Las naumaquias

6
Antonio Miguel Carmona durante su intervención, ayer lunes, en el Fórum Elecciones de la Agencia Efe. / J. J. Guillén (Efe)
Carmona, durante su intervención, ayer lunes, en el Fórum Elecciones de la agencia Efe. / J. J. Guillén (Efe)

Cuando crees que nada puede ser peor en el mundo de la política, que ninguno de los protagonistas de ese decadente circo puede llegar a ser más sinvergüenza, más perverso o más inepto, llega el informativo del día para demostrarte cuan equivocado puedes estar. Aún no acabas de asimilar que han grabado al presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, contando dinero procedente de comisiones ilegales, cuando te enteras de que su partido, el PP, le mantendrá en su puesto para no provocar la anarquía: “lo que no vamos a caer es en el desgobierno de las instituciones y en el circo que la oposición quiere montar”, ha dicho toda seria, sin el más mínimo atisbo de rubor o carcajada, la coordinadora general de los populares valencianos, Isabel Bonig.

¿Qué mayor sorpresa nos puede traer un informativo? Sólo alguna alucinación producto de la enajenación mental o el consumo de estupefacientes. Un chiste, quizá. Las naumaquias. El innovador proyecto de Antonio Miguel Carmona, candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, para potenciar la llegada de turistas y entretener a los vecinos. ¿Cómo, que usted no sabe que son las naumaquias? Perdone si me descojono…

Publicidad

Wikipedia: “La palabra naumaquia (en latín naumachia, del griego antiguo ναυμαχία/naumajía, literalmente «combate naval») designaba simultáneamente en época romana tanto al espectáculo en el que se representaba una batalla naval como a la piscina, o el edificio, en el que ésta se escenificaba”. Es decir, que Antonio Miguel Carmona, el hombre con aspecto de apoderado de picadores, quiere jugar a los barquitos en los lagos de la Casa de Campo y del parque del Retiro. Es parte de su proyecto para “convertir Madrid en capital europea de la Cultura”.

¿Se burla Carmona de los madrileños? ¿Está bajo los efectos del patxarán? ¿Tiene previsto fotografiarse a lo David Hasselhoff, calzón rojo y flotador, vigilante de la playa madrileña? Como sabe que no tiene ninguna posibilidad (las encuestas del sábado aseguraban que “Carmona se hunde en el Ayuntamiento”), ¿se lo está tomando a cachondeo? Me temo que no. Que va en serio. Que considera tan surrealista idea un gran golpe de efecto, fruto de una imaginación desbordante, con el que el candidato socialista pretende “recuperar el pulso de la cultura que ha ido perdiendo Madrid”.

Madrid necesita que se reduzca el IVA Cultural. Que no se privaticen espacios culturales de uso público. Que no se cierren bibliotecas, librerías, teatros, salas de conciertos y exposiciones, escuelas municipales, asociaciones vecinales, salas alternativas, centros culturales… Que la cultura sea accesible al ciudadano. Que no se pierda el patrimonio histórico y cultural de la ciudad, propiedad de los vecinos. Que la radiotelevisión pública sea independiente, que no compita con las privadas y que ofrezca entretenimiento de calidad. Y si no es mucho pedir, que el abandono escolar temprano baje del 18,2%.

¿Naumaquias? Una cosa es que Carmona sepa que no va a ganar, y otra muy distinta que no quiera arañarle ni un voto a la derecha.

6 Comments
  1. luigi says

    Como demuestran las dos últimas lineas del post, el mensaje del psoe ha calado hondo en el subconsciente colectivo. Carmona no tiene intención de arañar votos a la derecha porque él y su partido forman parte de la derecha.

  2. Kane says

    Muchas luces no se le ven al señor Carmona pero llama poderosamente la atención en todos los dirigentes del PSOE de Madrid, desde que se fue Tierno Galván en 1986, lo aparentemente tontos que son todos ellos. Es algo claramente intencionado, muchas veces conseguido. Incluso la llegada de alguien que es imposible que lo sea como Ángel Gabilondo, se mueve como pulpo en un garaje. Y es uno de los principales partidos del país.

  3. Josu says

    Conozco al Sr Carmona desde su rol de comentarista televisivo y siempre me ha parecido un cantamañanas, superficial y sin sustancia, perfectamente equiparable a doña Esperanza en insustancialidad y oportunismo. Las naumaquias fueron una excentricidad dentro del mundo romano; lo que realmente pitaba era el circo, sr Carmona.

  4. Piedra says

    Con los problemas que tiene la gente, el personaje náutico o namarquiático me parece un solemne gilipollas.

  5. juanjo says

    A mi A. M. Carmona me cae peor que un peñazo en los huevos.
    ..
    Pero, me parece que a la que hay que dar, por demagoga, trolera, veleta interesada y egoísta, grosera e irrespetuosa con todo el mundo, madrina y amparadora de corruptos, de los corruptos más corruptos de Madrid y sus alrededores, etc, asi como corrupta ella misma, es a la ESpe.

    A. M. Carmona no dará para mucho, es más, siendo profesor de los Propagandista y al parecer, supersticioso él mismo, difícil podremos verlo como un valor..

    Pero, cojones, que es 10.00o veces preferible a la Espe y sus esbirros

Leave A Reply

Your email address will not be published.