No hemos llegado hasta aquí para entregarnos

5

Hugo Martínez Abarca *

Hugo-Martínez-AbarcaCuando se consideraba a la Transición un periodo acotado de nuestra Historia y no como un Régimen, uno de los debates bizantinos habituales era cuándo había terminado: si con las elecciones de 1977, con el referéndum constitucional del 78, el 23-F, la victoria normalizada  del PSOE en el 82… Con la perspectiva que dan ya estos cinco años no parece exagerado decir que lo que quiera que fuera la Transición terminó el 15 de mayo de 2011, el 15M. Se produjo un cambio de cultura política popular que las élites políticas, económicas y mediáticas no supieron interpretar ni mucho menos detener y que les ha arrebatado al menos por unos años la capacidad de determinar el sentido común político, económico y social. Es pronto aún para saber hasta dónde llevará la transformación que supone aquel hito pero ha pasado suficiente tiempo para que sea innegable que los cambios no son mera cosmética sino que han echado raíces en nuestra gente.

Recordemos que el 15M se produjo bajo un gobierno del PSOE una semana antes de unas elecciones municipales y autonómicas. No deberíamos olvidar que en esas elecciones de una semana después, con las principales plazas del país tomadas por decenas de miles de personas, arrasó el Partido Popular y que unos meses después el PP repetiría el paseo electoral en las elecciones generales. Y, esto es importante, que las cabezas más acomodaticias y/o obtusas de la izquierda reprochaban la esterilidad del movimiento popular a la luz de esos resultados electorales como si el movimiento viniera sólo a reforzar estructuras electorales sin necesidad de cambios más que retóricos y cosméticos.

Publicidad

“Vamos despacio porque vamos lejos” fue una consigna que no era del todo real. Cinco años después podemos entender que no íbamos tan despacio sino que sobre todo íbamos con firmeza. Dieron por muerto al 15M decenas de veces, la primera a los dos días cuando la policía de Rubalcaba disolvió a porrazos la acampada, la segunda a los siete días cuando las elecciones municipales y autonómicas… Criticaron la ausencia de propuestas primero y la irrealidad de las mismas después. Nos explicaron que el 15M era ETA, que era totalitario y, por fin, que era un movimiento de comunistas chavistas dirigidos por Pablo Iglesias. Por supuesto también hubo críticas desde el inmovilismo con disfraz revolucionario que nos explicaban que aquello era un movimiento posmoderno, cuya retórica era joseantoniana: un instrumento del capital para acabar con la lucha obrera justo cuando estábamos al borde de la revolución socialista.

Todas esas campañas fueron notablemente estériles gracias a los principales rasgos de la cultura política nacida del 15M: la inteligencia colectiva y la firmeza han permitido resistir autónomamente a los certificados de defunción, las criminalizaciones y los diversos ataques del aparato político y mediático del poder. Ninguno de esos ataques fue respondido con rendiciones sino que se siguió leyendo el momento político para adaptarse a la realidad histórica con firmeza política en el fondo y flexibilidad laica en las formas.

El 15-M nació algo así como un partido orgánico del cambio que trascendía los límites de ningún partido, que sigue avanzando hacia formas más consolidadas y estables y que ha trascendido temporalmente al propio 15M como movimiento social. Hoy sigue teniendo manifestaciones sociales, culturales… y políticas. Las principales manifestaciones políticas de ese “partido orgánico” son los ayuntamientos del cambio, los cientos de candidaturas municipalistas y los 5 millones de votos recogidos por Podemos y sus confluencias (prácticamente los mismos que el PSOE) o los 6 millones de votos que representan los grupos políticos que proponían al PSOE un gobierno de cambio real (Podemos, En Comú, Mareas, Izquierda Unida y Compromís). Todavía no coincide exactamente “partido orgánico” del cambio y “partido institución” pero cada vez hay menos distancia.

Millones de personas hemos llegado hasta aquí resistiendo presiones, propaganda y todo tipo de ataques. Lo mismo que se dijo del 15M se ha dicho de Podemos, al que se le ha dado por muerto también desde el primer momento y periódicamente a cada oportunidad.

Para las élites políticas y económicas el mejor escenario posible no sería que Podemos cayera en próximas encuestas o incluso en una supuesta repetición de elecciones sino que desaparezca la posibilidad del cambio, que se integre en la política de orden. Esto es, que se le presente un gobierno que no cambiará la política austericida aunque presente una retórica más amable y se rinda a aceptarla.

