Por qué vamos a votar por IU-UP

9

Julián Sánchez Vizcaíno y 13 firmas más *

Los firmantes de este artículo fuimos elegidos en el proceso de la IX Asamblea de IUCM para formar parte de su presidencia. Hoy, la mayor parte de nosotros permanecemos desvinculados organizativamente de IU como consecuencia de la decisión adoptada por su Consejo Político Federal el pasado 14 de junio. Decisión que, seguimos considerando, vulneraba los propios estatutos de Izquierda Unida además de constituir un gran error político. Pero queremos hacer público mediante este medio nuestra decisión de votar –y pedir el voto–  en las próximas elecciones generales para la candidatura de IU-UP.

Publicidad

Creemos que es una decisión coherente para con nuestra trayectoria política y responsable con la organización de la que nos sentimos parte. Pero más allá, tiene que ver con las necesidades de la lucha política democrática que existe en nuestro país, con los trabajadores y trabajadoras y quienes viven –malviven– de su trabajo o su pensión.   

A estas alturas pocas dudas hay sobre el carácter trascendente de las próximas elecciones generales. Nos jugamos desplazar al gobierno de los recortes y la austeridad, del tijeretazo a nuestras libertades y de las tramas de corrupción. Para muchos y muchas, eso no será posible sino con la construcción de una mayoría desde la izquierda que despliegue una política alternativa, recupere nuestros derechos para hacerlos irreversibles e inicie un cambio de las estructuras constitucionales, a la par que alcance una solución territorial basada en el federalismo y la voluntad de la ciudadanía.

IU-UP será determinante para la formación de un gobierno alternativo a las políticas de recortes y austeridad que ha desarrollado la derecha. Sin un grupo parlamentario fuerte de IU-UP, no habrá gobierno de izquierdas. Ya estamos viendo la deriva que se está produciendo entre los 4 jugadores de este parchís electoral hacia la “centralidad del tablero”. Lejos quedan afirmaciones sobre la necesidad de “ruptura” con ese mismo tablero y sus normas. Un centro que, como todo el mundo sabe, no existe ni en geometría ni en política y que es más bien un punto imaginario destinado a dar gato por liebre. O un remedo del saturado camarote de los hermanos Marx, donde es funcional ese criterio de que si se tienen unos principios pero no gustan se cambian por otros, o donde las partes contratantes de la primera, la segunda y la tercera parte se pueden intercambiar en un acuerdo de Gobierno sin mayor contenido programático.  

En la Comunidad de Madrid hemos visto como gobierna de nuevo la derecha porque, en razón del sistema electoral y por un porcentaje muy pequeño de votos, no llegaron a ser diputados los siete primeros candidatos de IU. Eso hubiera cambiado la correlación de fuerzas y Cifuentes no sería presidenta. Es un ejemplo para la reflexión.

Por eso ahora todos y cada uno de los diputados electos en las listas de IU-UP serán necesarios e imprescindibles para la formación de un sólido grupo parlamentario que defienda el programa con el que nos presentamos ante la ciudanía. Más aún, en esta ocasión sí que cuenta cada voto, se obtenga donde se obtenga, para ese objetivo.

Pero además, hemos sido y seguiremos siendo  referencia parlamentaria del movimiento obrero organizado, de los movimientos sociales  y alternativos, de la conjunción de esfuerzos de los trabajadores y los demócratas progresistas europeos para construir otra Europa, de la paz internacional y la solidaridad con otros pueblos que han escogido un camino soberano para construir su futuro, lejano del imperialismo y el neoliberalismo. En todo esto aplicamos una política de principios. Esa voz no debe ser acallada por mucho que la derecha económica, política y mediática pretendan sustituirla, limitando, entre otras cosas, la posibilidad de conocer sus propuestas, como estamos viendo, al expulsar a IU y sus candidatos de los debates con que pretenden influir en el voto.

Por eso, al confirmar nuestro compromiso de votación a IU-UP, cuyo candidato a la Presidencia del Gobierno es Alberto Garzón, hacemos también un llamamiento para votar como nosotros a quienes son y se sienten parte de la izquierda alternativa y tienen también en la “mochila” su voto a IU y a quienes buscan una perspectiva nueva de esperanza seria y solvente. No dejéis perdido el voto.

Desde ahora, en campaña, y desde el día después, queremos contribuir, con otros muchos y muchas, a poner en pie la Izquierda Unida necesaria.

(*) Este artículo lo firman, junto con Sánchez Vizcaíno, los miembros de IUCM José A. Andrés, Laura Blázquez, José Castro, Carolina Cordero, Javier Cobo, Marifrán Jiménez, José Antonio García Rubio, Lali Vaquero,  Carlos Gutiérrez, Andrés Hidalgo, Carlos Penit, Antero Ruiz y Armando Recio.
9 Comments
  1. romualdo says

    estoy total mente de acuerdo con vosotros salud y republica

  2. Araceli says

    Bravo. Muchas gracias.

  3. koala says

    Acabáis de dar un auténtico ejemplo de dignidad y coherencia. Enhorabuena.

