Manifiesto por una Democracia Soberana

16

Julio Anguita y 41 firmantes más *

Julio_AnguitaLos abajo firmantes, miembros de IU con una larga ejecutoria de militancia en la misma, nos dirigimos tanto a nuestra organización como al resto de organizaciones, políticas, sociales, colectivos, plataformas y movimientos que luchan por cambiar la situación económica, social y política de nuestro país. Y lo hacen en aras de un horizonte de Derechos Humanos plenos y generalizados a toda la población española. También nos dirigimos de una manera especial al conjunto de la ciudadanía que, sin estar organizada, comparte la necesidad de implicarse en esta situación de excepcionalidad y desea aportar su esfuerzo a la tarea común de buscar salida a este estado de postración en el que vivimos. Partimos de la convicción de que es urgente poner en marcha un proceso de amplísima base popular capaz de abordar inmediatamente la satisfacción de las necesidades más urgentes de la población a la vez que siente las bases para un proyecto de regeneración nacional mediante el impulso de un proceso constituyente que ponga los fundamentos sobre los que asiente un proyecto económico, social, político y ético que la mayoría social haga suyo.

La situación de emergencia nacional, agravada por la crisis sistémica del capitalismo, se manifiesta en los grandes problemas históricos que la Transición y el régimen salido de ella no han resuelto y que ahora se presentan de manera perentoria: la consecución de un Estado Social y Democrático de Derecho, la construcción de un Estado capaz de servir como marco común de convivencia, justicia, solidaridad y garantías democráticas a las naciones y territorios que componen España, la plasmación efectiva de un Estado laico y la explicitación expresa de la voluntad de la soberanía nacional en torno a la forma de Estado: República o Monarquía.

Esta coyuntura que acabamos de describir referida a los problemas seculares no resueltos, se agrava como consecuencia de cinco procesos de creciente degradación a lo largo de las últimas décadas: la pérdida de Soberanía Nacional como consecuencia de la cesión de la misma a entidades e instituciones de la UE que, carentes de origen democrático, imponen políticas económicas atentatorias contra los derechos y principios reconocidos en la Constitución. Las decisiones y directrices de organismos internacionales (FMI, OCDE, BCE, BM) que, de manera hipócrita, lamentan las consecuencias sociales de las políticas que imponen pero continúan exigiéndolas con insistencia. La pérdida de horizonte y de futuro para la juventud española, una pérdida que supone la desaparición progresiva de España como sociedad con entidad propia sin que, a cambio, se instituya un poder político trasnacional que garantice lo que la Constitución reconoce. La entronización de la corrupción como un hábitat económico, mental y de contravalores en la que un Estado paralelo de mafias se ha instalado en los tres Poderes del Estado oficial y en las más altas magistraturas del mismo. Y por último las inminentes consecuencias del Acuerdo Transatlántico de Comercio (TTIP en siglas inglesas) en que con tanto sigilo y oscuridad están negociando USA y la UE. Unas consecuencias que afectarán a pymes, comercio minorista y trabajadores en general porque los intereses de la mayoría se subordinan a una concepción de la sociedad inaceptable.

Afortunadamente y de un tiempo acá, la anomia social y el desinterés que como caldo de cultivo han promovidos tanto por el discurso oficial como por los mecanismos de reproducción ideológica dominantes, se han ido transformando en una creciente contestación social organizada de una y mil maneras diversas que han conseguido, aunque todavía sin la cohesión necesaria, establecer una situación en la que el orden del día ya no está dictado unilateralmente por las iniciativas del poder y su plasmación política: el bipartito y adheridos coyunturales. En este proceso de creciente auto-organización cívica se contiene el germen de la energía que con la de otras instancias sociales, políticas y culturales pueda poner en marcha y desarrollar el proceso constituyente al que ya aludimos y que no es otra cosa que la formación de un contrapoder popular como alternativa de Estado plenamente democrático.

