La escuela de patriotas del PP

7

Jesús Cuadrado *

Jesús_CuadradoAsesinato. “Condeno el asesinato de un pacificador de Naciones Unidas que resultó del fuego de represalia de las Fuerzas de defensa de Israel en Líbano”. Con esta claridad y contundencia se expresaba el secretario general Ban-Ki moon, al leer el resultado de la investigación sobre la muerte del militar español Francisco Javier Soria Toledo. Añadía que el ataque se produjo contra una posición de la ONU “cuyas coordenadas son totalmente conocidas por el Ejército israelí”. En fin, un asesinato.

Errores. Es lo que piensa el Gobierno de Rajoy, por boca del ministro de defensa, Pedro Morenés, en su comparecencia en el Congreso el pasado 14 de Abril. Según el Gobierno, el militar español murió porque los militares de Israel no tuvieron en cuenta que la torre en la que estaba Francisco Javier Soria sobresalía diez metros del terreno y, sobre todo, porque se les había olvidado el boletín meteorológico, con lo que, lo dijo con aplomo, los proyectiles podían ser desviados por el viento trescientos metros. Y, lo más bochornoso, el Gobierno de Rajoy hace firmar ese “informe” a dos oficiales del Ejército español.

Publicidad

Justificación. Alardea Morenés de haber conseguido que, unas horas después del “incidente”, Mariano Rajoy y Benjamín Netanyahu cerraran el acuerdo de elaborar una investigación conjunta. El resultado de tal acuerdo lo pueden comprobar leyendo el diario de sesiones del Congreso; sentirán el mismo bochorno que he experimentado yo. Israel demuestra “una actitud valiente”, dice el ministro, al reconocer que el proyectil que mata al cabo Soria es de su propiedad; como si pudiera negar la evidencia, el origen de unos proyectiles que los militares españoles de Unifil atacados tenían en su poder. Una intervención en la que, en resumen, un miembro del Gobierno español ejerce de portavoz del Ejército israelí para avalar unas ridículas, infantiles, justificaciones. Y, pásmense, felicita a Israel por reconocer sus errores y comprometerse a no repetirlos. Llegó a manifestar: “Por parte israelí la investigación les ha desvelado toda una cadena de errores que se han comprometido a subsanar”. En Tel Aviv no sabrán cómo agradecerle tanto entusiasmo.

Indemnización. Por lo que el Gobierno parece sentirse más orgulloso es por haber conseguido que Israel asuma los gastos. Nunca antes, que se sepa, dice el ministro, había ocurrido cosa semejante, que Israel “ha aceptado hacer frente a las indemnizaciones” que se derivan del “incidente”. Al Gobierno de Rajoy no le preocupa si el Gobierno de Netanyahu, con el ataque que mata al militar español, ha cometido, como sí denuncia con contundencia el secretario general de la ONU, una violación de la Resolución 1701 aprobada por el Consejo de Seguridad. Lo que el presidente español quiere destacar es no que un militar español muere por una acción de guerra ilegal, sino que ha conseguido que Israel asuma los gastos. “Hemos exigido responsabilidades al Gobierno de Israel, hemos conseguido que las reconozcan y que las indemnicen”, afirman.

La respuesta se la han dado, a vuelta de correo, los padres de Francisco Javier Soria: “Quiero justicia. Mi hijo no tiene precio”. El periodista de El País Miguel González pone voz a la réplica de la familia y, en resumen, dicen lo que hubieran querido que dijeran quienes enviaron a su hijo a cumplir una misión de paz en el Líbano, que los responsables de su muerte respondan ante la justicia.

El ideólogo. Si hay que seguir la pista de la paternidad de este “pensamiento” militar y de seguridad se verá que todo pasa por José María Aznar. Cuando en el verano de 2006 la aviación israelí masacraba los barrios de Beirut, Aznar reclamaba en una entrevista de la BBC que la OTAN bombardeara Líbano. A nadie le extrañó tan enorme despropósito, al que me referí en este artículo. Educado en cursillos acelerados de los think tank neoconservadores de EEUU, quería emular a los más brutos, como los Kristol, padre e hijo, que exigían a Bush que ocupara militarmente Irán, además de Iraq.

En 2009, desde su laboratorio ideológico particular, la Fundación FAES, en la que brillan algunos intelectuales que le siguen a muerte, como Mario Vargas Llosa, elaboró una propuesta de ampliación de la Alianza Atlántica que mostraba el grado de desvarío del personaje. Proponía que Israel formara parte de la OTAN, nada menos. No le hicieron caso, ni en Bruselas ni en Washington, pero hoy sigue marcando las posiciones básicas del PP, como pudimos comprobar en esas explicaciones sobre la muerte del militar español al servicio de la estrategia militar de Israel. No es la primera vez; en 2006 convenció a muchos del PP para que exigieran que los militares españoles fueran al Líbano sólo si era para combatir a Hezbolá. Dejen a estos organizar el mundo y ya verán.

