanto bien hubieran hecho al buen nombre de IU, no se produjeron y frente a ese proclamado compromiso colectivo con la organización aparece una defensa numantina de cargos individuales aunque ello suponga un desprestigio de la organización que, éste sí, la pone en riesgo de liquidación.

Ante un caso de la gravedad del saqueo de Caja Madrid tenemos que mirarnos en el espejo deformante de Jordi Pujol y saber que lo que hizo él es lo contrario de lo que tiene que hacer una organización decente. En primer lugar confundir las individualidades con el colectivo: ni cuando se señala a Pujol ni a CiU se señala a Cataluña ni cuando se pide una dimisión se señala a una organización ni su trayectoria casi siempre ejemplar. En segundo lugar amenazar con que si cae una rama caerá el árbol porque eso sólo ocurriría si el árbol estuviera podrido y no es el caso. Y en tercer lugar responder a gritos a quienes piden explicaciones y respuestas como si quienes tuvieran que responder son quienes critican el saqueo.

En las antípodas de esa respuesta tenemos que estar rápido y con firmeza en IU y IU-CM. No se trata de salvar la cara ni de responder a las encuestas, sino de explicarle a nuestros cuadros y militantes y también al conjunto de los pueblos madrileño y españoles que cuando suceden estas cosas en nuestras filas no respondemos como los demás sino que sabemos que nacimos para lo contrario, mostrar con hechos que defendemos la organización porque ésta es un instrumento imprescindible para cambiar el país.

(*) Hugo Martínez Abarca es miembro del Consejo Político Federal de Izquierda Unida y autor del blog Quien mucho abarca.
4 Comments
  1. plomi says

    Las noticias se difunden con el interés que en cada momento fortalecen la corriente por la que se quiere apostar. En el entorno bursátil como en cualquier entorno de la información, cualquier noticia que sucede se aplica a la corriente imperante en el mercado. Por lo tanto no existe noticia positiva o negativa sino la utilización y aplicación que se hace de la misma. Quería con ello expresar y a la vez comentar que en este momento esta noticia tiene su interés como lo ha tenido durante muchos años atrás, pero en las circunstancias actuales, está trabajada según mi opinión de forma interesada. IU tiene mochila con errores pero también con aciertos, muchos aciertos y mucho trabajo detrás, en el apoyo a causas individuales y sociales, por cierto, sin obtener la rentabilidad que alguna formación actualmente esta recogiendo en base a variables algunas de difícil comprensión actualmente. Ya que he hablado del mercado bursátil y para seguir en esta línea de argumentación indicaré, que aquellos valores que suben con fuerza en el mercado y sin ninguna explicación aparente, más allá del interés de algunos pocos y que por cierto la mayoría de los inversores desconocen, se denominan «chicharros» y en este mercado caen con la misma fuerza con la que fueron lanzados al alza, una vez obtenida la rentabilidad deseada por los privilegiados de la información.

Leave A Reply

Your email address will not be published.