  4. Espartacus says

    ME parece bien. Pero para mi no basta con decir me equivoqué, hacedme un hueco. NO. No son simples errores. Fue sabotaje. Y aunque ya no es tiempo de fusilamientos al amanecer, sí lo es de travesías por el desierto. Y más aún cuando se presentan esas opiniones como grupo organizado. Y después? Entrar. Como grupo Como lobby. NO. DE uno en uno y con el carnet en la boca. No necesitamos vuestra ayuda envenenada. NO necesitamos vuestro abrazo. Si quereis apoyar, apoyad, pero anónimamente. DE uno en uno. Sin publicidad. Sed base. Base. Militancia anónima. Trabajo cotidiano. Nada de manifiestos publicitarios que esconden un intento de volver a la poltrona. Y si no, quedaos en casa. No os necesitamos. Necesitamos a la militancia sincera y al trabajo diario. No a dirigentes caídos que intentan levantarse sumándose al movimiento que intentaron derribar. Un saludo.

  5. Espartacus says

    Me parece bien. Pero para mi no basta con decir me equivoqué, hacedme un hueco. NO. No son simples errores. Fue sabotaje. Y aunque ya no es tiempo de fusilamientos al amanecer por alta traición, sí lo es de travesías por el desierto. Y más aún cuando se presentan esas opiniones como grupo organizado. ¿Y después? Entrar. Como grupo. Como lobby. NO. DE uno en uno y con el carnet en la boca. No necesitamos vuestra ayuda envenenada. NO necesitamos vuestro abrazo. Si quereis apoyar, apoyad, pero anónimamente. DE uno en uno. Sin publicidad. Sed base. Base. Militancia anónima. Trabajo cotidiano. Nada de manifiestos publicitarios que esconden un intento de volver a la poltrona. Y si no a de ser así, quedaos en casa. No os necesitamos. Necesitamos a la militancia sincera y al trabajo diario. No a dirigentes caídos que intentan levantarse sumándose al movimiento que intentaron derribar. Un saludo.

  6. Araceli says

    Vaya. Me parece que otra vez me equivoqué o metí la pata. Bueno, todavía soy joven, tendré tiempo de aprender. Creía que las «poltronas» (¡ese tópico!) para la izquierda siempre han sido bastante incómodas, como si tuvieran pinchos en el asiento, para que se largaran cuanto antes…
    A la izquierda (o sea quienes cuestionan la trama y no los bordados en el tejido) siempre le tocaron travesías del desierto con algún oasis de vez en cuando para ir tirando. La madre OTAN se encarga de que nunca «toque poder» (otro tópico) y si lo toca que no no dure mucho, no sea que se apoltrone y nos disuelva…
    Me parece terrorífico el silenciamiento mediático de IU. La forma más eficaz de dar muerte (al menos simbólica), según Nietzsche, maestro de la sospecha y poco sospechoso de ser comunista.
    Pero si hay un destino decretado por los neoliberales, supuestos ganadores (hay que reducir a cenizas a IU, por más que sea triste e inmerecido), la lucha y la palabra no es inútil sino necesaria.
    Tal vez en el tráfico de discursos banales, arcaicos o postmodernos, pueda irrumpir una palabra exacta, precisa, como en ORDET, la inmensa y «viejuna» pelicula de Dreyer. La palabra veraz, el discurso de un «loco», la inocencia de una niña con trenzas, que se atreven a decir «levántate, vuelve a la vida».
    Me pregunto porqué si aun no tengo 35 años prefiero la peli «Ordet» a la «Guerra de las Galaxias», o «Juego de Tronos»
    ¿Y si al final, como todos los Mandamientos se encierran en dos, lo que se va a dilucidar el 20D es si preferimos «Ordet» o «Guerra de las galaxias»; «Espartaco o «Juego de Tronos»?
    Votante del 20-D :»Aquí está Rodas. Aquí salta y baila».
    En realidad el neoliberalismo se apoya básicamente en el lenguaje, al menos en los tiempos aquellos de nuestro presente que conocemos como Revolución Conservadora.
    Tengo la impresión de que estamos asistiendo en vivo y en directo a la formación de cuadros de esa revolución…
    En tiempos de «postporno» me apetece rendir homenaje a los Alumbrados de Llerena que no decían «ama y haz lo que quieras» sino «ama y el amor te dirá lo que DEBES querer»
    Pues eso que los de LLerena iluminen nuestro deber y querer, tal vez así el poder se dará por añadidura, como un plus
    P.S. Espléndido spot electoral de IU-UP. Una formación política, que en tiempos de desmemoria, ventas de almas y compra de cuerpos deshabitados, pone en circulación ese video, no solo merece respeto sino todo el apoyo. La honestidad y el arte nos salva, sobre todo si es como decía J. Renau, «Arte contra las élites» que hoy es arte contra las élites neoliberales y la desmemoria).
    Ténganlo por seguro: IU-UP entrará en el Parlamento, por la puerta grande. Hizo el arte un milagro en el camino. No podía por menos
    ORDET

  7. fjmm says

    Tarde llegan, tras maniobrar todo lo del mundo, no criticar a los de las tarjetas black, poner todos los palos posibles en el camino de Garzón con el pretexto de que queria entenderse con Podemos, como si no fuera esa la politica de convergencia aprobada por IU.

    Por cierto ¿han retirado ya la demanda contra IU en los tribunales?
    ¿han pedido su entrada en IU o quieren seguir siendo un grupo de presión que mercadea puestos e influencias?

  8. Juanjo says

    ¡Hombre! La izquierda cuando es mala, es mala.
    …Pero la derecha, cuando es buena, es mucho peor.

    O ¿a caso el Rajoy («Luis sé fuerte. Hacemos lo que podemos») o la cazatalentos tamayaza, el Granados y etc, etc y etc, no son magníficos ejemplares de la buena derecha?,

Leave A Reply

Your email address will not be published.