PSOE y Podemos marean la perdiz

4

Alejandro_InurrietaDentro del esperpento al que estamos asistiendo para configurar una mayoría parlamentaria, las dos formaciones obligadas a entenderse han publicado sendos documentos para intentar convencer al resto de las bondades de la coalición entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Lo primero que salta a la vista es que el documento de Podemos es un verdadero programa de gobierno, trabajado y con carga de profundidad en lo económico, incluso con simulaciones de escenarios presupuestarios, mientras que el del PSOE es un corta y pega del programa electoral. Como tal, supone una suma mal ordenada de intenciones con verbos en infinitivo: mejorar, impulsar, fomentar, crear, siempre bajo el manto de lugares comunes escrito por funcionarios de alto nivel, especialmente Técnicos Comerciales del Estado. También se nota que es un programa vago y poco trabajado en el hecho que se limitan a enumerar la creación de observatorios, y abusan de cambios de estrategias y hacen gala de no conocer la realidad microeconómica del país. Sorprende su apuesta por instrumentos fracasados, como el ICO, CDTI o Enisa, verdaderos núcleos de amiguismo e incompetencia en su funcionamiento.

El PSOE sigue desconociendo cual es la verdadera situación económica del país y pretende que creamos que todo lo que propone lo va a llevar a la práctica, en una especie de OPA hostil a los gobiernos de Zapatero, del que muchos de los que están en la órbita de Pedro Sánchez fueron altos cargos. En ningún momento se apuesta de verdad por un cambio de modelo productivo, por la recuperación real de la industria, ni por la transformación real de los mercados financieros, obviamente en una lucha conjunta de toda la UE. No existe en el documento ni una alusión al grave problema de la deuda privada, ni tampoco se formulan soluciones para aliviar la carga financiera de hogares y empresas,  más allá de buenas intenciones con una relectura de la Ley de Segunda Oportunidad. Todo el documento es un mero compendio administrativo de nuevas normas o modificaciones de las anteriores, sin entrar a valorar que este sistema económico está acabado, y que es imprescindible alumbrar un nuevo esquema de producción y financiación de la economía productiva.

Publicidad

Desconocen los riesgos financieros de los mercados y el posible impacto que puede tener un nuevo episodio de estrés financiero que sin duda afectaría a la maltrecha situación de la banca española y europea, por supuesto. Todo el documento está construido sobre la base de elementos en muchos casos irrelevantes para los graves problemas de hogares y empresas, de la situación de pobreza que asola a un porcentaje nada desdeñable y la profunda crisis empresarial que tenemos en España, tanto desde una óptica de oferta, como especialmente de demanda. Es sorprendente también, que una buena parte de aportaciones para la mejora empresarial, ya se programaron en 2004, como la mejora de los PAITS para al ceración telemáticamente de empresas, así como que el ICO comparte riesgo con las entidades financieras a la hora de financiar a empresas y particulares.

El supuesto cambio en el modelo energético es vago impreciso y repetitivo, como el cierre paulatino de las nucleares con más de 40 años, incumplido sistemáticamente durante la era Zapatero.

En política europea se siguen plegando a las directrices de la Comisión, sin entrar a cuestionar en ningún momento que el proyecto actual del euro es inviable y no puede avanzar sin un cambio profundo de orientación de política fiscal y monetaria. No se encuentra ni una palabra en el documento sobre el riesgo de burbujas financieras que está generando la política absurda de tipos cero del BCE que en nada está generando un cambio en el rumbo de la economía europea.  

En suma, el programa del PSOE nada nuevo aporta sobre una visión económica del entorno convencional, neoclásica y redactada por burócratas socio liberales  que solo buscan la alternancia con los actuales  gestores de política económica que, obviamente, estudiaron los mismos manuales y han llevado a cabo la misma política vacía de prometer vaguedades y abusar de los verbos en infinitivo, sin ninguna cifra sobre el papel.

Sobre esta base hay que amasar un programa de gobierno que case con el documento de Podemos, y que obviamente tenga el visto bueno de los mercados financieros y su máximo representante en la tierra, que es Ciudadanos, lo cual es francamente complicado. Sin embargo, el programa económico de Podemos es bastante más ambicioso que el del PSOE y se nota que no tienen tantos TECOS en sus filas, por lo que la filosofía es más política y demuestran tener un diagnóstico más ajustado de la realidad, aunque han dado de baja gran parte del programa de ruptura con el que iniciaron su andadura: quitas de deuda y nuevo escenario para el euro.

