Barbarie de la incivilizada Europa

3

José Antonio Pérez Tapias *

perez_tapiasSi Denis Diderot estuviera estos días por Europa en alguna suerte de reencarnación, arrojaría a la cara de sus gobernantes lo que dejó escrito en su Tratado de la barbarie de los pueblos civilizados: "Si habéis decidido ser injustos, dejad, al menos, de ser pérfidos". Y aun así se quedaría corto, pues la barbarie de la que Europa se está mostrando capaz, una vez más, es la que la hace aparecer ante sí misma y ante los pueblos del mundo como incivilizada, por más que se pretenda cuna y espacio de la más lograda civilización alcanzada por la humanidad. De la supuestamente civilizada Europa habrá que volver a decir aquello que lapidariamente afirmó Walter Benjamin: "Jamás se da un documento de cultura sin que lo sea a la vez de la barbarie". Si la Unión Europea, como organización supranacional de Estados que comparten instituciones, leyes, espacio público, mercado y moneda comunes... es un "documento de cultura", encontramos que desde él mismo, desmintiendo sus pretensiones civilizatorias en cuanto a derechos humanos, democracia, modelo social y política internacional según un principio de justicia, se presenta un tremendo "documento de barbarie".

Es nuestra barbarie, no la de los otros, sino la que nosotros mismos incubamos hasta conducir a su muerte a la misma Unión Europea con lo que ha pretendido significar en cuanto proyecto político solidario y humanizador, la que se ha hecho patente en la manera de abordar la crisis de los refugiados. Tras verlos llegar por cientos de miles en las condiciones más penosas imaginables, tras ser testigos de cómo muchos de ellos pierden la vida ahogados en el Egeo, tras contemplar el peregrinar de su éxodo por los Balcanes, tras constatar el trato recibido en fronteras, estaciones y campos que sólo retorciendo el lenguaje se pueden llamar de acogida..., Europa se desentiende de los esbozos de acuerdos para distribuirlos en sus países -de escándalo es el resultado nulo de aquel reparto según cuotas pactadas-, y, bajo el pretexto de acabar con las mafias que trafican con quienes huyen de la guerra y la muerte, escribe el texto necesario para quitarse de encima un problema que distorsiona sus planes, estorba a sus políticas, descoloca a los gobiernos y alarma a buena parte de su población. La solución aparece en Turquía -país, por otra parte, que no se libra de la barbarie terrorista, pero con régimen alejado de parámetros suficientemente democráticos- y sin más se pretende aplicar como vía de escape, aunque dicha solución suponga un trato inhumano a los que piden ser acogidos como refugiados, aunque implique deshumanización para los mismos europeos, en tanto lo consintamos y aunque conlleve la negación de la misma Europa en su razón de ser.

Publicidad

De barbarie se trata, pues no se puede calificar de otra manera el procedimiento expeditivo de expulsión de refugiados, por mucho que se adorne con eufemismos, previsto por el acuerdo que han diseñado los veintiocho miembros de la UE, pactándolo con el gobierno turco, a la espera de quedar cerrado en inmediata cumbre europea. Expulsar a Turquía a quienes han llegado a Europa como refugiados, con métodos absolutamente desconsiderados con lo establecido por la Convención de Ginebra sobre Refugiados y por la directiva europea sobre Procedimiento de Asilo, arbitrando medidas tan discriminatorias como la de admitir en algún país europeo a un refugiado sirio, y sólo sirio -iraquíes, afganos u otros quedan fuera incluso de tan inhumana medida-, por cada uno expulsado al Estado turco, es algo tan inaudito que desde la misma ONU se ha llamado la atención a Europa por las ilegalidades que se acumulan en un acuerdo así perfilado. Tan insólito trato se completa con medidas tales como facilitar a ciudadanos turcos el visado para entrar en la UE y como prometer a Turquía, además del pago de 6.000 millones de euros –se dice que directamente para atender a los refugiados-, acelerar las negociaciones para su ingreso en el club europeo -que a la vista de cómo mercadea para tal ingreso, con una suerte de ofertas formuladas para que el futuro socio no pueda negarse, tiene toda la pinta de operar como un club mafioso que compra a todo un país con una especie de soborno poco camuflado-.

Afortunadamente, la ciudadanía de muchos países europeos, en sus sectores más sensibilizados, se ha manifestado en contra de un acuerdo de tales características -el cual, aunque se modifique, ya ha revelado su denigrante carácter-, afeando su conducta al presidente de la Comisión Europea, el liberal Jean-Claude Juncker, al presidente del Consejo Europeo, el conservador Donald Tusk, y al mismísimo presidente del Parlamento europeo, el socialdemócrata Martin Schulz. La pena es que por las presiones y los miedos electorales que causan los sectores más xenófobos y antieuropeístas de muchos países, la canciller alemana Angela Merkel deja atrás su apertura inicial a políticas de acogida a los refugiados y parece que se extienden al conjunto de la UE planteamientos como los del ultranacionalista presidente húngaro, Viktor Orban. Con todo, quedan los reparos que se exponen por parte de Francia y, sobre todo, reacciones esperanzadoras, que suponen un alivio para la dignidad colectiva, como la que supuso la votación mayoritaria del Congreso de los Diputados de España en contra del acuerdo con Turquía que desde las instancias europeas se estaba fraguando.

