Un Podemos para construir poder popular

Jesús Rodríguez  y Román Sierra *

Román_Sierrajesus_rodrgiuezEstas últimas semanas se ha reabierto en Podemos el debate sobre la cuestión organizativa. Somos conscientes de dos elementos. En primer lugar, que este es un debate que no puede eclipsar cuestiones fundamentales, como la necesidad de construir un programa de gobierno al servicio de la mayoría social, capaz de resolver los problemas cotidianos de la gente, repartiendo la riqueza y democratizando la economía, programa que, por cierto, PSOE y Ciudadanos son incapaces ni siquiera de esbozar por su lealtad a las clases privilegiadas. Por otro lado, somos conscientes que es un debate que tendrá que producirse con calma cuando esté más claro el panorama político y haya un gobierno para la próxima legislatura.

Sin embargo, hay una serie de apuntes que podemos poner encima de la mesa y que pueden servir de base para la discusión. Algunos los llevamos defendiendo desde la fundación de Podemos. Otros tratan de partir de la situación en la que nos encontramos tras dos años de experiencias aceleradas, en medio de una coyuntura compleja y acelerada.

Publicidad

La primera pregunta es la pregunta fundamental: ¿Qué organización para qué política? Las dos cosas van ligadas: no existe la cuestión organizativa separada de la cuestión política. Podemos siempre ha tenido dos retos por delante: ser capaz de operar en el terreno electoral y construir poder popular. Las dos cuestiones están profundamente ligadas y en absoluto son contradictorias por una sencilla razón. Sabemos que la vía de acceso al gobierno pasa por ser capaces de construir una mayoría electoral capaz de desalojar a los partidos del régimen y a la vez, somos conscientes de que conseguir el gobierno no es lo mismo que conseguir el poder para realizar transformaciones sociales y políticas favorables a los y las de abajo. Hemos constatado una y otra vez que el marco institucional vigente es funcional al dominio de la minoría enriquecida. Esta es la gran trampa a la que nos enfrentamos: se puede discutir sobre muchas cosas, excepto sobre quién tiene el poder real, el poder que se expresa en los centros de trabajo y en la economía, el poder de las grandes empresas y del capital financiero, que gobiernan nuestra vida sin que nadie los haya elegido. Podemos nació para ayudar a lograr que el lema del 15M “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros” se hiciera realidad. La construcción por abajo no es algo simplemente funcional a la lógica electoral, aunque la alimenta. No podemos olvidar que al fin y al cabo, Podemos es un producto tanto de la decisión subjetiva de impulsarlo como del ciclo de movilizaciones que abre el 15M, sin el cual nunca hubiese sido posible. La construcción por abajo de poder popular, la activa y consciente movilización y auto-organización de la gente es la única vía para democratizar la sociedad y para que, en definitiva, tener el gobierno signifique tener el poder.

En ese sentido, es obvio que Podemos ha logrado parcialmente su objetivo en el terreno electoral (más de 5 millones de votos así lo atestiguan) pero aún estamos lejos de haber logrado fortalecer y construir un movimiento popular capaz de transformarse en poder real. En ese sentido, es importante aclarar que desde nuestro punto de vista, Podemos no debe ser “el movimiento popular”, sino que debe ser una herramienta para construirlo. El movimiento popular no puede ser sólo Podemos ni ningún otro agente, sino que es producto del encuentro entre diferentes formas de lucha y de organización. Necesitamos un Podemos fuerte, pero también una PAH activa y rebelde, sindicatos combativos y de base que impulsen la lucha en las empresas (no sólo en las grandes, sino que también organicen al nuevo precariado), asociaciones feministas, LGTBI o de inmigrantes, movimientos ecologistas que defiendan el medioambiente… Necesitamos conquistar la hegemonía en la sociedad civil mediante la lucha y Podemos tiene que ser un instrumento para ello, sin tratar de monopolizar nada, ayudando a tejer alianzas y a construir un bloque social y político amplio y plural que sea el embrión de una sociedad justa y democrática. Llevar esa propuesta de bloque social a cada barrio, ciudad o pueblo, impulsando asambleas y consejos en donde se junten para la acción todas las fuerzas del cambio que operan en el territorio para actuar conjuntamente, en vez de encerrarnos en nosotros mismos, debe de ser un punto fundamental en el orden del día.

A nivel interno, está claro que debemos hacer cambios. Siempre nos hemos opuesto a las llamadas listas planchas y defendido un modelo pluralista, en donde todo el mundo pudiera presentar sus propuestas y estar representado proporcionalmente. También hemos defendido la libertad de agrupamiento en Podemos, pero que sea de forma abierta y planteando el debate a toda la gente. El pluralismo es para nosotros imprescindible: los compañeros que tienen discrepancias, aunque no estemos de acuerdo con ello, tienen derecho a exponer sus posiciones y lo vamos a defender. Parafaseando a Voltarie, queremos que el lema «Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo» sea un principio en Podemos. Es la única forma de que la gente decida democráticamente y que los debates no se conviertan en pugnas de poder entre camarillas, sin intrigas ni maniobras sucias.

Siempre hemos defendido que el poder en Podemos vaya de abajo a arriba. Creemos que los círculos deben ser el espacio a partir del cual se vayan construyendo las estructuras de dirección, con mecanismos de delegación y revocación que permitan a las bases controlar la organización. Esto no es una novedad: siempre hemos defendido este modelo, incluso en Vistalegre. Eso sí, también creemos que por desgracia los círculos son imprescindibles, pero no suficientes. Hay mucha gente que se siente de Podemos que quiere participar de otras formas y tenemos que ser capaces de inventar otros espacios de participación. En estos meses que tenemos por delante tenemos que ser capaces de experimentar sin miedo, porque la creatividad y la frescura son dos caracteristicas muy importantes para no convertirnos en un partido viejo.

Por último, Podemos debe estimular la participación activa de sectores de las clases trabajadoras y populares. Podemos no puede ser el “partido de los profesores”. Necesitamos que otros sectores de nuestra clase estén representados, tengan voz. Necesitamos más limpiadoras, más trabajadoras del hogar, más currelas del McDonalds, más obreros de las fábricas, más administrativos… Mucha más gente de esa que con su trabajo permite que la sociedad funcione debe asumir tareas importantes en Podemos. Porque al final esa es la clave: no hemos venido solo a cambiar unos representantes por otros, sino a cambiar la relación de la gente del común con la política.

Si finalmente se repiten las elecciones, posibilidad real a tenor de la incapacidad del PSOE para romper con las élites y girar hacia políticas al servicio de las clases populares, es un buen momento para actuar, de hacer una campaña electoral en movimiento que desborde los constreñidos marcos de la política mediática. Después nos tocará discutir entre todos y todas cómo podemos coordinar la construcción del cambio en diferentes sectores, que la elaboración programática sea realmente deliberativa y participada, cómo articular estructuras sometidas a las bases frente a los riesgos evidentes de autonomización de los cargos internos y públicos y cómo transitar hacia un modelo federal frente a la ultracentralización en la que hemos vivido durante esta etapa. Una organización donde sus representantes institucionales unos compañeros más con la misión de ser las voces y dar visibilidad a las demandas y luchas de las de abajo, ayudando a tejer las alianzas para crear poder popular. Para eso, necesitaremos no solo de cambios de nombres, sino también de mucha generosidad y audacia. Demostremos que estamos vivos y que somos capaces de reiventarnos para ganar el presente y el futuro.

(*) Jesús Rodríguez es secretario de Organización en Podemos Andalucía y Román Sierra es secretario de Organización en Podemos Aragón.