Los mercaderes. Y, además, estos tipos no trabajan gratis. En estas mercaderías, Aznar también se lleva la palma. Hay una historia que dibuja bien su perfil “empresarial”. Cuando en 2011, el Consejo de Seguridad, la Liga Árabe, la Unión Africana, entre otros, acordaron una intervención militar en Libia, Aznar elogiaba a Gadafi y criticaba duramente la intervención militar. Hace muy poco hemos conocido las razones de la posición del estadista; la respuesta se llama 1%. Esa es la comisión que Aznar habría pactado con la empresa Abengoa a cambio de conseguirles adjudicaciones en Libia. ¿Se entiende ahora la pasión con la que el expresidente criticaba la intervención militar contra el Gadafi que estaba bombardeando civiles? ¿Perdió dinero por culpa del ataque de la OTAN, que puso fin al régimen de su amigo Gadafi y a la supuesta comisión del 1%? Por supuesto, el PP ha evitado con sus votos en el Congreso la comisión de investigación, propuesta por IU, sobre este turbio asunto.

Los patriotas. Aznar no es el único patriota. Por los negocios que están aflorando, otros muchos le acompañaban e imitaban. Es el modelo de patriotismo al que se refería el gobernador del Banco de España, Luís María Linde, con su desafiante “la austeridad es sentido común y patriotismo”. Nada más patriótico que reducir salarios y servicios públicos, a la vez que ellos negocian sus porcentajes de comisión. Así, hasta comerse la patria entera.

Son los patriotas que, mientras el secretario general de la ONU habla de un asesinato del Ejército israelí, acuerdan con Netanyahu presentar como errores la muerte del militar español. Lo que sea necesario para no molestar ni a Israel ni a las FAES de Aznar. ¡Vergogna!

(*) Jesús Cuadrado es militante y exdiputado del PSOE.
7 Comments
  1. Piedra says

    Magnífico artículo, muy clarito, señor Cuadrado. Podía haber citado además el hecho de que el ministro Morenés, un indecente de tomo y lomo, es de la escuela del belicoso y trincón Ansar y está al servicio de los empresarios del armamento que venden equipos móviles de lanzamiento de proyectiles como los que mataron al soldado español en Líbano. Pero eso sí, como es socio y compadre del rey emérito, lleva al hijo a animar a la tropa. ¡Menuda casta de patriotas! ¡Hay que echarlos ya, por dignidad!

  2. juanjo says

    Gracias, señor cuadrado. Gracias.

    Gracias a informaciones como éstas y otras análogas, cada día me resulta más evidente que el Bárcenas es uno de los menos corruptos de la traílla del Rajoy, la Espe estrompapolicias, el Pujalde y demás secuaces del PP.

  3. Miguel López says

    Magnífico y clarificador artículo. Un pequeño inciso: en el último párrafo quiere citar de nuevo, hablando de «asesinato», al Secretario General de la ONU y, creo que por error, lo hace hablando del Secretario General de la OTAN.

  4. ramón moreno palau says

    GRANDES PATRIOTEROS ESPAÑOLES DE BARRACA DE FERIA que a la hora de la verdad siempre se ponen del lado de los verdugos-acordemonos del bochornoso caso del asesinato de JOSE COUSO por los yankis en IRAK y la defensa enfebrecida de aquella nefasta ministra de AAEE ANA PALACIO-como siempre-mande PP O psoe-ESPAÑA se muestra como un pais debil y arrodillado por pequeño e insignificante que sea el rival,cuando se trata del protegido de USA,el todopoderoso,implacable e intocable ISRAEL,se pone de manifiesto que las vidas de sus «queridisimos conciudadanos españoles» les importan un pimiento,pese a sus ridiculas y rimbombantes declaraciones patrioteras-en eso EL PSOE nos ahorra tan hipocritas declaraciones cuando esta en el poder-acordemonos de los tiempos en que el presunto trincón y acosador laboral FEDERICO TRILLO ahora embajador de ESPAÑA en la corte de SAINT JAMES,propició la escabrosa chapuza con los cuerpos de los fallecidos en el tristemente celebre YAK 42 Y su demostrada cobardia e indignidad ante los familiares,no es novedad que el PP agache la cabeza siempre que se trate de defender intereses economicos espureos aun a costa de dejar a los ciudadanos españoles tirados y sin defensa y por cierto ya que en el articulo se habla de una rata sin escrupulos como AZNAR ¿para cuando un equipo de investigación periodistico sobre sus ocultos negocios y su patrimonio?

  5. Cuartopoder says

    Para Miguel López: corregido el error que nos indicas. Gracias.

  6. Beck says

    De este artículo se deduce una cosa clara: Se debe investigar de dónde procede el patrimonio impresionante de la familia Aznar, tan patriotica.

  7. lagun45 says

    Los prostitutos de la lengua, lease «políticos al uso» debieran hacerse mirar la caradurez utilizada cuando hablan de Patria, Ideales, Honradez, Vergüenza y Servicio Publico. El no «saber» el alcance del menosprecio por la Verdad… produce sonrojo ajeno. Dan ganas de lanzarles aquella maldición gitana; ¡Qué las letras, te quemen la lengua! Personalmente se la dedico a la caterva ultramontana… pero con deferencia al chaplinesco Aznar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.