Hay trabajo

De_Guindos_creación_empleo
El ministro de Economía, durante su entrevista del pasado 1 de enero en la Cadena Ser, donde aseguró que «en España se ha perdido el miedo a perder el empleo». / cadenaser.com

Dice el Gobierno que el empleo se está recuperando. Francisco Marhuenda, director de La Razón, esgrime argumentos de peso en su eterna gira televisiva en favor del Partido Popular: La afiliación a la Seguridad Social ha crecido en 417.574 cotizantes frente al año 2013. En el diario progresista El País aseguran que “la creación de puestos de trabajo se reactiva”, y que “por primera en siete años se está creando empleo”. “Se ha perdido el miedo a perder el puesto de trabajo”, redunda el ministro De Guindos.

Así las cosas, enciendo un puro, abro una botella de whisky de Malta y me dispongo a leer el periódico. Seguimos en el buen camino. Estamos en buenas manos. En el faldón de una página del diario progresista la publicidad es del propio diario: “Pónganos sobre la pista. Envíenos sus propuestas, temas y documentos para indagar a: investigación@elpais.es”. Interesante. Como periodista me siento pleno. El diario más importante y prestigioso de España pide a sus lectores, tras llevar a cabo un ERE en el que despachó a 129 trabajadores, que le envíen “propuestas, temas y documentos” con el fin de “indagar”.

Publicidad

Es muy posible que el periodismo de investigación ciudadana que proponen los chicos de Cebrián siente las bases de la recuperación en la profesión. En cualquier caso, recuerde que en este país se está creando empleo a cascoporro. Mientras escribo estas líneas me llega un mensaje al móvil con una oferta laboral tentadora: “Se buscan escritores de artículos… sobre temáticas variadas. Necesitamos una persona comprometida con los tiempos y con lo que redacte. Que no haga copy-paste, ni traducciones (se comprobará y no abonará). Los artículos tendrán que tener entre 300 – 350 palabras y el precio de partida es de 0,80 € por artículo”.

Hay trabajo, qué duda cabe.

Tienen razón por tanto el Gobierno, Marhuenda y El País (¿Serán la misma cosa?): Se está creando empleo, se reactiva el mercado laboral, se ve la luz al final del túnel. Una luz tenue y difusa, eso sí, muy similar a la que se utiliza en las fábricas textiles de Bangladesh, en las galerías de las minas de diamantes de Sierra Leona o en los trabajos forzosos a que se ven sometidos ciudadanos afganos y nepalíes en el Golfo Pérsico. Tras desmontar el sistema que garantizaba los derechos laborales de los trabajadores, se está creando empleo precario, se recuperan horarios tiránicos, se sugiere el retorno de la esclavitud.

Teníamos la solución a nuestros problemas delante de las narices. Para salir del fango lo único que necesitaba este país es un proceso de selección natural que devolviese a cada ciudadano a su sitio. Los empresarios, arriba, los trabajadores abajo. ¡Una reforma laboral en condiciones! Abaratar y facilitar el despido. Apostar por los patrones y devolver a los obreros al lugar del que nunca debieron salir. Y es que para escapar de la miseria y volver a la normalidad solo hacía falta eso: un reajuste social, una actualización laboral, un retorno a las cavernas del trabajo. Al Estado del Malestar. La crisis ha merecido la pena.

cadenaser (YouTube)