Pedro Sánchez se atrinchera

5

Jesús Cuadrado *

Jesús_CuadradoCon sus dirigentes actuales, el Partido Socialista se instala en un declive imparable. Como demuestra la encuesta de Metroscopia del pasado domingo, Pedro Sánchez se ha convertido en un hándicap electoral insalvable para el PSOE. Mientras los líderes de los otros tres partidos tienen un saldo de aprobación de sus propios electores superior al 80%, Sánchez se queda en un 51 %. Si ni los propios votantes socialistas confían en él, sea para una coalición de gobierno, para ir a la oposición o para repetir elecciones, el actual líder socialista es una pesada carga.

Para aguantar, han encontrado apoyo en un grupo de expertos , aficionados a la 'teoría de juegos' aplicada a la política, que les quieren convencer de una supuesta posición ideal en la que se encontraría el PSOE después del 20D. Los socialistas tendrían el privilegio de poder negociar con todos, de, en el lenguaje de Sánchez, Antonio Hernando y Oscar López, “tender puentes” en todas las direcciones. Se creen lo que les venden quienes, aplicando a la negociación política el uso de incentivos propios de la economía, les dicen que ellos son el componente imprescindible de todas las salsas, “los amos del mundo”. Como personajes de Borgen, House of Cards o West Wing, podrían moverse a lo grande.

Publicidad

Así, negociaron la composición de la Mesa del Congreso, consiguieron la presidencia para uno de los suyos, Patxi López, y entregaron su control, la capacidad para “tender puentes”, a Ciudadanos, que, con dos miembros en la Mesa, ellos sí, podrán jugar hacia uno y otro lado. Y ya puestos, 'teoría de juegos' y 'dilema del prisionero' mediante, ignorando la singularidad española, con 17 diputados independentistas inutilizados para cualquier coalición, de derechas o de izquierdas, tienden puentes hacia los grupos de Mas y Junqueras que han acordado desconectar Cataluña de España en 18 meses.

La 'teoría de juegos' da para mucho y, si la utilizas bien, les dicen, puedes incluso decidir sobre a quienes responsabilizar si fracasas. Si no consigues la Gran Coalición de izquierdas, los culpables serán Iglesias, Errejón y Bescansa, que, puestos por Sánchez en la disyuntiva de optar por él o por Rajoy, habrían preferido que siga gobernando el PP. Y, si después de intentarlo todo fallan, podrán explicar que han sido torpedeados por los barones del partido. Teoría tan milagrosa puede convertir a quienes han perdido 1,4 millones de votos y 20 diputados, en los triunfadores de esta feria. Es la virtud de su teoría política de “ganar perdiendo”. Ahí está Patxi López, en lo más alto del Congreso, para acreditarlo. Suspendida en el PSOE desde 2011 la normalidad democrática de responsabilizarse por los resultados electorales, todo es justificable.

Con esta forma de entender la negociación política, si nadie les para, convertirán al PSOE en un partido bisagra universal, pequeño, pero decisivo. Pero, si el Partido Socialista quiere ser una fuerza central, en el gobierno o en la oposición, necesita un liderazgo político que hoy no tiene. Es lo urgente en este momento, y no hay 'teoría de juegos' que lo arregle. Si, como solía recordar Tony Judt, el principal ingrediente del liderazgo es el carácter, en la negociación de la Mesa del Congreso, Sánchez hizo una exhibición más de carencia de esa virtud. Fue Rivera quien desveló que sí hubo un pacto entre PP, C's y PSOE; pero, ver al líder socialista obsesionado con resaltar que él no habló con Rajoy directamente, no le favorece. Vale, piensa todo el mundo, no habló con Rajoy, lo hizo Rivera por él. Así no se gana un líder el derecho a ser escuchado.