El programa del PSOE y Ciudadanos se puede reducir la asunción explícita del pacto de estabilidad: eso condiciona la realidad de todas las demás bellas palabras. Esa es la lógica que inauguró Zapatero en mayo de 2010 y que en el acuerdo PSOE-Cs queda apuntalada con el compromiso de congelar los ingresos al rechazar explícitamente toda subida en los impuestos más relevantes a las rentas más altas. Al día siguiente de lograr una supuesta investidura ese gobierno estaría comprometido a dar a Bruselas los 10.000 millones en recortes del gasto autonómico (es decir, recortes sociales inexorablemente) y reducir la deuda pública en 40.000 millones en esta legislatura: algo que sería imposible incluso con la masacre social que el mero intento aseguraría. Si Podemos apoyara esa política estaría mandando un mensaje desolador: el cambio posible sólo era hacer lo mismo con cara amable.

Ante la firmeza la presión será durísima, casi insoportable. Ya está habiendo una feroz campaña mediática y sólo va a crecer. Estos cinco años muestran que nuestro pueblo avala la firmeza por duro que sea el ataque, pero cabe incluso que si el PSOE se niega a intentar un gobierno de cambio y acabamos teniendo que repetir elecciones la campaña del poder suponga alguna pérdida de escaños: con los datos reales que se manejan parece muy improbable, pero no podemos descartar que sea posible.

Sin embargo, el verdadero triunfo sobre el cambio que empezó hace cinco años no sería ese soñado paso atrás electoral: sería integrarlo en esas políticas. El 15M no nació para quitar al PP y poner al PSOE a continuar obedeciendo a la troika sino para rechazar las políticas antisociales fuera quien fuera quien las llevara a cabo: entonces era el PSOE.

Los partidos socialdemócratas no fueron derrotados por perder un puñado de escaños sino porque cuando gobernaron hicieron las mismas políticas que la derecha. Decía Margaret Thatcher que su principal éxito político fue Tony Blair, que tantas elecciones ganó: ese éxito es el que intenta el poder con la alternativa popular que exige cambio real, esa es la lógica del trágala que PSOE y Ciudadanos exigen a Podemos.

Todo esto no empezó para acabar entregándonos. No hemos llegado hasta aquí para maquillarlos. Que sigan enterrándonos como siempre: desde el 15M la firmeza y la inteligencia son las armas con las que hemos ido ganando y ganando terreno. No nos vamos a entregar porque no veníamos sólo hasta aquí: íbamos despacio porque íbamos lejos. No vamos a traicionar a nuestro pueblo.

(*) Hugo Martínez Abarca. Miembro de Convocatoria por Madrid y diputado autonómico de Podemos. Es autor del blog Quien mucho abarca.
5 Comments
  1. perdidos says

    Tened cuidado con lo hacéis. El dinero se mueve demasiado deprisa ahora mismo como para tener miedo de nada. ¿Que hacéis algo que no le gusta? Pues sale tan deprisa que cuando os queráis dar cuenta todo el país se ha quedado en la maldita miseria.

  2. Cristóbal Pasadas says

    ¿Y tú cuándo exactamente empezaste a ir despacio porque ibas lejos?

  3. Guadiz says

    Onfaloscopia, simplemente. Y mucho rollo.

  4. ificrates says

    en mi experiencia, Podemos ha expulsado a la gente procedente del 15M para poner a la gente designada a dedo por Pablo Iglesias y su aparato. Alberto Rodriguez, el diputado de las rastas, procede de IU, Noemi Santana, de Nueva Canarias, era la presidenta de la juventudes, el presidente de la juventudes del PSOE en Canarias, ahora es el secretario de Podemos en Canarias. ¿Del 15M? los que habían en las europeas los barrieron a todos.
    Lo mismo en todos sitios, si alguno queda del 15M, los designados a dedo por Iglesias, como el autor de este artículo por ejemplo, apadrinado por Tania Sanchez que los han echado a codazos, fuera y luego afirman proceder del 15M.

    Tu Hugo Martínez Abarca, no procedes del 15M, procedes de IUCM y aplicas las mismas malas mañas que usaba Angel Perez, para desplazar a los que provienen de ese que llamas partido orgánico, para ponerte tu. Por eso hay problemas internos en todos sitios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.