Una ONG llamada PP

Colas_Socorro_Pobres_Toledo_Ismael_Herrero_Efe
Larga cola a las puertas de ‘El Socorro de los Pobres’, una organización de Toledo que reparte más de 4.000 bolsas de alimentos entre personas que lo necesitan. / Ismael Herrero (Efe)

Cristina Cifuentes, candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, aseguró el pasado lunes que si llega a ser presidenta autonómica y hay “un solo niño que pase hambre, abriría los comedores escolares sin duda alguna”. Como estamos en plena campaña no escatimó en gastos: incluso sábados y domingos. Ese mismo día pude ver salir del supermercado Eroski del madrileño Paseo de Extremadura a un hombre con dos garrafas de aceite, una en cada mano. Ya en la calle se puso a correr, dobló la esquina de manera apresurada, y se perdió entre coches aparcados y vecinos asombrados. Los trabajadores del Eroski le buscaban con la mirada desde la puerta del comercio.

Según el cuarto informe sobre El Estado de la Pobreza en España, presentado a mediados de febrero por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN), el 27,3% de la población de España, más de 12,8 millones de personas, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión. El colectivo más afectado es el de jóvenes entre 16 y 30, con un 33% en riesgo de pobreza y exclusión, seguido de los niños, con un 31,9%. Según el último informe de Cáritas Europa, España es el segundo miembro de la Unión Europea con el mayor índice de pobreza infantil, superado solo por Rumanía.

Publicidad

En Madrid hay niños, familias enteras, que pasan hambre. Y frío. Lo sabe todo el que quiere enterarse de la realidad de esta Comunidad cada día más áspera, más sucia, más contaminada, menos hospitalaria y vivible. Cifuentes lo sabe, pero no quiere saberlo porque en este momento solo quiere prometer: “un solo niño que pase hambre…”. Cifuentes habita en un partido que para unas cosas se considera en la cima de Forbes, por ejemplo cuando sus miembros compran áticos o abren cuentas en Suiza, y para otras en la onda de Cáritas, como cuando Hacienda intenta justificar que no comete delito fiscal al recibir donaciones en B. “Si un empresario dona 400.000 euros de dinero negro a Cáritas, y esta entidad da de comer a 1.000 niños con ello”, dice el informe de un asesor de Montoro remitido al juez Ruz, la ley no determina que la ONG haya cometido un delito fiscal por no tratar esa donación como un ingreso tributario. Pues lo mismo con el PP. Igualito.

Cifuentes busca niños hambrientos para poder multiplicar unos cuántos panes, aplacar el apetito de los pequeños y aparecer en algunas televisiones en tan entrañable circunstancia benéfica. No en vano es miembro de Cáritas, o del PP, que viene a ser lo mismo. ¿Qué ONG no se ha construido en torno a un Bárcenas, un Matas, un González, un Granados o un Fabra? Tipos altruistas estos liberales, la lista de filántropos es larga en un partido, el Popular, que busca niños desnutridos para llenarles el buche de promesas. Normal que la gente esté loca por volver a votarles.