Saludamos y sentimos como algo propio las expectativas electorales que se abren para determinadas fuerzas políticas que comparten con nosotros los mensajes de cambio, de transformación, de construcción de otro país democrático, justo, ético y digno. Pero, y precisamente por ello, nos sentimos obligados a hacer una reflexión que conduce a una propuesta. El Poder y su expresión política, el bipartito, saben perfectamente que los triunfos electorales pueden ser flor de un día si tras ellos no hay una fuerza cívica cohesionada que traduzca la victoria electoral conseguida en Poder cívico que se erija en la Constitución Material capaz de culminar el proceso constituyente. Y esa precisamente es la motivación que nos mueve al redactar estas líneas. En consecuencia:

Hacemos un llamamiento a nuestra fuerza política, a las demás fuerzas que compartan con organizaciones, movimientos, plataformas, frentes, colectivos, etc. el proyecto de cambio democrático profundo. Un cambio democrático que no lo será sin transformaciones en la economía, en el funcionamiento de las instituciones, en la política internacional, pero sobre todo, si no se acometen de inmediato medidas que palien la dramática situación de una mayoría de españoles y españolas. Sobre ese cañamazo de medidas urgentes, inmediatas, perentorias se debe tejer la fuerza social que, en su momento, lleve al cambio con un Estado Federal Republicano y Solidario y con una Soberanía Nacional recuperada y ejercida en todos los ámbitos.

No pretendemos, porque no confundimos los deseos con las realidades, promover una alianza electoral inmediata en torno a un programa de regeneración en todos los órdenes, pero sí creemos que desde ya puede procederse a poner a punto una sintonía que en momento la haga factible. Pero si aún esto no fuera, por desgracia, posible, se debería llegar a un acuerdo explícito para el día siguiente del hecho electoral. Para ello se hace imprescindible que todas las fuerzas y colectivos referenciados, absolutamente todos, pongan sus esfuerzos en paralelo con el compromiso de que tras el acuerdo, la negociación y, con la vista puesta en lo que nuestro pueblo demanda, se concrete la base económica, social, política y ética inherente a los contenidos del proceso constituyente.

De la misma manera hacemos un llamamiento a la ciudadanía que no milita aún, no participa o simplemente tampoco asiste a la convocatoria de actividades ciudadanas tendentes a resolver los problemas que nos afectan, para que cambie de actitud y considere que ahora o nunca. El futuro de los hijos y nietos así como el nuestro propio, no pude descansar sobre los hombros de los más concienciados sino de la inmensa mayoría que sufre la situación.

Pero no sería de recibo ni honesto tampoco, el que nos limitásemos a demandar a los demás un esfuerzo y una capacidad de supeditar los intereses particulares al interés general de la mayoría social si por nuestra parte no diésemos ejemplos. En IU se ha iniciado un proceso de cambio que todo el mundo considera necesario. La política de confluencia y convergencia aprobada desde hace tiempo es justa y acorde con los tiempos. Sin embargo se imponen dos medidas que, a nuestro juicio, darán credibilidad y profundidad a nuestra política, por una parte, y por otra nos darán la autoridad moral para pedir a los demás la que en este escrito demandamos. La primera consiste en simultanear el desarrollo de la política de convergencia con la renovación de la direcciones en todos los niveles y al ritmo conveniente. La segunda no es otra que poner fin al gobierno conjunto en Andalucía y marcar con más claridad nuestra condición de oposición en Extremadura. Si se abomina del bipartito, por las razones que todos compartimos, la existencia de situaciones que desmienten en los hechos nuestras críticas, no puede ayudar a pedir a los demás lo que le estamos pidiendo en orden al cambio profundo.

__________________________________

(*) Primeros firmantes: Julio Anguita González, Ramón Franquesa Artés, Antonio Herreros Herreros, Héctor Illueca Ballester, Sebastián Martín Recio, Manuel Monereo Pérez, Pedro Montes Fernández, Diosdado Toledano González. Javier Aguilera Galera, Pedro Antúnez Marín, Mariano Aragón Pascual, David Arrabalí Campos, Andoni Basterra Urrutia, Javier Bernad Aguilar, Víctor Casco Ruiz, Manuel Colomer i Lluch, Jorge Cortegana López, Yolanda Diaz Pérez, Albert Escofet Sánchez, Rafael Escudero Alday, Santiago Fernández Vecilla, Jorge García Castaño, Margarita González Jubete, Alberto Herbera López, Pedro Jiménez Muñoz, Salvador Jové Peres, Antoni Luchetti Farré, Jose Manuel Martín Medem, Hugo Martínez Abarca, José Martínez Coy, Encarna Milla González, Neus Molina Moreno, Agustín Moreno García, Rosana Montalbán Moya, María Dolores Nieto, Araceli Ortiz Arteaga, Gumer Pardo i Peiró, Carmen Pérez Carballo, Franz Pérez Esteban, Pepa Polonio Armada, Clara Rivas Sugrañes y Enrique Santiago Romero.

 [Documento de libre publicación remitido a la redacción de cuartopoder.es]

loading...

