Las mil muertes de Podemos

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaTengo cierta autoridad moral para escribir sobre el fin de Podemos. No creo que haya nadie en España que escribiera antes que yo que Podemos se acabó. El 14 de enero de 2014 se publicaba un manifiesto (conocido, desde unos días antes, con el nombre Operación coleta) y ese mismo 14 de enero, por la tarde, publicaba en mi blog un Operación coletero en el que ni siquiera dedicaba muchos esfuerzos a dar por muerto a Podemos: “en el caso -que no veo probable, pero eso da igual- de que tal candidatura obtuviera escaños”, ponía entre paréntesis, como quien aporta una valoración que casi se da por descontada. Parece que a Pablo Iglesias le gustó el artículo, quizás porque pasara por alto aquella valoración o incluso porque  no le parecía demasiado pesimista esa presunción sobre la osadía que estaban a punto de poner en marcha.

Evidentemente, mi primer pronóstico fue un fracaso, pero al menos me convierte en fundador de un subgénero literario, la necrológica sobre Podemos, que ha sido enormemente fértil desde entonces: Podemos ha llegado a su fin más veces que la crisis económica. A la vuelta del verano se anunció que se desinflaba el soufflé explicando que Podemos estaba más centrado en su ombligo (la preparación de su asamblea de Vistalegre) que en el país. Otro soufflé, el de unas encuestas difíciles de interpretar ante la insólita volatilidad electoral y el entusiasmo generado por Podemos, tumbó aquella nueva muerte. La fabricación de los casos Monedero y Errejón eran, esta vez sí, la tumba de Podemos. Pero Podemos puso en marcha otra audacia: la Marcha del Cambio del 30 de enero, cuyo éxito supondría una extraordinaria solidez de los cimientos del cambio, pero que, si fracasaba (y no era difícil que lo hiciera), daría la ansiada foto del funeral por Podemos. El funeral, diantres, fue una fiesta de relanzamiento, para desdicha de gentes de orden y pesebre mediático.

Andan hoy de fiesta los enterradores. Podemos no habría muerto, pero lo habrían neutralizado como riesgo para los de arriba. Tertulianos y columnistas lo explican con gesto serio. Sólo Esperanza Aguirre nos alerta de que el riesgo leninista-bolivariano sigue vigente.

Podemos no es el problema de los de arriba, de los que mandan, de los que nos han traído a la crisis mientras saqueaban el país cuyo proyecto es regresar al punto de partida como si los cimientos del saqueo fueran “la prosperidad”. Su problema es el cambio. El cambio tiene muchos actores, como se ve en los cientos de candidaturas de unidad popular (Ahora Madrid, Barcelona en Comú, Marea Atlántica…) que se presentan a las municipales del 24 de mayo. Pero es innegable que el cambio real de un país cuyas instituciones han colapsado, pasa por Podemos. Quieren convencernos de que este funeral sí es el bueno, porque, si consiguen hacernos creer que se pasó el momento de Podemos, lo que habrán logrado es hacernos desistir del cambio, que dejemos pasar esta ocasión y esperemos otros 30 años con la única esperanza de arañar tímidos logros democráticos y sociales o de resistir mal que bien algún ataque a nuestros derechos.

Por eso mismo es más que normal que en el seno de Podemos se den debates sobre cómo lograr el cambio. Si hablamos de crisis del Régimen del 78, es porque hay un régimen que queremos sustituir por otro (más democrático y justo), pero también porque ese régimen tiene fuerzas poderosas (fundamentalmente económicas y políticas, pero también mediáticas, judiciales, internacionales…) que se resistirán como una fiera a la liberación de un país secuestrado. No hay cambio (ni hay hipótesis populista) sin polarización, evitarla es un suicidio: de lo que se trata es de saber qué y cómo nos interesa esa polarización para ser una mayoría con raíces sólidas para un cambio que no sea esa manita de pintura que el régimen aceptaría gustoso. De hecho, impulsa esa operación cosmética como reacción al cambio real que vertebra Podemos junto con otros activistas y fuerzas políticas y sociales.

Publicidad

Esos debates son fundamentales y sería una irresponsabilidad que los actores de cambio real (no los impostados ni quienes traen las recetas de Aznar y Rato en los 90 como productos nuevos) no debatan también con honestidad y lealtad cómo conseguir el cambio emancipador con nuestro pueblo.

En una de aquellas ocasiones en que el régimen quería asistir a un funeral, Pablo Iglesias hizo suya una consigna que deberíamos tatuarnos para que no se nos olvide: “Sonreíd, porque vamos a ganar”. Junto a ella hay que colocar aquella de Aristóteles que nos recuerda que “sonreír es otra forma de enseñar los dientes”.

Mientras ellos creen que asisten al funeral del cambio, desde la autoridad moral que me confiere ser el primer enterrador, sonreíd, enseñad los dientes y, sobre todo, ganemos.

(*) Hugo Martínez Abarca. Miembro de Convocatoria por Madrid y candidato a las elecciones autonómicas en la lista de Podemos. Es autor del blog Quien mucho abarca.