Cuando en medio de tanto desatino encontramos manifestaciones ciudadanas contra tal desafuero, las cuales de alguna manera salvan un mínimo de razón moral, y actuaciones políticas que desde las instituciones tratan de ponerle coto, podemos pensar que no todo está perdido. No obstante, es insoslayable la cura de humildad que los europeos debemos autoaplicarnos, pues acostumbrados desde siglos atrás a calificar a tantos otros -descalificar, de suyo- como bárbaros, por no alcanzar el listón que etnocéntricamente desde Europa se fija, tenemos que proceder al autoexamen crítico -para nada masoquista- que nos haga reconocer la barbarie moral de la que nosotros mismos somos colectivamente protagonistas, como si, por otra parte, no hubiéramos aprendido lo suficiente de las barbaries cometidas por Europa en ominosas historias imperialistas y coloniales y en las más recientes del violento siglo XX. Si mentalidades cargadas de prejuicios se dejan llevar por ese atávico miedo a los bárbaros, cuyo fondo escandaloso, como denuncia Tzvetan Todorov en libro con ese mismo título, es la no aceptación del otro, lo que ahora tenemos ante y entre nosotros es nuestra propia barbarie con el miedo que ella provoca. Porque, no nos engañemos, además de la injustificable política de expulsiones masivas de refugiados e inmigrantes que se quiere implementar, con ella va tal merma de derechos que de esa merma no nos libraremos en sus efectos ni los ya ciudadanos y ciudadanas de Europa. La historia nos alecciona sobre ello.

Recogiendo el espíritu de aquellas autocríticas observaciones de Montaigne en sus Ensayos, haciendo recapacitar a sus coetáneos sobre la propia barbarie, bien debemos nosotros empeñarnos en un ejercicio análogo. Hay que criticar con toda la fuerza de buenos argumentos un acuerdo que atenta contra la vida y dignidad de los refugiados, contra el sentido de la Europa que merece la pena y contra una Turquía que no tiene por qué verse envilecida. Pero, a la vez, hay que poner de relieve cómo se incuba la barbarie, cómo un acuerdo cual el que denunciamos se fragua en una Europa que se viene traicionando con sus prácticas antidemocráticas, con la impuesta ortodoxia neoliberal, con sus políticas democidas y el chantaje aplicado a Grecia -sobre la que ahora hace recaer todo el peso de un mal planteado control de fronteras- y con su culpable parálisis ante la guerra civil, geopolíticamente incentivada, en Siria. Nada se incuba en un instante. Todo tiene su proceso de gestación y, en este caso, viendo cómo y por dónde rompe el huevo, es para mucho temer a la serpiente.

(*) José Antonio Pérez Tapias es miembro del Comité Federal del PSOE.
3 Comments
  1. Piedra says

    Un artículo magnífico, lleno de razón y verdad

  2. clara says

    Sr. Pérez Tapias, gracias por lo escrito. No es por recordarlo, basta ver las imágenes de la supervivencia de esta gente. Creo que no podrán borrarse nunca. Las que nada tenemos y ninguna posibilidad de decir, al menos debemos mostrar nuestra aversión a esta Europa de puercos mercaderes. Nuestra repulsa debe estar en las plazas todos los días.

  3. asies says

    Lo que atenta contra la vida, no es que no se acojan refugiados unicamente, si no que el PPSOE y todos los gobiernos de europa hayan amparado OTAN mediante al ISIS, el DAES y resto de basura fascista que ha llevado la guerra a Siria desde hace cinco años. Lo hipocrita no es solo no acoger a los huidos del conflicto, lo grave es que las armas que los asesina son yankes, alemanas, españolas, francesas, los uniformes son del el corte inglés. La CIA , el MOSAD y Arabia Saudí financia a los terroristas de ISIS_DAES, y europa s e calla. Que curioso es que tras la «primavera arabe» solamente siga en guerra Siria, mientras que en el resto, de Libia,a Arabia SAudi, pasando por Tunez o EGipto, siguen tiranias fascistas disfrazadas y apoyadas por la OTAN. !desatino fue la Guerra del Golfo en 1990 y la actual guerra en Siria, pura continuidad de las politicas de desestabilización USA-Israel en la zona.

Leave A Reply

Your email address will not be published.