16 Comments
  1. GOAVI says

    Con el PSOE nada de nada, siempre ha traicionado al pueblo. por lo tanto la izquierda real en un Frente Popular que desbanque a los que hoy tienen el poder. Ya no importan las siglas solo la idea

  2. Patronio says

    ¿Pero usted no se había ido, señor Anguita? ¡Dios, qué plasta!
    Por cierto, no deben usted y los abajofirmante estar muy al tanto de la situación en Extremadura, aquí es imposible «marcar con más claridad nuestra condición de oposición en Extremadura», por la sencilla razón de que Izquierda Unida en Extremadura ha pactado con la derecha de toda la vida para mantenerles en el poder y no hacen ni atisbo de oposición. Algo parecido a lo que hizo usted mismo en la primera legislatura de Aznar, ayduándole primero a acceder al poder a costa del Psoe y después ayudándole a mantenerse.

  3. plomi says

    La casta universitaria bien representada en esta lista de firmantes. Relean a Kuhn para saber porque este movimiento podemita es una obsesión capitalista.

  4. jose pedrosa ruiz says

    es bueno y deberia tener mucha mas repercusión en los medios espero sean democráticos y publiquen pues es bueno se sepa por el pueblo llano a todos los que van por el buen camino de la justicia social

  5. luca. says

    La misma transversalidad interclasista, ni de derechas ni de izquierdas, que saludáis y sentis como algo propio, se refleja en las firmas de este Manifiesto. ¿ No fueron vuestros referentes, Garzón y Centella, quienes pactaron en Andalucía ? Coherencia, por favor.

  6. man es says

    CAda uno lo dice como sabe pero esta clarisimo que el poder nos gana, por la mano sin llevar cartas. No poemos permitir que el mundo se convierta en una granja de explotacion de la humanidad por parte de las elites. Hemos tocado techo en todos los aspectos: tecnologia, sistemas financieros,sanidad, capacidad de produccion, formacion etc. ¿Cuando empezaremos a poner a regir las administracions a la gente que practique la humanidad, paz y dignidad como objetivo fundamental y comun?

  7. cayetano says

    La encuesta del grupo Joly, parace confirmar que la acción de IU en la Junta es aprobada por su electorado, siendo identificada como instrumento que aprovecha las contradicciones del bloque bipartito y sistémico, en favor de los intereses del pueblo, siendo Andalucia la diferencia:donde la aparición de PODEMOS se acompaña del incremento de IU.
    La amplísima mayoría social que se reclama como protagonista de la transformación, se convoca en base a un programa de mínimos basado en la defensa de los derechos y servicios públicos esenciales, junto al rescate de los ciudadanos.
    Andalucía marca diferencia en las CC.AA., y los andaluces que apoyan a IU-CA-LV así lo manifiestan.
    Siendo Andalucía la única CC.AA. en que la foto fija demoscópica, muestra una aparición de PODEMOS, acompañada de crecimiento de IU con un 1,5 % más.
    Y es que la encuesta parece identificar la acción de gobierno de IU, como parte importante de la diferencia con las otras CC.AA. de España.
    No sólo en las esferás gobernadas directamente por ella, que no alcanzo el 12%, sino impregnando el conjunto de la acción social del gobierno. Vivienda, banco público, banco de tierras, defensa del pequeñó y mediano comercio, pero también comedores ante la desnutrición infantil, diferencial de inversión en dependencia… .

  8. chrys says

    Mucha repeteción de textos iguales y continuados de la misma persona y sus acólitos a lo largo de los últimos años. Mucho interés personal, en muchos firmantes. Mal vamos.

  9. araucania says

    Rechazando determinados comentarios, no queda más remedio que reconocer que el texto del documento y sus firmantes se lo han ganado a pulso con su ambigüedad y falta de rigor, cosa que sorprende estando la firma de Julio Anguita; como sorprende que a su lado estén Monereo, Casco o González-Jubete que han aplaudido a Cayo Lara y ahora le dejan tirado, reniegan de él y buscan otro sol que parece que calienta más; aplaudieron el pacto en Andalucía y ahora dicen «diego» y firman romperlo sin reconocer que allí se han hecho cosas gracias a IU; cin reconocer que en Extremadura hay renta básica, comedores escolares, transporte escolar para enseñanzas no obligatorias, supresión de complementos de por vida a excargos y cierre de la oficina del expresidente, no a la refinería…gracias a IU, además de haber evitado un sin fin de tropelías que el PP hace en otras comunidades. Algunos de los formantes han venido exigiendo pactar con la casta del PSOE para tener cargos que ahora no tiene, ni quiere IU a pesar de su oposición poco marcada. ¿Qué es hacer oposición marcada? ¿Votar siempre que no y dejar pasar la ocasión de arrancarle al poder una renta básica, que no es la ideal para IU, pero mejor que la que querrían PP y PSOE que es ninguna? Me sorprende que Julio Anguita firme algo tan superficial y carente de análisis y ponga su firma al lado de esos dirigentes de tan «larga militancia». Querido y admirado Julio, mira y verás cuántos insectos oportunistas revolotean alrededor de la luz de tu faro.