El programa es un programa de expansión fiscal ambicioso, casi 100.000 millones € en cuatro años, que servirían para reponer los servicios públicos esquilmados a la ciudadanía, a lo que habría que unir un montante de 15.000 millones/año para la renta básica de inserción para familias en riesgo de exclusión. Si los números se cumpliesen, el resultado final sería una ratio de gasto/PIB idéntica a la actual (43% en la banda baja europea) y una ratio de ingresos públicos sobre PIB ligeramente más alta (41% desde el 33% actual), lo que recortaría el enorme gap que tenemos con nuestros vecinos.

El ejercicio de simulación se apoya en el multiplicador del gasto, que genera más ingresos y riqueza, y no en la curva de Laffer que proclaman los conservadores y social liberales que copan las aéreas económicas del PSOE, lo cual ya es un gran avance sobre la aportación intelectual de los socialistas.

Las dudas vienen en su viabilidad, especialmente en las cifras de lucha contra el fraude fiscal, algo que no parece muy cumplible máxime si no desaparecen los paraísos fiscales y la justicia trata tan bien a los que defraudan al fisco. En cualquier caso, PODEMOS asume también la directriz comunitaria en materia de déficit y abandona la lucha contra la estructura económica y política fracasada de la UE y el euro. El resto de ilusiones monetarias que aportan, la recaudación por impuestos verdes o transacciones financieras son brindis al sol que  les permiten cuadrar un escenario macroeconómico que tampoco incorpora el tsunami financiero que se puede desencadenar en 2016.

En materia laboral los programas son similares, recuperación de la negociación colectiva sectorial, subida de salario mínimo y mejora de las condiciones laborales de trabajadores, pero poco dedican a las políticas activas de empleo y a los costes de despido que parece ninguno de los dos partidos piensan tocar, reflejando el miedo que les suscita el mundo empresarial. Todas las apuestas de la I+D son medidas fracasadas, muy burocráticas, como se pudiese investigar por decreto o por los incentivos fiscales o mecenazgo. Aquí si es mejor la apuesta de la banca pública en PODEMOS,  aunque también adolece el documento de una verdadera apuesta por la mejora de la cantidad y calidad empresarial.

No hay apenas soluciones para la vivienda, salvo el tema de desahucios y segunda oportunidad, siendo ambos partidos muy tibios y poco imaginativos para acabar con el verdadero cáncer: la ausencia  de una verdadera política de alquiler y parque público de vivienda, que junto al control de preciso como en Alemania nos vacunaría para futuras burbujas.  

En suma, Podemos ha lanzado un documento de gobierno muy trabajado, incumplible en algunas zonas y muy desafortunado y peligroso en algunas medidas de libertades públicas y separación de poderes. En el PSOE simplemente han copiado y pegado medidas administrativas, legales de consenso de programas anteriores que nunca cumplieron y que tampoco cumplirían si llegasen a gobernar. Pero del verdadero cambio económico y social que necesita la UE y España por supuesto, ni una palabra. Siguen mareando la perdiz y nos veremos otra vez en las urnas en junio.

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director de Inurrieta Consultoría Integral.
4 Comments
  1. Anton says

    Me gustaría que abordaras el gravísimo desequilibrio del sector alimentario apostando por la soberanía alimentaria que a nadie parece interesar… Pero comemos tres veces al día y a Grecia la pillaron por ahí, por qué depende de un 60% de importaciones alimentarias…

  2. Benigno Lario says

    Alejandro Inurrieta, quién te hubiese leído hace solo unos meses, antes de que fueras expedientado por el PSOE por aquel asuntillo de la discoteca…

  3. Domingo says

    Alejandro tu eres economista, y apoyas y defiendes el programa económico de podemos, que cualquiera con un mínimo de sentido de la realidad en la que vivimos considera una carta a los reyes magos. Me parece que Benigno Lario tiene mucha razón y respiras odio por las heridas.

  4. Josu says

    El programa económico siempre choca con la realidad que es muy prosaica… Los fuegos artificiales de la teoría económica de alguien sin experiencia de poder… Tanta bendición para el programa económico de Podemos huele a sectario y partidista… Podemos va a tener en contra a todos los poderes fácticos y luchar contra corriente es harto difícil. Por eso las previsiones económicas de Podemos no son creíbles, porque todos los agentes económicos, incluida la UE, van a estar en contra.

Leave A Reply

Your email address will not be published.