El politólogo Robert Kuttner, en su definición del liderazgo transformador (El desafío de Obama) considera imprescindible en los políticos progresistas la capacidad para reconstruir y regenerar el sistema político, y no la disposición para “simplemente, trabajar en él”. El problema del PSOE es de liderazgo y éste es imposible sin un discurso moral que le conecte con la aspiración de cambio de los españoles. Las expresiones de desconcierto de los socialistas frente a las imágenes con las que Podemos inundó la constitución del Congreso describen una organización agarrotada y atrincherada.

Si se repiten elecciones, hay coincidencia en que el PSOE saldría perjudicado. Ante esta tendencia imparable hacia el declive electoral socialista, no se puede olvidar que desde 2011 dirigen el partido los mismos. ¿No estará ahí la causa de sus males? Cuando, con Rubalcaba al frente, se hicieron con el control, la intención de voto que daba el CIS, en julio, era de un 36 por ciento y, desde ahí, a un 28 por ciento y a un 22 por ciento el 20D. En esta trayectoria, cabe preguntarse qué coste electoral tiene cantar victoria ante cada derrota, o cada zigzag en posiciones políticas, o la incapacidad para introducir cambios con el argumento de “ahora no es el momento”.  ¿Está el Partido Socialista construyendo ya su próxima derrota?

Con coalición de gobierno, en la oposición o con repetición de elecciones, no serán habilidades de jugador de póker lo que evite el camino socialista hacia el 16%. No habrá salida si no se repara el problema de liderazgo. Como apuntaba Albert Einstein, esperar resultados diferentes, con los mismos haciendo lo mismo, es de locos. Ellos dirán.

(*) Jesús Cuadrado es militante y exdiputado del PSOE.
5 Comments
  1. Guadiz says

    La cita de Einstein sobra, está fuera de contexto. Los mismos actores con los mismos comportamientos en unas circunstancias distintas (y las circunstancias cambian mucho, y son casi siempre más importantes que los actores) dan lugar a resultados distintos. Resumen: lo que el autor da por seguro (que el PSOE se va al 16%) es completamente inseguro.

  2. Einstein says

    Guadiz: elemental, esa es la cuestión que refleja la sentencia, que las circunstancias cambian, pero los Sánchez siguen haciendo lo mismo. Y si siguen….

  3. Angel San Juan Marciel says

    El declive del bipartidismo es consecuencia de las políticas desarrolladas por ambos partidos en liza.Los españoles han optado por el diálogo y el consenso en una sociedad que aplicando el austericidio, nos ha llevado dónde estamos.No ha habido a lo largo de la historia la salida de la recesión económica de un país con políticas de austeridad. Y esto lo dicen economistas como el premio Nobel de Economía del año 2001 Joseph Stiglitz. El pensar que el mercado resuelve los problemas económicos ha sido a lo que se ha jugado en este país desde hace tiempo en la praxis política.La solución de los problemas en la sociedad actual exige estar en la calle para enterarse de lo que acontece para tomar decisiones, en lugar de primar los intereses de los privilegiados en este país, es decir de unos pocos ignorando las necesidades de la mayoría de la población.En la actualidad pretender tener los mismos votos del pasado los partidos que han estado en el poder ya no va a ser posible, la redistribución de los votantes en distintos partidos es la consecuencia lógica del presente.En definitiva la pérdida de votantes por el bipartidismo- Pp y el Psoe- es la lógica actual.Angel San Juan Marciel-sociólogo

  4. neike says

    Pedro Sanchez no se atrinchera, simplemente trabaja para ser investido presidente, sin eso cualquier expectativa de cambio es imposible. A mi que Podemos engulla al PSOE no me preocupa en lo más minimo, lo grave sería que el PSOE siguiera su declive sin
    una fuerza de izquierda con energía suficiente para ocupar su lugar.

  5. clara says

    Ya me gustaría a mí ver a otro con la arpía andaluza vestida de nazarena dtrás y dispuesta a llevar a Pedro al tribunal de Sevilla presidido por Felipe y Arfonso.

Leave A Reply

Your email address will not be published.