  10. osumaremía says

    El manifiesto me parece que vá entero y derecho al quid de la cuestion: LA UNIÓN. Y, desde luego, lo expresado en el último párrafo en cuanto a la separación del PSOE en andalucía, BRAVO!! YA ERA HORA!! No tenemos nada que ver con ésos MA-FIO-SOS ya. El pueblo debe organizarse y unirse, el resto… El resto, que se aparte. Espero que a partir de ahora el pueblo viva implicado y vigilante en el devenir de nuestro país, y que evolucionemos hacia un Mundo mucho mejor, un mundo de verdaderos homo-sapiens, y no de salvajes genocidas, materialistas y supinamente retrasados como actualmente nos despachamos. Ariadna Menendez.

  11. furca45 says

    Agradecería que alguien me explique como se conquista una Democracia Soberana cuando el país, como el documento admite, está sometido a las decisiones y directrices de organismos internacionales no democráticos, defensores del poder económico ( (FMI, OCDE, BCE, BM). ¿Cómo se rompe con esa dependencia sin ser castigados con más miseria y aislamiento?

  12. JBN says

    Lo que no acabo de entender es que se critica por igual a IU Andalucía por estar en gobierno con el PSOE y a IU EXTREMADURA por abstenerse.
    O sea si participo y marco algunas condiciones MAL (¿Colaboración con el «Enemigo»?) y si me abstengo y con mi abstención(¿También colaboración con el otro «enemigo»?) fuerzo algunas soluciones MAL TAMBIÉN. ¿Qué hacer? ¿Entonces, ¿Qué hacer? ¿Cerramos y nos vamos de una vez a la mierda? Porque si nosotros mismos no sabemos que coños hacer ya me diréis quien va a confiar. Reconozco mi ignorancia. Quizás alguien ya haya explicado como actuar en situaciones tan contradictorias. Yo no tengo conocimiento de ello y creo que la inmensa mayoría de los españoles que aún votamos tampoco. Así que por favor alguien que sepa explicarnos como actuar correctamente que lo haga, en vez de criticar a extremeños y andaluces sin dar una salida. ¿Abstención en Andalucía y que gobierne el PP? ¿Co-gobierno con programa de mínimos pactado en Extremadura?
    ¿Ni una cosa ni otra sino todo lo contrario? ¿No sabemos y tenemos rabia de quien sabe?

  13. Cañuelo says

    Aunque puedo compartir dudas razonables como las que plantea el comentario de araucania, pienso que lo esencial del manifiesto es reflexionar sobre qué hacer en el momento actual coesionar los movimientos surgidos en el 15M.

  14. Ferrara says

    Reconociendo el esfuerzo realizado, no tengo más remedio que pedir una mayor concreción. No sé por qué me suenan todos y cada uno cada uno de los postulados que se defienden en el documento. La machaconería con la UNIDAD empieza a olerme ya a rancio. Se ve de nuevo en el documento la mano de Julio Anguita y su monotemático discurso en torno a la confluencia necesaria con fuerzas afines, pero, afines en qué. La fijación de Julio con el hecho de confluir con, no se cómo llamarlo, una organización de reciente creación, está llamada al fracaso y no porque lo diga yo, sino porque son ellos los que repiten hasta el hartazgo que con nosotros ni a la cafetería de la esquina, y eso, camaradas, compañeros y amigos, empieza a resultar un poco demasiado humillante para una organización, la nuestra, a la que ni la dictadura fue capaz de humillar, y soy testigo de ello. Creo sinceramente que es más lo que nos separa que lo que nos une, porque, entre otras cosas, ellos están impregnados de trotskismo y fueron promocionados por el pensamiento trotskista, con lo que de inconcreto y nebuloso arrastra esa ideología. En definitiva, UNIDAD siempre, pero veamos en qué términos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.